Archivo mensual: septiembre 2011

El pueblo de Acteal, Chiapas recibe la Caravana de Paz con su historia de lucha

Grito silencioso en memoria de los 45 tzotziles masacrados y las 50.000 víctimas de la guerra de las drogas

Por Marta Molina

Especial para The Narco News Bulletin

21 de septiembre 2011

Este 15 y 16 de septiembre de 2011 la Caravana al Sur del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad visitó la comunidad de Acteal. Allí junto con la organización civil Las Abejas, mientras la mayoría de mexicanos y mexicanas celebraban su “Grito de los Dolores” en Acteal se celebró un “Grito” no de Independencia, pero de Paz con el que se refrenda el compromiso compartido de buscar construir una vida más justa y digna, a través de lo que Las Abejas llaman resistencia noviolenta.

Cinco horas después de lo previsto, por culpa de una fuerte lluvia que derrumbó y bloqueó la única carretera que llega hasta esta comunidad, alrededor de la una de la madrugada, los integrantes de la Caravana de Paz llegaron a la comunidad de Acteal, dónde cientos de personas les recibieron con los brazos abiertos, sonrisas, música, comida, vitalidad, respeto y entusiasmo.

Se trata de la comunidad de Las Abejas, el mismo pueblo que el 22 de diciembre de 1997 fue testigo de cómo 90 paramilitares opuestos al Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) mataron a 45 de sus hermanos tzotziles de forma brutal mientras rezaban en el interior de la iglesia. De las víctimas, 16 eran niños, niñas y adolescentes; 20 eran mujeres y nueve hombres adultos. Siete de las mujeres estaban embarazadas. (Justamente esta misma semana pasada, el entonces presidente de México Ernesto Zedillo fue demandado en los Estados Unidos por este crimen en contra la Humanidad). A pesar de esta desgracia, en Acteal, situado en la región de Los Altos de Chiapas, en el municipio de Chenalhó, resiste hasta hoy la sociedad civil Las Abejas, un grupo organizado que lucha por su autonomía, para reivindicar sus derechos, para defender sus tierras y, como dicen ellos, para “la construcción del buen vivir”.

Aparecieron en Acteal sobre la medianoche Julián LeBaron y Teresa Carmona, representantes de la Comisión enviada por la Caravana de Paz a Acteal. Venían caminando. Dejaron su carro a medio camino donde un deslave bloqueó la carretera. Por este motivo, algunos integrantes de la Caravana decidieron volver, rumbo a San Cristóbal de las Casas. Pero ellos, convencidos, caminaron hasta allí mientras las autoridades de la comunidad, organizaban un pequeño contingente de hombres equipados con palas a despejar el camino. Esto facilito el tránsito de algunas camionetas que llegaron con unos 60 caravaneros hacia la una de la madrugada entre los que se encontraban otros representantes de la Caravana como María Herrera, Araceli Rodríguez y el padre Miguel Concha Malo.

Fuerte lluvia, un deslave y una carretera complicada, pero en Acteal nadie se movió de su sitio. Las bancadas continuaron llenas durante las 5 horas de espera y el ánimo levantado. La paciencia de esta comunidad es un ejemplo de lucha, su capacidad organizativa, su coherencia en el discurso, en el decir y el hacer. Es quizás por esta paciencia y sus acciones noviolentas que están consiguiendo resultados contra la impunidad de la Masacre del 97, es quizás por esta paciencia que no desisten, es quizás por esta paciencia que están organizados, que consiguen vivir en autonomía, que pueden darle la espalda al sistema de lo que definen como el mal gobierno encabezado ahora por Calderón.

Sobre las cinco de la tarde, mientras las autoridades del pueblo, Mariano, Antonio y Sebastián, deliberaban entre ellos el cómo y el cuándo iban a dar una entrevista a Narco News, nos fijamos en la iglesia, dónde fueron masacradas 45 personas, en un grupo de mujeres tzotziles cocinando enormes ollas de frijoles, preparando café, tortas, patatas y huevos para los visitantes que llegarán (esperan, en breve), en el edificio del servicio sanitario autónomo, en la oficina (lugar de toma de decisiones) de la comunidad, en plena ebullición, y lo más espectacular, abajo, en las gradas, todo preparado para la recepción de la Caravana, donde 45 cruces hacen presentes los 45 muertos de la matanza del 22 de diciembre del 97.


45 cruces en memoria de los mártires de la Masacre de Acteal presidieron la ceremonia de recepción de la Caravana de Paz. DR 2011 Narco News TV

Antonio y Mariano nos comunican que ya tienen el permiso para hablar. Nos cobijamos en una sala porque empieza a amenazar lluvia. En la pared, un adhesivo de “No Más Sangre” y un artículo sobre Charles Chaplin. Empieza a llover fuerte.

Antonio Vázquez cuenta que esperan a la Caravana y a Javier Sicilia porque, como ellos, están caminando por la paz. “Nosotros Las Abejas hemos caminado muchos años ya, desde nuestra fundación, hace18 años. Y después de la Matanza de Acteal llevamos casi ya 14 años”. La Caravana y Las Abejas, están luchando por lo mismo, para decirle al Gobierno que están hartos de engaños y para exigirle que no haya más sangre: “porque la sangre de los 45 aquí en Acteal es también la sangre del los 50.000 muertos de esta guerra absurda”


En el interior de esta iglesia los paramilitares masacraron a 45 habitantes de Acteal el 22 de diciembre de 1997. DR 2011 Narco News TV

Las Abejas llevan 14 años luchando por la vía de la noviolencia, “no trabajamos en la vía de la violencia porque la violencia no trae vida, trae muerte, porque las armas no traen vida, causan muerte y derraman mucha sangre”. La noviolencia es su legitima arma, para construir un México con respeto, con justicia, fuera de toda discriminación, para “que se nos respete como seres humanos, para que tengamos libertad de expresar lo que queremos y para trabajar por una autonomía tal como lo estamos haciendo nosotros, no tal como lo están viviendo a fuera que sólo se interesan por el dinero”. Las Abejas no dependen del Gobierno y buscan construir su autonomía y su justicia real como pueblos indígenas.

Esperan a Javier Sicilia y a todos los que le acompañan en esta cruzada por la paz en el Sur del país. “Lluvia, frío, pero el corazón caliente”, dice Antonio. Además, “no esperamos gente ajena si no tiene una visión política de lucha para el bienestar del pueblo. Los esperamos porque los de la Caravana buscan lo que buscamos, luchan lo que luchamos”

El recibimiento en Acteal fue, sin duda, el más organizado, el más preparado. Esta comunidad, que lucha por su completa autonomía y que, en un esfuerzo incansable para juzgar a los autores materiales e intelectuales de la matanza de sus 45 compañeros se nutre de paciencia y convierte el dolor en lucha dio una gran lección al Movimiento.

Mariano Pérez Vázquez (izq.) y Antonio Vázquez Gómez (dcha.) durante la entrevista con Narco News TV.
DR 2011 Narco News TV

Las Abejas entendieron como nadie el sentido de la Caravana del Consuelo al Norte, del la Caravana de Paz hacia el Sur, las palabras de Javier Sicilia en el Zócalo de la Ciudad de México el día 9 de Mayo, los 6 puntos, la necesidad de refundar la nación mexicana, y pusieron a disposición su comunidad, donde también está abierta la herida que padece la nación, para empezar a construir el camino de la paz con justicia y dignidad de forma noviolenta junto con todos los integrantes de la Caravana. Como dicen en el comunicado que leyeron la madrugada de este 16 de Septiembre “si confiamos en las armas, en el ejército y en la llamada “Ley de Seguridad Nacional”, estos, sólo nos traerán más terror y nunca acabará el espiral de la violencia en nuestro México. Luchemos entonces con la sabiduría de nuestros ancestros mayas como los gemelos Junajpu e Ixbalanque y, con el ejemplo de Jesús en la lucha No-violenta”. (Ver el Comunicado de Las Abejas aquí.)

