Archivo mensual: octubre 2011

El Día de los 50.000 muertos

En México, un movimiento en contra de la guerra convoca a la movilización en un día sagrado

Por Marta Molina

Especial para The Narco News Bulletin

29 de octubre 2011

“Salgamos esa noche a nombrar a nuestros muertos. Llevemos junto a sus nombres y fechas de nacimiento y muerte, fotografías, prendas, todo aquello que los haga de nuevo presentes entre nosotros”. Con estas palabras convocó Javier Sicilia a los mexicanos a sumarse a una jornada global por la memoria de los 50.000 muertos en México durante la guerra contra el narcotráfico.

Fue justamente durante la primera parte del segundo diálogo público entre el MPJD (Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad) y el presidente Felipe Calderón el pasado 14 de octubre en el Castillo de Chapultepec cuando el poeta Sicilia llamó a los mexicanos a salir a las calles y plazas la noche del 31 de octubre para recordar a las víctimas de la violencia. Sicilia pidió a la población tomar “todo espacio público que haya sido arrebato por la delincuencia y la incapacidad gubernamental”. El objetivo, dijo Sicilia, es “juntar nuestros dolores, recordar a nuestros muertos y manifestar nuestra voluntad de paz, de amor y de justicia”


Grabado “La Catrina” del mexicano José Guadalupe Posada

En México, el Día de los Muertos se festeja desde tiempos prehispánicos y aunque se ha ido mezclando con el calendario cristiano del día de Todos los Santos y con el Halloween, este día es una fiesta llena de alegría y luto a la vez para hacer presentes a los muertos. La muerte (la Catrina, la huesuda, la fría, la de sonrisa malévola y coqueta) se viste de colores y el pueblo se burla de ella con humor pero también con respeto. El día 1 y 2 de noviembre los vivos se reúnen con sus parientes que murieron para conservar su memoria y no dejarlos morir. Muchos mexicanos celebran este día, salen a la calle para dirigirse a los panteones, hacen ofrendas, encienden velas para sus muertos y adornan sus altares con las típicas flores amarillas o naranjadas llamadas cempoalxochitl (su nombre en lengua indígena náhuatl).

No dejarlos morir, poner nombre a las víctimas y hacerlas presentes ha sido una de los objetivos del MPJD desde que recorrió México de norte a sur en forma de Caravana; que los 50.000 muertos dejaran de ser meras cifras o daños colaterales fruto de la llamada guerra contra las drogas desatada por el presidente Felipe Calderón desde 2006.

Es precisamente en este sentido que el MPJD ha convocado a la sociedad civil mexicana a celebrar un Día de los Muertos global entre el 31 de octubre a las 18h y el 1 de noviembre a la misma hora, 24 horas que sirvan para hacer presentes todos los muertos. Durante esta jornada que lleva por nombre “Un destello en la Oscuridad” los familiares de las víctimas harán un ayuno de 24h y se realizará una ofrenda monumental y un memorial para cada uno de los muertos.

En la Ciudad de México la jornada empezará en el Ángel de la Independencia (Centro Histórico) con una concentración con velas y una procesión en silencio y se realizaran actividades durante la noche y madrugada entre el 31 y el 1. Muchas otras ciudades han querido replicar esta convocatoria en sus plazas y sumarse a esta velada global. Además, los mexicanos que viven fuera del país han reunido también a sus comunidades en el extranjero para hacer presentes a las 50.000 víctimas y organizar 24h de velada por ellos.

Al evento en la Ciudad de México acudirán personalidades del mundo artístico, entre ellas la cantante Chavela Vargas de 92 años, que se unirá a la velada por la paz el día 1 de noviembre a las 12h, momento en que Javier Sicilia leerá una declaración política.

Organizar este acto simbólico de durante el Día de los Muertos pretende sacar de la intimidad de la familia la velada por sus muertos para convertirlo en un acto global. Se trata de una acción de resistencia civil durante la cual se pretende hacer partícipes a todos los mexicanos del mundo, vivos, y muertos. Igual que el Movimiento por la Paz consiguió que por primera vez las víctimas de esta guerra salieran a la calle y compartieran su dolor con las otras víctimas, ahora son los muertos que serán nombrados, nombre por nombre y se conocerán entre ellos para pedir justicia para los que aún están vivos.