Y lo entendieron, quizás porque lo están haciendo desde hace 18 años, quizás siglos, quizás porque su nivel de organización supera con creces la tradición organizativa de muchas comunidades a lo largo y ancho del país, quizás porque ellos han aprendido a tener paciencia, a no desistir, a pesar del dolor.

En general, no estamos acostumbrados a tener paciencia. ¿Esperar 5 horas sentados?, ¿esperar años para que se haga justicia?, ¿esperar siglos para que se nos devuelvan nuestras tierras y nuestras casas? Pero no es sólo esperar. Es organizarse y luchar, y Las Abejas lo están haciendo.

Como dijeron Las Abejas en sus palabras de recibimiento a la caravana: “Nosotros no queremos darle muerte a nadie. Lo que queremos es quitarle el poder a la muerte. Queremos que no manden sobre nuestra tierra los señores de la muerte. Y para que no manden lo primero es no obedecerlos. Por eso estamos en resistencia y estamos de acuerdo con el camino no-violento de desobediencia civil que ha tomado como bandera esta caravana.”

Esta visita a Acteal fue una gran lección de organización y de valentía para los integrantes del Movimiento por la Paz. Como dijo Julián LeBarón al día siguiente en Palenque, después de haber pasado la noche en vela con Las Abejas y saludado a los Zapatistas en Oventic: “debemos seguir el ejemplo de Acteal y los zapatistas, un pueblo que no le pide nada a Gobierno que no estén dispuestos a hacer por si mismos”.

LeBarón reflexionó también sobre las palabras de Antonio Vázquez en Acteal cuando dijo que “nuestra casa México y nuestros políticos como nuestros sirvientes, han dejado y han permitido entrar las cucarachas y las ratas a nuestra casa y a nosotros nos ponen a cocinar destruyen todo y lo devalúan y cada semana siguen llegando a por su cheque y nosotros los mexicanos, lo hemos permitido. Creo que en el pueblo de Acteal tenemos un ejemplo de dignidad que debemos de seguir todos; ejemplo de justicia y de compasión y de perdón”.

En esta Tierra Sagrada de Acteal, que “fue bautizada con sangre y no con agua” sus muertos, su dolor, la indignación, les dan fuerza para seguir en la lucha, igual que el valor de los integrantes del Movimiento por la Paz de no quedarse callados. El día del Grito de la Independencia de México, los 50 mil muertos de la guerra absurda de Calderón se unieron a los 45 mártires en un acto simbólico cuando encendieron centenares de velas alrededor de las 45 cruces. Pero no se trata sólo de un acto alegórico sino de la aceptación fehaciente de un compromiso compartido de lucha por la paz.

<
Ceremonia simbólica en la que se encendieron centenares de velas por los 50.000 muertos y los 45 masacrados en Acteal. Al fondo, representantes del Movimiento por la Paz, con Justicia y dignidad. DR 2011 Narco News TV

Javier Sicilia no llegó a Acteal, pero se leyeron unas palabras en su nombre que empezaban con unos versos del poeta Alberto Blanco y que se leyeron por primera vez en Michoacán, el primer día de la Caravana al Norte, cuando el movimiento era apenas movilización, unos versos que hablan del pertenecer a una “tribu grande y fuerte” como lo que son los que luchan por la justicia en México, como Las Abejas, como lo son ya los que forman parte del Movimiento por la Paz. Todos son ya de la misma tribu. En Acteal no se celebró el Grito de la Independencia, se celebró el Grito del Silencio de esta “tribu” porque, como recuerdan las palabras de Sicilia, desde hace 17 años, después de que los Acuerdos de San Andrés Larrainzar, “que visibilizaron y dignificaron a aquellos con los que la independencia tenía un largo pendiente, se traicionaron y se coronaron con la masacre de Acteal y con la muerte de “muchas dulces y hermosas Abejas”.


Ceremonia para todas las víctimas de las violencias y las guerras en México. DR 2011 Narco News TV

En palabras de Sicilia: “Ahora el Grito se vació de contenido”, porque, como dice en su comunicado, sesenta mil muertos, más de 10 mil desaparecidos, más de 120 mil desplazados, se suman ya a los miles de muertos y de desplazados de los pueblos indios, y que día tras día acrecientan su número. Además, desde el diálogo que el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad sostuvo el 23 de junio con el Presidente de la República, al 9 de septiembre, es decir, menos de tres meses después, se han sumado a las miles de víctimas 2867 nuevos asesinatos que, como dijo Sicilia, “son el saldo de una guerra en donde, como un lodo en el que el agua y la tierra están mezcladas, se han borrado las fronteras entre los criminales y los gobernantes. Bajo ese horror, el grito de independencia se ha vuelto impronunciable”.

Las Abejas han contagiado al Movimiento pro la Paz sus ganas de lucha, su
optimismo, su fuerza, su dignidad y sobretodo, su forma de organización que, esperemos les inspire a construir juntos un México en donde se acabe la época del mal gobierno y la violencia para dejar paso a la justicia y la paz, dónde, como recuerda constantemente LeBarón “todos nos organicemos para ser constructores de vida digna”.

Read this article in English

La lucha noviolenta llega a tierras de Guerrero

20.000 marchan en Acapulco con Javier Sicilia y las víctimas de la guerra de las drogas

Por Marta Molina

Especial para The Narco News Bulletin

14 de septiembre 2011


Mujer acapulqueña caminando con la marcha por la Costera. DR 2011 Isolda Osorio.

Acapulco fue la última ciudad del estado de Guerrero que visitó la Caravana el sábado 10 de Septiembre. Más de 20.000 personas inundaron la Avenida Costera Alemán marchando por la Paz bajo un calor abrumador. Un río de gente, muchos de ellos vestidos de blanco como símbolo de Paz, caminaron por esta avenida paralela al mar hasta llegar al Zócalo de la ciudad dónde dieron la bienvenida a Sicilia.

El estado de Guerrero, a lo largo de su historia, ha sido testimonio de movimientos guerrilleros que han luchado en contra de un estado autoritario siguiendo una vía armada. Aquí todo el mundo recuerda los nombres de Genaro Vázquez (1931-1972) y Lucio Cabañas (1939-1974) dos maestros que convirtieron la famosa doctrina de la izquierda de “educar a las masas para hacer la revolución” en “organizar a las masas para hacer la revolución”. Importantes sectores de la izquierda nacional en México no los apoyaron por creer que lo primordial era la educación del pueblo y porque su lucha, aunque armada, puso énfasis en la organización comunitaria.

Javier Sicilia, en la rueda de prensa celebrada en Iguala, hizo precisamente referencia a estos dos guerrilleros y a la tradición de lucha armada en la región recordando que defendían “causas incuestionables” y que “las causas de su lucha se los llevaron”. El poeta, ante la prensa y los caravaneros, reprobó la muerte de Cabañas y Vázquez como reprueba “la muerte de cualquier ser humano” y “más aún que ese odio de otros por hombres que lucharon por la justicia se dirija ahora contra su familia”.