María Herrera, integrante del MPJD en un vídeo para convocar a la jornada global del Día de los Muertos

Read this article in English

Anuncios

México juzga el crimen del silencio

Un tribunal de conciencia evidencia la inoperancia del estado mexicano para dar justicia a las víctimas de la violencia en el país

Por Marta Molina  |20 de octubre 2011|

Este viernes 21 de octubre tendrá lugar la primera sesión pública del Capítulo México del Tribunal Permanente de Los Pueblos (TPP) -apoyado por la Fundación italiana Lelio Basso- que pretende juzgar la violación de los derechos humanos en el país. Se trata de un tribunal popular que coloca la ética de los pueblos frente a su ausencia en los estados, un mecanismo de presión de la sociedad civil para exigir a los estados que hagan su trabajo. Durante este “tribunal de conciencia” varios expertos juristas presentaran casos de violaciones de los derechos humanos y sus correspondientes sentencias. El proceso, que empieza formalmente mañana, culminará a finales de 2013 o principios de 2014.

“Que este tribunal prevenga el crimen del silencio”. Con esta frase Bertrand Russell (Premio Nobel de Literatura, 1950) definía el espíritu y el objetivo del Tribunal Internacional de Crímenes de Guerra constituido en 1966 para investigar las atrocidades cometidas por los Estados Unidos en Vietnam y juzgarlos de acuerdo con la legislación internacional. Por aquel entonces el Tribunal lo apoyaron importantes personalidades como Lelio Basso, Gunter Anders, James Baldwin, Julio Cortázar, Lázaro Cárdenas o Simone de Beauvoir y fue presidido por Jean Paul Sartre.

I Tribunal Russell sobre Vietnam (1967) imagen extraída de la película Russelltribunalen (2003). Dirigida por Staffan Lamm DR Staffan Lamm

Durante la sesión inaugural Sartre explicó los motivos para emprender una iniciativa de esta naturaleza y que hoy constituyen el alma del TPP: “los derechos de los individuos y de los pueblos no pueden ser negados por razones de estado. En ninguna circunstancia ni lugar”. Según Sartre el juicio de Núremberg contra los nazis supuso una novedad histórica, la de un cambio esencial en materia jurídica y política, un cambio de paradigma central que hoy es esencial para entender lo que está pasando en México: la sustitución de un derecho a la guerra por un derecho contra la guerra.

Un jurado, expertos, testigos y un veredicto. La única diferencia con un tribunal convencional es que sus conclusiones no tienen validez jurídica, pero sirve para remover conciencias a nivel internacional, exigir a los estados que cumplan con su función, escuchar a los ciudadanos y visibilizar a las víctimas de los distintos tipos de violencias. Actúa como un tribunal del pueblo que se enfrenta a las injusticias y violaciones del derecho internacional que no se han juzgado o que, aun siendo reconocidas, continúan bajo completa impunidad. En 2010 se celebraron dos de las sesiones del primer Tribunal Russell sobre Palestina en Barcelona y en Londres y el mes que viene será Ciudad del Cabo en Sudáfrica quien acoja la tercera sesión para juzgar en crimen de Apartheid en Palestina.

Con el mismo objetivo que el Tribunal Russell se fundó en Bolonia -Italia- en 1979 el Tribunal Permanente de los Pueblos (TPP), para hacer visibles y calificar según el derecho internacional los crímenes contra la humanidad. De eso hace ya 32 años, pero aún sigue siendo necesario un tribunal de conciencia para dar a conocer a nivel internacional las atrocidades cometidas en un país y la incapacidad del estado o la comunidad internacional para ponerles fin.

El proceso en México comenzó hace dos años, cuando organizaciones sociales, civiles y defensores de derechos humanos entablaron contacto con la Fundación italiana Lelio Basso para solicitar que se llevara a cabo una sesión en México y que para ello se conformara la sección mexicana del tribunal. Hoy, ya está en proceso. Durante el TPP en México se realizaran siete audiencias temáticas con los siguientes títulos: (1) violencia, guerra sucia, impunidad y acceso a la justicia; (2) feminicidios y violencia contra las mujeres; (3) violencia contra los migrantes e inmigración como algo forzado; (4) trabajo, precarización y desregulación laboral, y violación a derechos laborales colectivos; (5) violencia contra el maíz, la soberanía alimentaria y la autonomía: los ataques del sistema agroalimentario industrial global contra la vida campesina y los pueblos indios; (6) devastación ambiental: los efectos de la industrialización capitalista en los territorios de pueblos indios y población en general, y (7) medios de comunicación, su pertinencia y su urgente independencia.

La petitoria formal que se presentará este viernes, pretende justificar la urgencia de un tribunal internacional de opinión ante las numerosas evidencias de violación a los derechos humanos en México y romper el cerco mediático generalizado a nivel internacional que durante años mostró el supuesto rostro de un México democrático mientras crecía una regresión generalizada de los derechos de la población mexicana.


Raul Vera (izq.) con Samuel Ruiz (dcha.) que fue miembro del II Tribunal Russell sobre la represión en América Latina

Durante la presentación del Capítulo México del Tribunal Permanente de los Pueblos en la Casa Lamm en la Ciudad de México, Monseñor Raúl Vera, obispo de Saltillo, resaltó la importancia de un tribunal de conciencia de estas características para dar eco internacional a las carencias democráticas en el país y, lo más importante, “convertirá en sujetos a los que no cuentan”. Vera recordó las palabras de Don Samuel Ruiz, obispo de San Cristóbal de las Casas durante años y miembro del jurado en el II Tribunal Russell que juzgó las atrocidades cometidas durante las dictaduras en América Latina: “Cuando vio a los zapatistas hablando en el congreso dijo: “ya son sujetos”. Según Vera, una de las riquezas del TPP es dar voz a casos como el genocidio en Acteal (Altos de Chiapas) en 1997, el incumplimiento de los Acuerdos de San Andrés, visibilizar a las víctimas de la guerra contra las drogas y para juntar fuerzas con el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad encabezado por el poeta Javier Sicilia.

La primera sesión pública del Capítulo México del Tribunal Permanente de Los Pueblos será este viernes 21 de octubre a las 9:00 am en el Auditorio Alfonso Caso de Ciudad Universitaria, UNAM (junto a la Torre II de Humanidades), contará con la participación de dos jueces internacionales: Philippe Texier , Magistrado de la Corte de Casación de Francia; Franco Ippolito, Magistrado de la Corte suprema de Casación de Italia y dos miembros del TPP: Gianni Tognoni y Simona Fraudatario.

La última lanza de Russell a favor de la paz

Entre las diversas estrategias tanteadas por Bertrand Russell para sensibilizar la opinión publica ninguna resultaba ser sino parcialmente efectiva. Ni discursos, ni textos, ni conferencias de científicos, ni manifestaciones, a pesar de su éxito aparente, sirvieron como armas definitivas en la batalla contra la injusticia y a favor de la paz. A sus 91 años, intentaría otro plan de ataque. Empezó a pensar en una nueva organización con una finalidad muy concreta: fomentar cualquier objetivo que pudiera incrementar la acción contra la guerra y contra la injusticia sufridos por individuos y pueblos oprimidos. En 1966 se constituyó el Tribunal Russell sobre los Crímenes de Guerra en Vietnam. Testimonios directos y informaciones de expertos sobre la actuación de los Estados Unidos en dicha guerra denunciaron la indefendible actitud imperialista del gobierno norteamericano. Por aquel entonces el Tribunal Russell lo apoyaron importantes personalidades intelectuales como Jean Paul Sartre, quién presidió el Tribunal, Lelio Basso, Gunter Anders, James Baldwin, Julio Cortázar, Lázaro Cárdenas y Simone de Beauvoir.La creación de este Tribunal sería la última lanza que Russell rompería en pro de la paz y que daría sus frutos, hasta hoy.

El legado del primer Tribunal

En 1964 se celebró el Tribunal Russell II sobre la situación de los países Suramericanos que se llevó a cabo en tres sesiones; Roma (1974), Bruselas (1975) y Roma de nuevo (1976). Fue creado por el profesor universitario Lelio Basso con el objetivo de investigar las violaciones de los derechos humanos que se estaban perpetrando en Brasil, Chile y Argentina por aquel momento (1973). Sin embargo, las sesiones que tuvieron lugar en Roma en 1974 se acabaron centrando más en las acusaciones de violación de derechos humanos que pesaban sobre la Junta Militar en Chile, presidida por el general Augusto Pinochet, y en la situación concreta de Brasil. En sus conclusiones relativas a la violación de los derechos del hombre y de los derechos de los pueblos se refirió: Que las comunidades indígenas de América Latina, primeras víctimas de la agresión colonial, continúan sometidas a un régimen discriminatorio en el interior de pueblos globalmente reprimidos, bajo la presión y en el interés de las empresas privadas, multinacionales y locales (parágrafo 7)”.