Marcha por la Paz en Acapulco. DR 2011 Isolda Osorio.

Micaela Cabañas Ayala, hija del guerrillero Lucio Cabañas, imploró por su seguridad, después del asesinato de su madre Isabel Ayala y de su tía Reyna Ayala, el 3 de julio pasado, en la comunidad de Xaltianguis, en el municipio de Acapulco. Después de recibir varias amenazas de muerte, ha pedido también asilo político para ella y para el resto de su familia. En este sentido, Sicilia hizo un llamamiento al gobierno y a las organizaciones de derechos humanos para que “cuiden la vida de su hija, que es un testimonio de lo humano pero también es un testimonio de dignidad”.

Por este estado que tiene nombre de lucha, se oyó por fin un mensaje que llama a la acción noviolenta, que respeta al otro y que reprueba la muerte de cualquier ser humano. No es fácil que cuaje en un estado donde, según informaron organizaciones sociales en Iguala, en 6 años se han registrado 299 desapariciones y 2.666 casos de violencia, de los cuales 1.365 fueron asesinatos. Pero se empieza a filtrar y a esparcir no sólo a través de Sicilia, sino también a través de las víctimas que acompañaron la Caravana hacia el Norte y que ahora se unen a la del Sur, como María Herrera, madre de cuatro hijos desaparecidos.

María Herrera habló por primera vez el 6 de Junio en Morelia, Michoacán, en la primera parada de la Caravana hacia el Norte y dijo textualmente que ella era “una persona humilde que no tiene preparación, pero el dolor, la impotencia me hacen hablar”.

Hoy María es una madre con una fuerza tremenda, que convirtió su dolor en acción y que ha ido creciendo con el movimiento. Fue ella quién nos dio una lección de noviolencia durante su discurso en la plaza de Chilpancingo gracias a, en parabas suyas, “al señor Sicilia, que nos esta enseñando este camino de paz”. Y ella, lo está aprendiendo, ejerciendo y haciendo al mismo tiempo.


María Herrera en el templete de Cuernavaca, el día que arrancó la Caravana de Paz hacia el Sur, sujetando una manta con los rostros de sus cuatro hijos desaparecidos. DR 2011 Marta Molina.

Dos de sus hijos, desaparecieron en Atoyac de Álvarez, Guerrero el 28 de Agosto de 2008. Dos de sus otros hijos desaparecieron en el estado de Veracruz. Es una madre que busca y no encuentra a sus cuatro hijos en medio de esta guerra. Aunque aceptó que al oír el nombre de Guerrero se le encogía el corazón, se dirijo a los padres de los delincuentes que tienen a sus hijos y les ofreció un abrazo. También se dirigió al gobierno señalándolo como culpable de estas violencias que vive México, pero también dijo que no es el único, que los culpables somos todos porque “nuestra responsabilidad es unirnos para hacer la paz”.

Sicilia se refirió a las palabras de María Herrera y a su mensaje claro de apelo a la sociedad mexicana a organizarse para hacer la paz. Ella ya es parte de activa del Movimiento, se está formando con ellos, y a su vez, está haciendo lo mismo con los integrantes que se suman día tras día a la Caravana.

Ahora la lucha en Guerrero tiene nueva arma, porque, como dijo un reconocido luchador social de la región de 93 años, Pablo Sandoval Cruz , “no es posible que una bala contra otra bala establezcan la paz”. Él dio la bienvenida a la Caravana en la capital del estado e hizo un llamamiento para que en cada estado de la República se empiecen a construir congresos de la sociedad “no sólo para exponer los problemas, sino para decirles a los gobernantes actuales como se puede resolver la criminalidad”.


Pablo Sandoval con Javier Sicilia en el zócalo de Chilpancingo, Guerrero. DR 2011 Marta Molina.

Sicilia se sumó también a las palabras de Sandoval diciendo que el gobierno del país ha estado escondiendo violencia con violencia y en palabras gandhianas dijo que “si seguimos respondiendo ojo por ojo y diente por diente, nos vamos a quedar ciegos y sin dientes”.

Sicilia insistió en Chilpancingo que “debemos buscar un camino noviolento para rehacer nuestra historia, rehacer nuestra Paz y recuperar nuestra justicia y nuestra dignidad y volvernos a encontrar como hermanos en esta inmensa y hermosa casa que se llama México. Porque somos mas fuertes que cualquier violencia”.

Se nota día tras día que las tropas noviolentas se están formando al paso de la Caravana, que el discurso va cuajando y que la gente, indignada por los distintos tipos de violencia que acechan el país, se está organizando. Como dijo Sicilia hace tres días en Cuernavaca, vamos ahora a ver los “dolores del Sur de la nación que son también dolores ancestrales fruto del liberalismo económico del desprecio hacia los pueblos indios”.

Gandhi también dijo que la violencia es el miedo a los ideales de los demás. Los ideales de esta Caravana de Paz son ahora una lucha contra la violencia y acabar con la guerra de las drogas y estas tropas que van escuchando y siguiendo el movimiento a su paso tienen cada vez menos miedo de expresarlo. Los violentos son aquí los que temen a estos ideales. En palabras de Sicilia en la Plaza de Las Tres Garantías en Iguala: “Vamos a obligar a la delincuencia a hacer la paz y encontrar el camino de la reinserción en la vida humana”.

Las tropas noviolentas recordaron en Guerrero que la Paz es posible y que es necesario organizarse y ponerse de pie para, como dijo Sicilia citando a los zapatistas, hacer posible un mundo donde quepan muchos mundos.

En Acapulco, el sábado 10 de Septiembre, 20.000 personas formaron tropas civiles vestidas de blanco recordaron que esta ciudad, tan acostumbrada a dar hospitalidad, se está quedando vacía, pero instaron a sus gentes a recuperarla: “cada plaza, cada colonia, cada playa de Acapulco nos pertenece a todos”.

Read this article in English


Sicilia: Con esta Caravana dejamos el Consuelo para hacer la Paz

Saldrá el viernes del DF por Morelos y Guerrero rumbo a Guatemala

Por Marta Molina
Especial para The Narco News Bulletin

8 de septiembre 2011

Mañana, día 9 de Septiembre a las 7 de la mañana partirá la Caravana de la Paz desde el Zócalo capitalino hacia el Sur de México. Se recorrerán aproximadamente 3.500 km. parando en al menos 25 ciudades durante 10 días. Se trata de la continuación de la Caravana del Consuelo que viajó hacia el Norte del país hasta Ciudad Juárez recorriendo la “ruta del dolor” y denunciando la violencia fruto de la llamada guerra contra las drogas. En esta segunda edición, la Caravana llegará hasta Tecun Uman, Guatemala.

Durante los últimos cinco meses el Movimiento por la Paz Con Justicia y Dignidad (MPJD) ha ido ganando fuerza, apoyos y capacidad organizativa. Como consecuencia de ello, la Caravana hacia el Sur ha superado las expectativas de participación. Cuenta ya con 580 inscritos y se prevé que se apunten unas 170 personas más sin contar los que se irán uniendo a lo largo del recorrido.


Los Padres Miguel Concha Malo y Alejandro Solalinde con Javier Sicilia y las grullas y tulipanes de papeles de colores con mensajes de paz enviadas por la Red Global por la Paz, red de solidaridad internacional contra la violencia en México. DR 2011 Marta Molina.