El escritor y periodista Gabriel García Marquez y la luchadora social brasileña exiliada en Chile Carmela Pezzuti durante el II Tribunal Russell sobre América Latina DR Fondazione Lelio Basso – Fondo Tribunale Russell

En la Secretaría Científica del Tribunal Russell en Roma participaron entre otros el escritor Gabriel García Márquez, el historiador Vladimir Dedijer y el profesor universitario Marcello Ferrada-Noli; éste último, además, dio testimonio público ante el Tribunal sobre su experiencia como prisionero en la cárcel de la isla chilena de Quiriquina. Durante la sesión de clausura del Tribunal Russell II se anunció la creación de el Tribunal Permanente de los Pueblos que se estableció en Bolonia el 23 de junio de 1979. Desde sus inicios y hasta abril de 1984, el Tribunal pronunció dos dictámenes de carácter consultivo relativos al Sáhara Occidental y Eritrea y se desarrolló en seis sesiones: Argentina, Filipinas, El Salvador, Afganistán I y II, Timor Oriental y Guatemala. La clausura tuvo lugar en Madrid en enero de 1983. Entre los días 13 y 16 de abril de 1984, se llevó a cabo una sesión especial en Madrid para investigar el genocidio armenio en que el jurado declaró culpable al estado de Turquía por el genocidio del pueblo armenio.

En el año 2004 tuvo lugar en Bruselas el Tribunal Russell, continuando la tradición del Tribunal Russell y dentro del Tribunal Mundial sobre Iraq (WTI por sus siglas en inglés) fue creado para llevar a cabo un análisis similar del grupo Proyecto para el Nuevo Siglo Americano (o en inglés PNAC), de la invasión a Iraq en el 2003 y la posterior ocupación del país y de los vínculos entre ellos.

El Tribunall Russell despierta de nuevo

Julio Cortázar (segunda fila a la izquierda) en el Tribunal Russell II en América Latina

En 2010 empieza el Tribunal Russell sobre Palestina (TRP). Más de cuarenta años después, la Fundación Bertrand Russell patrocinó el establecimiento de un Tribunal Russell para examinar una serie de deficiencias, omisiones y complicidades de terceros Estados y de organizaciones internacionales que han dado lugar a la continua ocupación de los Territorios Palestinos y a la impunidad de que goza el Estado de Israel. El TRP está constituido por reconocidas figuras de diversos países, Israel incluido, y su legitimidad no proviene de ningún Gobierno o partido político, sino del prestigio, la carrera y el compromiso respecto a los derechos humanos de los miembros que lo integran.

Russell hablaría también hoy en 2011 dando voz a tribunales de conciencia, para juzgar el crimen más grande de la humanidad, el callar, girar el rostro para otro lado para no señalar con el dedo los crímenes contra la humanidad que quedan impunes. Este viernes empieza el Tribunal Permanente de los Pueblos en México y a principios del próximo mes, Sudáfrica juzgara en crimen de Apartheid en Palestina con Stéphane Hessel como miembro del jurado, un hombre de 90 años que presenció la redacción de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y que hasta hoy sigue denunciando el crimen del silencio e inspirando la voz de los “Indignados” alrededor del mundo que se niegan a callar.

Artículo publicado en  The Narco News Bulletin

Más sobre TPP México:

La Sociedad Civil Las Abejas recibe el primer taller del Tribunal Permanente de los Pueblos

Más sobre Tribunal Russell:

Se abre en Barcelona la primera sesión del Tribunal Russell sobre Palestina

Barcelona acogerá la primera sesión internacional del Tribunal Russell sobre Palestina

“Lo que ocurre en Palestina es incluso peor que lo que vivimos durante el apartheid”

Fuenteovejuna, ¡todos a una!

En tiempo de revoluciones, por que no, volver a revisar la magnífica obra de Lope de Vega, Fuenteovejuna. Esta es la propuesta de Raquel Seoane, actriz uruguaya que llegó a México escapando de la dictadura militar en su país y que desde 1981 dirige la Institución Teatral Independiente “Contigo América” en la Ciudad de México.

Con un reparto de 12 actores y una puesta en escena sencilla pero con gusto la adaptación que Raquel Seoane hace de la obra de Lope de Vega consigue llegar a lo imprescindible: la unión y la organización “hace la fuerza”. Este es el mensaje de Fuenteovejuna donde cualidades en peligro de extinción en nuestras sociedades como la lealtad, el amor y el honor se enaltecen como indispensables para hacer a revolución.

Lope de Vega escribe su obra en pleno barroco español pero se inspira en un hecho acontecido hacia 1467 en un pueblecito cordobés durante la guerra civil entre Isabel la Católica y Juana la Beltraneja por el trono de Castilla. En esa época Fuente Ovejuna fue ocupado por el Comendador de la orden de Calatrava Fernán Gómez, que sometió al pueblo a todo tipo de abusos.