Ahora, la tarea está en recorrer el Sur, porque, como dijo Javier Sicilia en conferencia de prensa, “el país no sólo debe mirarse de abajo para arriba, sino de Sur a Norte para poder hablarnos de las diversas violencias; no sólo las del crimen organizado, sino también la ejercida por el propio Estado. No sólo del dolor actual, sino de aquel que no ha sido resarcido por años y que ahora resulta más lacerado por el olvido y la impotencia”.

Durante la conferencia de prensa del Movimiento en CENCOS (Centro Nacional de Comunicación Social) en la que estuvieron presentes junto a Javier Sicilia, el Padre Alejandro Solalinde, Araceli Rodriguez, Rocato Bablot y el Padre Miguel Concha Malo, se detalló el recorrido preciso de la Caravana y destacaron que no se van a reunir con representantes del poder político ya que es una caravana de la sociedad civil. Se aclaró también cómo los autobuses de la Caravana van a cruzar la frontera con Guatemala para llegar a Tecun Uman el día 13 de Septiembre. Será por tierra y sin necesidad de visado. El padre Solalinde explicó que según la experiencia que tiene con las autoridades, cuando viajan con grupos de la sociedad civil hasta Guatemala y especialmente hasta Tucan Uman, les permiten pasar “incluso nos dan protección”, añadió.

Finalmente, se anunció que el día 15 de septiembre, solamente una comitiva de 100 personas viajará hasta la comunidad zapatista de Acteal con la intención de reunirse con ellos y con el Subcomandante Marcos. En este sentido, Sicilia añadió que los acercamientos con el ELZN (Ejercito Zapatista de Liberación Nacional) han sido cordiales y que están a la espera de lo que diga Marcos. “Estamos en profunda sintonía y nos hemos intercambiado varias cartas, pero aún no hemos recibido una invitación formal. Es un encuentro importante porque son dos grandes movimientos morales que convocan la reserva moral del país”. Contrariamente a lo que se ha publicado hasta ahora en varios medios de comunicación, de momento no hay nada pactado con el EZLN sobre la cuestión de dar el Grito el día de la Independencia desde Acteal. En palabras de Sicilia, “estamos a la espera. Nosotros vamos como huéspedes. Ellos son nuestros anfitriones y nos dirán cuándo y cómo”.

Se habló también del papel que debería tener la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) que, según Solalinde debe dictar medidas cautelares para proteger este desplazamiento tan numeroso de la sociedad civil y van a tener que venir visitadores”. Sicilia añadió que dicha Comisión ha sido bastante omisa durante las acciones del Movimiento. “No nos acompaño durante la Caravana al Norte y es su obligación estar en esta Caravana hacia el Sur. Esto es parte de su trabajo, y no basta una llamada de tanto en tanto. No sólo les pedimos que vengan sino que se lo exigimos. No sólo porque su sueldo lo pagan los ciudadanos, sino porque es su trabajo. No queremos sólo una llamada de celular para comprobar que va todo bien”. Sicilia remarcó que el trabajo de esta Comisión es ver con sus propios ojos la violencia que acecha el país, debió estar presente durante los testimonios de la víctimas que hablaron en la Caravana hacia el Norte y debe ser testimonio ahora de las violaciones de los derechos humanos que sufren los migrantes en el Sur del país.


Javier Sicilia con Araceli Rodríguez, responsable de la comisión de atención a las víctimas del MPJD. DR 2011 Marta Molina.

La Caravana de la Paz hacia el Sur también estará centrada en el diálogo y en visibilizar las víctimas entre migrantes, pueblos indígenas y gente que desde hace años están exigiendo la paz. En todos los puntos en los que parará la Caravana el debate estará guiado bajo el enfoque de cómo paramos las guerras y las violencias e intentando responder cinco preguntas:

¿Cómo nos está afectando la Guerra contra el Narcotráfico? ¿Cómo como país y cómo ciudadanos estamos enfrentando la Guerra? ¿Cómo nos estamos organizando para detenerla? ¿En qué coincidimos y en qué no coincidimos en nuestras estrategias para detenerla? ¿Qué acciones de resistencia podemos hacer juntos para detenerla y construir la Paz que día con día se hace más necesaria?.

El Movimiento por la Paz está cada vez más organizado y demostró ayer eficiencia inmediata cuando durante la conferencia de prensa Dalila Flores, campesina del poblado de Alpuyeca en el Municipio de Xochitepec (en el Estado de Morelos), se levantó identificándose como víctima y contando su historia personal subrayando que ha llamado a varias puertas sin obtener respuesta. Araceli Rodríguez, madre de un policía federal de 24 años, desaparecido y responsable de la comisión de atención a las víctimas del MPJD le ofreció apoyo inmediato y tomo sus datos al fin de la conferencia. Araceli añadió que el viernes pasado se encontró a una persona dada por desaparecida y anteayer se encontró también a un niño de 4 años. Están trabajando.


Dalila Flores, campesina de Alpuyeca pide ayuda al Movimiento por la Paz durante la conferencia de prensa. DR 2011 Marta Molina.

El Padre Miguel Concha Malo clarificó algunos puntos sobre el diálogo que el Movimiento ha estado preparando con el poder judicial con el que espera encontrarse después de la Caravana.

Parece que hay voluntad por parte le la Suprema Corte de Justicia de la Nación, pero sólo algunos de los ministros se han mostrado predispuestos a dialogar. Concha Malo también apuntó que el Movimiento no fue consultado cuando se anunció la decisión de generar una procuraduría social de atención a las victimas del delito y remarcó que les parece contradictorio porque se enfatiza la misma estrategia de guerra contra el crimen organizado: “Esta procuraduría no responde de ninguna manera a lo que pedimos que fue específicamente la creación de una comisión de la verdad por parte del poder legislativo del país y con la participación de la sociedad civil. Y además habla de las victimas del delito y nosotros hablamos de las victimas de la guerra, no sólo de las que victimas de la delincuencia organizada”. A este respecto Sicilia añadió que esta procuraduría no cuenta con presupuesto y parece que tiene carácter transitorio: “Es más bien un maquillaje para cerrar el sexenio”

Con esta Caravana hacia el Sur “dejamos el Consuelo para hacer la Paz”, dijo Sicilia, que concluyó destacando que el poder judicial y la corrupción de las instituciones es uno de los grandes problemas de este país y que ellos mismos tienen que limpiar sus filas. El reclamo es: “¿Cómo se atreve a salir a la guerra con las instituciones podridas?. Necesitamos un saneamiento de las instituciones”

Para acceder al comunicado que leyó Javier Sicilia durante la Conferencia de Prensa visite la página del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad aquí

Para consultar el itinerario detallado que seguirá la Caravana acceda a este link

Solalinde: La Caravana de la Paz hacia el Sur es de la sociedad civil, apartidista, y no convoca al sector oficial

Los autobuses de la Caravana llegarán a Guatemala por Tecun Uman

Por Marta Molina
Especial para The Narco News Bulletin

8 de septiembre 2011

El Padre Alejandro Solalinde, sacerdote católico, ha dedicado su vida a proporcionar un lugar seguro para los migrantes. Es Coordinador de la Pastoral de Movilidad Humana Pacífico Sur y fundador del albergue de migrantes Hermanos en el Camino creado el 27 de Febrero del 2007 en Ixtepec, Oaxaca.

Allí ofrecen asistencia humanitaria a los migrantes de Centro y Sudamérica, Asia y África que se encuentran, en su mayoría, en trayectoria a los Estados Unidos.

Más de 400 migrantes durmieron en el albergue la noche en que abrió y el flujo de personas ha sido constante desde entonces.


El Padre Alejandro Solalinde junto con Javier Sicilia durante la Conferencia de Prensa que anunció en itinerario de la Caravana de la Paz. DR 2011 Marta Molina.

Solalinde acompañó la Caravana Paso a Paso por la Paz en defensa de los Migrantes el pasado mes de Julio y se une ahora a la Caravana hacia el Sur convocada por el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, una caravana que, como dijo Javier Sicilia hoy en rueda de prensa, “es un complemento a la caravana hacia el norte que fue la Caravana del Consuelo pero la hemos llamado la Caravana de la Paz. Del consuelo pasamos a esta búsqueda de la paz para evitar o detener esta guerra”

Será el día 13 de Septiembre que la Caravana de la Paz se detendrá en Ixtepec, en el albergue de migrantes fundado por el Padre Solalinde. Además, los autobuses de la Caravana cruzarán a Guatemala por tierra. Solalinde explicó que según la experiencia que tiene con las autoridades, cuando viajan con grupos de la sociedad civil hasta Guatemla y especialmente hasta Tecun Uman les permiten pasar, no hay visa. Solamente preguntan cuál es el carácter de la organización y lo que van a hacer allí. “Incluso nos dan protección”, añadió. Tecun Uman es una zona muy delicada, “donde toda la gente anda armada, con armas expuestas; pero vamos con un carácter civil y nos van a cuidar. Ellos controlan toda esa parte y saldremos y entraremos con su permiso pero debemos mantenernos juntos y no hacer cosas imprudenciales”

Hablamos con él después de la Conferencia de prensa en la que se anunció el recorrido de la Caravana hacia el Sur y afirmó que la Caravana de la Paz hacia el Sur es de la sociedad civil, apartidista, y no convoca al sector oficial insistiendo en que “no queda más que la sociedad civil para organizar cuestiones estratégicas de paz para salir de la violencia”. Se refirió también a la jerarquía eclesiástica insistiendo en que “no puede quedarse en sacar documentos sobre violencia y construcción de paz. Con esto no es suficiente. La gente no sabe donde se pueden adquirir o leer estos documentos, entonces debe hacerse algo más operativo en las iglesias para que, al menos la gente que va a misa, aunque sabemos que sólo vienen un 4% de los católicos, tenga más instrumentos para implicarse en la lucha por la paz”

Durante la Caravana de la Paz, se denunciarán todos los tipos de violencias que sufre el país. Será clave la cuestión de los migrantes y, de algún modo, la parada en Ixtepec servirá para visibilizar las violencias a las que están expuestos y la violación de los derechos humanos que sufren las personas que emprenden este peligroso viaje en busca de una vida mejor.

Según Solalinde, cuando hablamos de la cuestión de los migrantes, el tráfico de drogas, la corrupción y la violencia, hablamos del ser humano devaluado, rebajado a mercancía, “igual que cuando hablamos de corrupción, no hablamos de funcionarios públicos rateros, que están defraudando a la gente en su servicio o que están robando, estamos hablando de que las personas no son tomadas en cuenta. La mujer está devaluada -sabemos que los feminicidios se están disparando por todas partes- y la sociedad civil también y por eso, no nos queda más remedio que, por instinto de conservación, unirnos y hacer una estrategia frente a todos los entes que están generando violencia”.

Este Padre que lleva la vida entera defendiendo a los migrantes tiene claro que también el estado esta generando violencia “con sus estrategias equivocadas, con esta guerra a la que tiene mucho miedo de llamarle guerra, pero al pan pan y al vino vino. Es guerra y estamos ante una narcoinsurgencia en toda regla. Y en esta guerra estamos en medio nosotros, a los que llaman victimas colaterales”.

Es cierto y evidente, como destaca Solalinde, que los migrantes, en este contexto de violencia son “los que se están llevando la peor parte, porque además de ser vulnerables están en una tierra extraña donde todo el mundo se les echa encima y además, desgraciadamente ha habido brotes de xenofobia en otros lugares, por eso nos preocupa”.


Alejandro Solalinde durante la conversación con Narco News en CENCOS, Centro Nacional de Comunicación Social 2011 Marta Molina

Durante la conversación le preguntamos cual debería ser el papel de la comunidad internacional en esta guerra. Solalinde responde con un gesto entre sonriente y de impotencia, que debería mandar a los cascos azules pero el gobierno no daría permiso porque no reconoce el conflicto que aquí existe. No aceptan que hay una guerra.

Un segundo consejo, quizás más asequible: les recomienda que recen “para que salga este gobierno y venga otro que de veras sea mas flexible y haga mas caso a la sociedad civil. Y sobretodo les aconseja que “no se crean todo lo que el gobierno les dice porque es justamente lo que les dice, pero al revés”.

Hoy por hoy falta menos de un año para que finalice el gobierno de Felipe Calderón, pero según el Padre Solalinde “nos vamos a llevar muchas sorpresas aún dentro del mismo gobierno que ya ha aceptado que hay corrupción pero no sabemos los niveles tan grandes que hay dentro del mismo gobierno”.

Solalinde no sólo habla de la corrupción del gobierno de Calderón, sino que subraya el fracaso en su estrategia de lucha contra el narcotráfico: “no se puede luchar contra la delincuencia organizada teniendo delincuentes en casa careciendo de autoridad moral y sobretodo, causando tantas bajas a la sociedad civil “

El Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad se ha declarado siempre apartidista y se va a mantener al margen de toda la contienda política electoral. En palabras de Solalinde, “es un movimiento que se ha servido de la sociedad civil en un momento tan dramático en que la violencia ha crecido y el terrorismo se ha declarado y ya dio su bienvenida. La sociedad civil tendrá que tener cuidado de que no la usen los poderes fácticos, que no la usen los partidos políticos, para llevarle agua a su molino porque ahora todos nosotros , Javier Sicilia y todos nosotros, ya tenemos un valor electoral”

El Movimiento comentó hace poco que tal vez podrán llamar a no votar o al voto blanco. Le preguntamos al padre Solalinde si cree que es una opción pero subraya que aún no se ha discutido con profundidad: “Tenemos que discutirla porque es algo muy serio. ¿Y si el no votar significa dar un cheque en blanco a los que menos queremos o a un gobierno que no queremos, o a la continuación de este gobierno panista, que ya van dos? Hay muy buenas personas en el PAN, pero simplemente se han olvidado de su plataforma y se han pragmatizado como todos.

Solalinde esperará la Caravana de la Paz en el albergue de Ixtepec. Tal vez será el recibimiento más numeroso de la caravana hacia el Sur, porque allí estarán los migrantes, también para, como dice el Padre, “organizar la paz”.

The Infatigable Teresa Carmona Will Accompany the Caravan to the South from Cancun

“We have to learn how to work as a team”, says the mother of Joaquin, who will carry the memory of her son through the entire country

By Marta Molina
Special to The Narco News Bulletin

September 11, 2011

Teresa Carmona is a mother whose son was assassinated. She came aboard the Caravan of Solace toward Northern Mexico, because, as she says, “I can’t stay here, because we can’t live in this state of impunity with its horrors and corruption.” She was one of the 23 family members of drug war victims invited to the dialogue in the Castillo de Chapultepec on June 23rd – A public audience with president Felipe Calderon – and has been participating in several actions spurred by the movement and trying to organize the populace in their city.