Del siglo XV a la actualidad, quizás han cambiado las versiones de esta tiranía ejercida sobre los pueblos, pero seguimos bajo el yugo de la violencia en la mayoría de rincones del planeta y a su vez, el planeta entero sufriendo las consecuencias de una violencia estructural espantosa que puede devastar bosques y al mismo tiempo dejar sin comida a un porcentaje vergonzoso de la población mundial.

Dictaduras, supuestas democracias, ocupaciones de pueblos, violaciones de los derechos humanos, devastación del planeta, de culturas milenarias… Éstas distintas formas de violencia son sólo algunas versiones de la tiranía que ejercen los que se consideran poderosos, como el Comendador Fernán Gómez, contra el pueblo al que dicen servir y proteger pero contra el que cometen todo tipo de injusticias amparándose en antiguos derechos feudales. Como hoy, cuando bajo el nombre de la democracia se esconden regímenes opresores, racistas y tiranos y se desatan guerras absurdas como la que comenzó en 2006 Felipe Calderón con el pretexto de proteger a la ciudadanía mexicana del narcotráfico.

Lo que sin lugar a dudas ha cambiado des del siglo XV son las formas de resistencia civil a estas tiranías. El pueblo de Fuente Ovejuna busca justicia y se organiza para alzarse en armas y matar al gobernador. Hoy, como hemos comprobado con las revoluciones acontecidas en los últimos tiempos, desde Islandia a Egipto, los pueblos se inspiran en la resistencia noviolenta para organizarse y reconquistar su espacio y su voz o para derrocar al dictador. La noviolencia gandhiana, la organización de la sociedad por los derechos civiles inspirada por Martin Luther King inspiraron estas revoluciones que pasarán a la historia, como inspiraron la resistencia noviolenta en Palestina, en Birmania, en Filipinas, en Serbia, en Sudáfrica y en tantos otros lugares que hoy, son un ejemplo para el movimiento de los Indignados en España o para el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad en México.

Pero salvando estas distancias, tenemos mucho que aprender del pueblo de Fuente Ovejuna, un ejemplo de pueblo unido y organizado contra un dictador. En asamblea, los vecinos del pueblo, los ricos, los campesinos, el alcalde, las mujeres, los niños, deciden juntos cómo hacer justicia. En su caso, alzarse en armas para vencer. ¿Cómo organizarse para hacer justicia a  los 50.000 muertos y los 20.000 desaparecidos que se ha cobrado ya lo que nos entestamos en nombrar guerra contra las drogas y que en realidad es una guerra contra los mexicanos? Tenemos ejemplos de resistencia noviolenta que paso a paso van tomando forma en México. Con el arma de la organización y la acción.

El pueblo cordobés de Fuenteovejuna de 1467 podría ser cualquiera de los pueblos indígenas mexicanos, podría ser nuestra comunidad de vecinos, podría ser un país entero organizándose para combatir los distintos tipos de violencias a los que somos sometidos. Tal vez no sabían de resistencia noviolenta, pero en Fuenteovejuna supieron organizarse y estar unidos sin olvidar que la lealtad el amor y el honor también son importantes para hacer la revolución y triunfar.

Cualquiera de nosotras podría ser Laurencia, quien abre los ojos a los hombres de la comunidad para que empiecen a organizarse y ella misma moviliza a las mujeres de Fuenteovejuna para que, lejos de quedarse en sus casas muertas de miedo, se unan a la rebelión contra el gobernador tirano. Muchas de estas Lucrecias perdieron el miedo y acompañaron la Caravana por la Paz con Justicia y Dignidad al Norte y al Sur de México denunciando las desapariciones de sus hijos, maridos y nietos.

Raquel Seoane, también es Laurencia, por recordarnos la vigencia de Fuente Ovejuna en los tiempos que corren, por intentar cada día la construcción de una sociedad más justa, más libre y más creativa a través de la expresión teatral, por recordarnos que la cultura, también es una forma de resistencia noviolenta.

«¿Quién mató al Comendador? / Fuenteovejuna, Señor / ¿Quién es Fuenteovejuna? / Todo el pueblo, Señor»

Al terminar cada función, Contigo… América hace un intercambio con el público, al que no le cobra entrada sino que le pide una colaboración por medio de un sobre. También le solicita otras cosas: por un lado, que ayuden a la promoción del grupo; por otro, “conversar sobre lo que vio, sobre lo que sintió, para generar un vínculo absolutamente diferente a través del diálogo”.

Pueden ver Fuente Ovejuna hasta el 23 de octubre los viernes (a las 20h) los sábados (a las 19h) o los domingos (a las 18h) en Contigo América (Calle Arizona, 156, Col. Nápoles, Ciudad de México)

http://www.contigoamerica.org