Teresa Carmona in Ciudad Juárez showing the first page – “This is the beginning of Civil Resistance: Sicilia” – from Diario de Juárez 10th June. DR 2011 Marta Molina.

Teresa forms part of a Movement for Peace with Justice and Dignity headed by the poet Javier Sicilia and she was with the Caravan of Solace since the beginning of June. This northbound caravan gave a name and a face to who at this time were considered just numbers or collateral damage, fruit of the violence of the war on drugs. From then, they’ve brought to a head various initiatives that give shape to the Movement’s plan to put and end to the violence in the country and demand from the state it does its job. Teresa is doing her work. On September 9th, she will accompany the caravan to the south of the country to the central american border. More than 500 people who traveled from Cuernavaca, Morelos to Ciudad Juarez, Chihuahua, walking this trail of pain; Teresa came from Quintana Roo, Cancun, where she has lived for 25 years, where she sought a way of life with the father of her children who were born there.

She had three children. The oldest son Joaquin was 21 years old when he was murdered. After he finished high school, he went to Mexico City to study his for his degree. He was at the beginning of the the third year of architecture in the University Autonoma de Mexico (UNAM). And two days before the beginning of the fifth semester he was brutally assassinated in his apartment.

We talked with Teresa on June 10th, at the final point of the journey of the caravan to the north. In the patio of the Universidad Autonoma de Ciudad Juarez, just after caravan members began dividing up into work groups to create proposals for civic action to put an end to the violence.

Teresa sat down on a stone bench and with her, she carried a picture of her son Joaquin on a stand. She did not let go of this memorial for the entire eight days, crowned by 5 wreaths of white cloth, fastened with adhesive tape. Joaquin seems happy in this photo. He seems young, smiling and handsome. It is for him that Teresa is touring the entire country with the Caravan of Solace. And that’s why she decided that never again will she let go of this banner – this is her way to demand justice for her son and for all sons and daughters who have been assassinated. We call this the war on drugs, or the fault of the drug mafia, but in reality, it’s a war against the Mexican people.

We spoke with her at length about what we can do as citizens, how can we can we act and what kind of weapons we have available. Teresa reponded firmly “We can and should recover what is ours, what we have given away with apathy, with ignorance, for our comforts. We have to recover the peace, the trust in the authorities, the confidence to go out in the streets – or even to be secure in our homes, because Joaquin was killed inside his own house. We can’t continue this way, we have to recover our rights, and this is where we must begin to take back our lives”.

With Narco News, we followed the caravan northward, and we have been speaking with the Movement for Peace inspired by Javier Sicilia; a movement that believes in nonviolent direct action as the way to fight for peace in a dignified Mexico. Teresa Carmona joined the movement for nonviolent direct action, but according to her, “nonviolence must begin inside ourselves. I think only with peace can we make peace, and for that, we must do the internal work, deeply and rigorously, to be able to go out and live a life that matches the values that we hold dear. Right now, there are no values that we hold dear.”

But now, what are the values that we must put forward? How do we do it – According to Teresa, “Mexican society doesn’t have the training. We have to begin to educate Mexican society. I’m sure that the majority of the people in this country don’t have any idea what nonviolence really means. So we have to begin to promote this concept in action and civil disobedience, it has empowered us, we must use the imagination. I was, just a few hours ago, on the Justice and Truth panel for the Victims, and I proposed that we have to learn how to work as a team, we have to become brothers, we have to open our hearts, and we have to leave behind our poor little normal lives.”

There’s a lot of work to do, but Teresa Carmona is doing her part, and with that, beginning to organize, little by little, the men and women of Mexico that she encounters. The first step, as she said very well, “we have to leave behind our poor little normal lives”. This is what she said when she boarded bus #1 of the caravan to the north with the banner of her son Joaquin, together with poets, indigenous people, and people that I don’t even know, but they are my brothers.” In her home state of Quintana Roo, Julian Ricalde Magana, mayor of Benito Juarez (the official name of Cancun), showed solidarity with the movement, and the local media has started to publish stories about the organizing on the local and national level.

One of the most emotional moments of the conversation with Teresa was when, in a very natural way, in the middle of the arid June climate in Juarez, she made a marvelous comparison between the caravan and one of the biggest natural riches of the Mexican Coast, “I see this caravan like the reefs of Quintana Roo, and it’s a huge organism, but it’s all singular – there are sharks, whales, and there are snails, there are stingrays, and predators… but it’s an organism that you can see from the moon. So, when we are in civil society, when they see us from the chambers of the capitol and through the media, and they say, ‘civil society of Mexico is a society that is working for peace’, and we intend to achieve peace.”

Teresa is ready to dedicate her life and her time to organize work people that, like her, have had enough of this war and violence, she is ready to continue putting down her little grain of sand, not just to do justice for her son Joaquin, but for all Mexicans. She is leaving behind her poor little normal life on the Mexican Coast, to accompany the caravan to Ciudad Juarez, and then to rejoin the Movement and come back to the south.

The caravan to the south, which departed from Mexico City on September 9th, was one of the initiatives that came out of the meeting in Ciudad Juarez. In two months, civil sociey of Mexico has given form to this initiative. This shows, that, step by step, the movement inspired by Javier Sicilia and families of the victims of the war on drugs is getting organized and making changes to public policy (see article by Al Giordano: Four Months of Struggle in Mexico: An Election for Cynics). Less than six months have passed from the assassination of seven youths in Cuernavaca, which was a pivotal point in this movement. From then, the movement has been unified, walking, step by step, pursuing their strategies despite the inconveniences or as Carmona said – “the sharks, the whales, that try to find the possible flaws of the movement – or those who are in a hurry to find them, to find immediate tangible results. But dedication is also one of the qualities that we have to have to make a movement of nonviolent resistance. Organizing, acting without hurry, but without stopping.”

August 14 marks one year and seven days since the assassination of her son. Teresa Carmona called a conference in Quintana Roo, at the same time as the march that started in the country’s capital, against the law of Public Security. During the conference, according to a public communication by the Movement for Peace, she said that “we have to take responsibility that belongs to each of us to create the Mexico that we want, and there are many ways to participate, it only requires that you have the will to do it and in the face of an emergency, this is the best moment to begin. My son was assassinated one year and 7 days ago in Mexico City and he has not yet gotten the justice he deserves and the dignity that the Mexican Government denies him, but It’s not just the personal tragedy that moves me.”

To Teresa Carmona, what moves her is “the shared tragedy of thousands of brothers & sisters, the Wixáritari people (Huicholes) and the Tepehuano, thousands of youth who have a shitty life, the tragedy of the kidnapping of boys and girls, the clearcutting of the Michoacoán forest by lumberjacks in collusion with who knows who,” the land devastated by foreign mining concessions, the contamination of rivers, the lakes, the coasts, the starvation in Hidalgo, Oaxaca, Chiapas, Guerrero, the atrocious inequality, the murdered journalists, the harrassed defenders of human rights, the violence against women and sexual exploitation of our children, the mothers of soldiers and dead policemen in this absurd war. “But, also, I’m moved by the shows of solidarity, that I have encountered since we started.”

Teresa Carmona doesn’t want to form part of a movement of 200 or 400,000 victims. She wants to form a movement of united and conscientious of Mexicans where “the power is ours, of citizens ready to deliver our time and force for the construction of peace; ready to commit ourselves to the tasks that nobody could do for us, and that is, in truth, a Mexico without corruption, with honest and efficient law enforcement, where nobody dies of hunger, where there are no child hit men, or narco-graves. We want ethical mass media, who are committed to our reality. We want an educational system that develops the potential of our children and youth. We want to live without shame for the way the migrants in Mexico are treated. We want respect for diversity and a new and more human way of livng together. We want to live without fear that someone will hurt our kids. We want to live in peace with justice and dignity.”

Teresa Carmona will accompany the Caravan to the south because she feels responsible, because as a Mexican citizen, she wants to create a Mexico that she loves, because she wants to share her determination to make it with Mexicans of the South, because “in the face of an emergency, this is the best time to start.”

From Mexico City, passing through Guerrero, Oaxaca, Chiapas, San Cristobal de las Casas, Tecuman (Guatemalan Border), Acteal (Zapatista Autonomous Territory), Tabasco, Veracruz, and Puebla the caravan will return to the nation’s captial. Most importantly, it will arrive in Guatemala to denounce the poor treatment that the migrants on the southern border receive.

We will see Teresa Carmona again, surely in Oaxaca, accompanied inseparably by the banner crowned with the white wreaths that indicate the presence of her son Joaquin. His facebook profile is still active. Joaquin was a fan of John Lennon, Bob Dylan, and Tarantino’s films, and he wanted to be an architect and build a house for his mother. He was a 21 year old kid “he had two younger brothers, he liked the sea a lot, he was really happy, he was always smiling, nobody could resist his smile; he had a pretty girlfriend and they were in love, they would go to Mexico City and Cuernavaca on the weekends. Like other sons and daughters who were assassinated, he was the type of person who needed Mexico to go forward.”

Teresa Carmona, incansable, viajará desde Cancún para acompañar la Caravana hacia el Sur

“Tenemos que aprender a trabajar como equipo”, dice la madre de Joaquín, que continuará llevando la memoria de su hijo por todo el país

6 de septiembre 2011

Por Marta Molina
Especial para The Narco News Bulletin

Teresa Carmona es una madre a la que le asesinaron un hijo. Se subió a la Caravana del Consuelo hacia el Norte de México porque, en palabras suyas, “no podría no estar aquí, porque no podemos vivir en este estado de impunidad además de los horrores y la corrupción”. Fue una de las 23 víctimas invitadas a la Mesa de Diálogo en el Castillo de Chapultepec el 23 de Junio – audiencia pública con el presidente Felipe Calderón – ha estado participando en distintas acciones impulsadas por el Movimiento e intentando organizar a la sociedad civil de su ciudad.

Teresa forma parte del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad (MPJD), encabezado a por el poeta Javier Sicilia, desde que acompañó a la Caravana del Consuelo durante el pasado mes de Junio. Una Caravana que en su camino hacia el Norte del país puso nombre, apellido y rostro a lo que hasta ahora eran considerados meras cifras de muertos o “daños colaterales” fruto de la violencia de la guerra contra las drogas. Desde entonces, se han llevado a cabo varias iniciativas que van dando forma a la estrategia del movimiento para acabar con la violencia en el país y exigir al Estado que haga su trabajo. Teresa está haciendo el suyo. El próximo 9 de Septiembre acompañará a la Caravana del Sur del país hasta la frontera con Centroamérica.


Teresa Carmona en Ciudad Juárez mostrando la portada – “Esto es el inicio de la resistencia civil: Sicilia” – del Diario de Juárez del día 10 de Junio. DR 2011 Marta Molina.

De las más de 500 personas que viajaron desde Cuernavaca (Morelos) a Ciudad Juárez (Chihuahua) recorriendo la ruta del dolor, es quizás la que vino de más al Sureste del País. Viene de Quintana Roo, Cancún, allí vive desde hace 25 años donde se fue a buscar un camino de vida con el padre de sus hijos, que nacieron allá. Tres hijos, y su primogénito Joaquín, que a los 21 años, cuando terminó su preparatoria, se fue a la Ciudad de México a estudiar su carrera universitaria. Estaba a punto de empezar el tercer año de arquitectura en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y dos días antes de empezar el quinto semestre fue brutalmente asesinado en su departamento.

Hablamos con ella el día 10 de Junio el en el punto final del trayecto de la Caravana hacia el Norte, en el patio de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ) justo después de que los participantes de la Caravana y colectivos locales se dividieran en mesas de trabajo para perfilar propuestas de acción ciudadana para acabar con la violencia.

Teresa se sentó en un banco de piedra y, con ella, acomodó también el estandarte con la foto de su hijo Joaquín. Un estandarte que no soltó durante ocho días coronado por cinco margaritas de tela blancas y sujetado con cinta adhesiva. Joaquín parece feliz en esta foto. Se le ve joven, sonriente y muy guapo. Es por él que Teresa recorrió el país con la Caravana del Consuelo y es por eso que ha decidido que nunca más va a soltar este estandarte para pedir justicia para su hijo y todos los hijos asesinados durante la que nos entestamos en llamar guerra contra las drogas, o contra el narcotráfico pero que en realidad se trata de una guerra contra los mexicanos.

Conversamos largo y tendido sobre lo que podemos hacer como ciudadanos, cómo podemos actuar y qué armas tenemos a nuestro alcance. Teresa responde contundente: “Podemos y debemos recuperar lo que es nuestro, lo que hemos cedido por apatía, por ignorancia por comodidad. Tenemos que recuperar la tranquilidad, la confianza en nuestras autoridades, la confianza en que podemos salir a la calle o incluso estar tranquilos en nuestras casas porque a Joaquín, lo mataron dentro de su casa. No podemos seguir así, tenemos que recuperar nuestros derechos y esto es lo que debemos empezar a reconquistar”.

Desde Narco News seguimos la Caravana hacia el Norte, y hemos estado hablando del Movimiento Por la Paz que inspiró a Javier Sicilia como un movimiento que cree en la noviolencia activa como la vía para luchar por la paz y un México digno. Teresa Carmona ha empezado también a militar en la noviolencia activa como miembro de este movimiento, pero según ella, “la noviolencia tiene que empezar encontrándola dentro de nosotros mismos. Creo que únicamente con Paz, podemos alcanzar la Paz, y para ello tenemos que hacer un trabajo interior profundo y riguroso para poder salir entonces y vivir una vida conforme a unos valores que tengamos claros. No hay valores claros”

Pero entonces, ¿cuáles son los valores que debemos potenciar? ¿Cómo hacerlo? Según Teresa, “la sociedad mexicana no tiene ese entrenamiento. Tenemos que empezar por educar a la sociedad mexicana. Estoy segura que la mayoría de gente de este país no tiene idea de lo que significa noviolencia. Entonces tenemos que empezar a promover este concepto en la acción y también la resistencia civil, a empoderarnos, tenemos que usar la imaginación. Yo estuve hace unas horas en la mesa de Justicia y Verdad por las víctimas, pero salí con la idea de que tenemos que aprender a trabajar como equipo, tenemos que hermanarnos, tenemos que abrir el corazón y salirnos de nuestra parcelita pobre y limitada de nuestro cotidiano.”

Hay mucho trabajo por hacer, pero Teresa Carmona está haciendo el suyo y con ello, empezando a organizar, poco a poco, a los mexicanos y mexicanas con los que se encuentra. El primer paso, como bien dijo, “salir de nuestra parcelita limitada de nuestro cotidiano”. Esto es lo que hizo ella cuando se subió con el estandarte de su hijo Joaquín al autobús número Uno de la Caravana hacia el Norte, junto con poetas, indígenas y gente que “no tenía nada que ver conmigo pero que ya éramos hermanos”. Esto es lo que está haciendo en Quintana Roo, donde ha conseguido que Julián Ricalde Magaña, alcalde de Benito Juárez (nombre oficial de Cancún) se muestre solidario con el Movimiento y los medios de comunicación locales empiecen a dar voz a las acciones que organizan a nivel local y nacional.

Uno de los momentos más emotivos de la conversación con Teresa fue cuando, de manera natural, y en medio del clima desértico de Junio en Juárez hizo un símil maravilloso entre la Caravana y una de las mayores riquezas naturales del caribe mexicano: “Yo veo esta caravana como el arrecife que tenemos en Quintana Roo, es un gran organismo, pero es uno solo y hay tiburones ballena y hay corales y hay rayas y depredadores… Pero es un organismo que se ve desde la luna. Entonces, cuando seamos Una sociedad civil, cuando nos vean desde Los Pinos y desde las cámaras y desde los medios y digan “la sociedad civil mexicana es una sociedad que está trabajando por la paz”, entonces, vamos a alcanzar la paz.”

Teresa está dispuesta a dedicar su vida y su tiempo a organizar grupos trabajo que, como ella, están hasta la madre de esta guerra y de la violencia, está dispuesta a seguir poniendo su granito de arena no sólo para que se haga justicia con Joaquín, sino para todos los mexicanos. Ella salió de su “parcelita de lo cotidiano” situada en el caribe mexicano para acompañar la Caravana hacia Ciudad Juárez y ahora se une de nuevo al movimiento para acompañarlos hacia el Sur.


Teresa Carmona durante la entrevista con Narco News. DR 2011 Escuela de Periodismo Auténtico.

La Caravana hacia el Sur, que partirá de la Ciudad de México el próximo 9 de Septiembre fue una de las iniciativas que surgió justamente del encuentro en Ciudad Juárez y en tan solo dos meses la sociedad civil mexicana ha dado cuerpo a esta iniciativa. Esto demuestra que, paso a paso, el movimiento inspirado por Javier Sicilia y familiares de víctimas de la guerra contra las drogas está organizado y hasta logrando cambios en política pública. (Ver artículo de Al Giordano: Cuatro meses de lucha en México, una lección para los cínicos). Solamente han pasado cinco meses des del asesinato del hijo de Javier y seis jóvenes más en la ciudad de Cuernavaca, lo que fue el punto de inflexión de este movimiento. Desde entonces, se ha demostrado unido, caminando, paso a paso, siguiendo sus estrategias a pesar de los malos vientos o, usando el símil de Carmona, los tiburones y ballenas que intentan resaltar las posibles contradicciones del movimiento, errores cometidos, o los que parecen tener prisa por ver, tocar, palpar resultados. Pero la paciencia es también una de las cualidades que hay que tener para formar parte de un movimiento de resistencia noviolenta. Organizando, actuando sin prisa, pero sin pausa.

El 14 de Agosto, día en que se cumplía un año y siete días del asesinato de su hijo, Teresa Carmona convocó a una conferencia de prensa en Quintana Roo, paralela a la marcha que se realizó en la capital del País, en contra de la Ley de Seguridad Pública. Durante la conferencia, según un comunicado publicado por el Movimiento por la Paz, dijo que “hay que tomar la responsabilidad que corresponde a cada unos de nosotros y construir el México que queremos, hay muchas maneras de participar, se requiere tan solo de tener la voluntad de hacerlo y ante la emergencia, este es el mejor momento para empezar. A mi hijo lo asesinaron hace un año y siete días en la Cd. De México y aún no ha recibido la justicia que merece y la dignidad que el estado mexicano le niega, pero no me mueve únicamente mi tragedia personal”.

A Teresa Carmona, la mueve “la tragedia compartida con miles de hermanos, los pueblos Wirrarika (huicholes) y los Tepehuano, millones jóvenes que “tienen una realidad de mierda”, la tragedia de la trata de niños y niñas, los bosques michoacanos “depredados por talamontes coludidos con ¿con quién sabe quién?”, la tierra devastada concesionada a las mineras extranjeras, la contaminación de ríos, los lagos , las costas , la pobreza alimentaria en Hidalgo, Oaxaca, Chiapas, Guerrero, la desigualdad atroz , los periodistas asesinados, los defensores de derechos humanos acosados, la violencia hacia las mujeres y la explotación sexual de nuestros niños, las madres de los soldados y policías muertos en esta guerra absurda, “pero también me mueven las muestras de solidaridad que he encontrado desde que empezamos a movilizarnos”.

Teresa Carmona no quiere formar parte de un movimiento de 200 o 400 mil víctimas, quiere formar parte de un movimiento de mexicanos solidarios y conscientes de que “el poder reside en nosotros, de ciudadanos dispuestos a entregar parte de nuestro tiempo y esfuerzo para la construcción de la Paz, dispuestos a comprometernos con tareas que nadie puede hacer por nosotros si es que en verdad queremos un México sin corrupción, con autoridades honestas y eficientes, donde nadie se muera de hambre, donde no haya niños sicarios, ni narcofosas. Queremos medios de comunicación éticos y comprometidos con nuestra realidad. Queremos un sistema educativo que desarrolle el potencial de nuestros niños y jóvenes. Queremos vivir sin vergüenza por el trato que sufren los migrantes en México. Queremos respeto a la diversidad en una convivencia nueva y humana. Queremos vivir sin miedo de que alguien pueda dañar a nuestros hijos. Queremos vivir en Paz con Justicia y Dignidad”

Teresa Carmona acompañará la Caravana hacia el Sur porque se siente responsable, porque como ciudadana mexicana quiere construir el México que quiere y porque quiere compartir su voluntad de hacerlo con los mexicanos del Sur, porque “ante la emergencia, este es el mejor momento para empezar”. Saldrá de la Ciudad de México, pasando por Guerrero, Oaxaca, Chiapas, San Cristóbal de las Casas, Tecumán (frontera con Guatemala), Acteal (en territorio autónomo zapatista), Tabasco, Veracruz y Puebla. Y lo más importante, llegará a Guatemala para denunciar el maltrato que reciben los migrantes en la frontera Sur.

Veremos a Teresa Carmona de nuevo, seguramente ya en Oaxaca, acompañada del inseparable estandarte coronado por margaritas blancas que hace presente a su hijo Joaquín. Su perfil de Facebook, sigue aún activo. A Joaquín le gustaba John Lennon, Bob Dylan y las películas de Tarantino, y quería ser arquitecto y construirle una casa a su madre. Era un chico de 21 años. “Tiene dos hermanos menores, le gustaba mucho el mar, era muy alegre, siempre sonreía, nadie se resistía a su risa; tenía una novia muy linda, estaban enamorados, viajaban del DF a Cuernavaca los fines de semana. Como otras hijas e hijos asesinados, era el tipo de persona que necesita México para salir adelante”.

Read this article in English

¡ESTAMOS HASTA LA MADRE! La resistència noviolenta s’organitza a Mèxic

¡ESTAMOS HASTA LA MADRE! La resistència noviolenta s’organitza a Mèxic

FOTOGRAFIES: Isolda Osorio

El pase de diapositivas requiere JavaScript.