Archivo mensual: mayo 2012

A Mexican Spring begins to blossom

Foto: Marta Molina

In Mexico City’s daily life — in the shops, taxicabs, cafes and lines waiting for the bus — one could hear conversations between people of all ages saying that Enrique Peña Nieto would, without a doubt, win the presidential elections. “Either something huge will happen,” a taxi driver told me, “or he will win.” And when people referred to “something huge happening,” they were referring to violence, or some unbearable crisis.

But it hasn’t happened like that. Far from anything originally expected, it is the Mexican youth and university students who are doing “something huge.” They have altered the political agenda in the country to prove that no one wins an election until the election itself.

The gathering began on May 23 at the Estela de Luz, or Pillar of Light a monument that has caused much controversy due to the billions of pesos the government invested in its construction. The students appropriated this symbol of corruption to illuminate it with their democratic demands in a key pre-electoral moment.

With only 40 days left in the race, the protest was provoked by the manipulation of information and the imposition of a candidate by corporate and media elites during the hype of the electoral campaigns. In the end, 20,000 students from universities both public and private marched for four hours along the main avenues of Mexico City. The protests that followed have sparked talk of a “Mexican Spring,” making reference to the uprisings that began in North Africa at the end of 2010.

Javier Sicilia, the poet, journalist and leader of the Movement for Peace with Justice and Dignity (MPJD), came to give his support at the march. Remembering his son Juanelo — who was assassinated on March 28, 2011, and would surely have been marching if he were still alive — Sicilia said, “I would want to see my son here. I can’t see him, but I see him in the thousands of youth here.”

Sicilia inspired the movement that shook the country last year by asking for an end to the war on drugs, an end to the violence in the country and justice for its victims. In reference to the student protest he added, “We are at a historical breaking point, a crisis of the world’s civilization. We are coming through the cracks in the state and the crumbling economy to build something new.”

The poet expressed his excitement, “They are the ones fighting for the present; it’s the revolt of intelligence in the face of barbarism. They are not minors. They are our elders fighting for what we took from them, their present. It’s a marvelous lesson and we are here to support them.”

The principal demands of the students coincide with the last point of the National Pact for Peace that Javier Sicilia proposed at the Zócalo in downtown Mexico City on May 8, 2011, when the MPJD was just beginning: political reform, a representative democracy, the democratization of the media and state policy that breaks with the monopoly of the media — a policy that will generate competition and make public media stronger.

In this sense, it seems as though the movement that had its first anniversary on March 28 has found in these students and youth allies for rebuilding the social fabric of Mexican society.

The spark

The story started two weeks ago, on May 11, during a meeting with Enrique Peña Nieto, the presidential candidate of the Institutional Revolutionary Party (PRI) at the Iberoamericana University (Ibero), one of the most prestigious private universities in the country. Students admonished the candidate who aspires to be Mexico’s next president, thereby returning hegemonic power back to the PRI, which lost 12 years ago. They shouted “Coward!” and “Ibero doesn’t want you!” and and “Assassin!” — reminding the candidate of the brutal repression he ordered against the farmers and florists that mobilized in San Salvador Atenco in 2006, when he was the governor of Estado de México. This repression, in which two young men were murdered, 350 people were detained — including 10 minors — and 26 women were raped, was one of the most violent episodes during his mandate.

Trying to avoid a scandal in the media and attempting to protect his image as a candidate in the face of the student’s disapproval, the PRI accused the students of being agitators paid for by the candidate of the left, Andrés Manuel Lopez Obrador (AMLO) of the Party of the Democratic Revolution (PRD). The media duopoly that dominates 95 percent of television concessions in Mexico — Televisa and TV Azteca — followed the script by not giving visibility to the student protest against the candidate that the two have already determined will be the “winner” during the electoral process.

But Peña Nieto’s advisers and the media duopoly missed a detail: Many students posted videos online that went viral on the social networks, exposing how the two huge television networks were omitting what really happened and selling what occurred as a “campaign success.”

Three days later, 131 students posted a video on YouTube in which they identified themselves with their official student ID cards and assured viewers that nobody had paid them to admonish Peña Nieto. In the video, the students insist that they do not belong to any political party and express their disapproval of Peña Nieto and the evident manipulation of information. The video has been viewed over one million times to date.

Now, youth from other universities have decided to support the Ibero students who exposed the relationship between Peña Nieto and the media elites and the lack of fairness and equality in the political campaigns. They adopted the name #YoSoy132 (or #IAm132), because they united “in conjunction” as one more.

Thus, a student movement with its name in the form of a hashtag was born. It extended itself on the web and became a worldwide trending topic for over six days. The movement called for massive mobilizations on the streets of Mexico City, such as the march led by students from four main private universities — Ibero, Anáhuac, Tecnológico de Monterrey and the Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) — on May 18. They held a rally in front of the various Televisa offices demanding “transparent, plural and impartial information that promotes critical thinking” and does not favor any single candidate.

Foto: Marta Molina

With no relation to the youth of #IAm132, 45,000 people marched against the PRI’s candidate Peña Nieto in downtown Mexico City the following day, according to official estimates. No movement or organization took responsibility for the gathering; it was born out of social networks.

On the afternoon of May 23, those who introduced the hashtag on Twitter created their own website hours before the march. Twenty thousand people showed up, marching with books in hand — shouting and chanting for a change in the country. Fliers that the students handed out stated their demand that citizens be able to “criticize their government, politicians, the heads of corporations, and society itself based on facts. This is why I Am 132 makes the right to information and the right to freedom of speech its main demand.”

They also declared that they are a “movement free from any political party and made up of citizens, and that’s why they do not support or reject to any political candidate.” Another demand of I Am 132 is “the guarantee to internet access as a constitutional right.”

As people joined the protest, the students decided to march along Paseo de la Reforma (one of Mexico City’s main avenues) to the monument of the Angel of Independence. Once there, spontaneously, some of the protesters decided to continue to the main headquarters of TV network Televisa to demand the transmission of a second political debate on June 10 by the candidates on national television. Another group of protesters continued the march to the Zócalo in the centre of the city capital.

During the march, the demonstrators chanted, “We don’t want a soap opera of a Democracy” and “October 2 isn’t forgotten,” in reference to the day in which the Mexican government tried to dismantle the student movement of 1968 — killing hundreds, according to independent investigations.

There were also demonstrations in other states on the country: in Oaxaca, Jalisco, Morelos, Querétaro, Yucatán, Michoacán Hidalgo, Chiapas, Baja California, Puebla and Estado México.

The students have called a general assembly for Wednesday, May 30, in which representatives from each university will work on their collective proposals.

Has the Mexican Spring arrived?

Foto: Marta Molina / México City

The students wanted to demonstrate that no one can win the presidency before an election takes place. They ask for the truth.

This is the self-expression of a generation that is challenging the assumed victory of a presidential candidate 40 days before the elections. They are playing their role as revolutionaries, as agents of change and of moral force. These students know that social media can be a space where they can participate as free and independent citizens and can serve as a counterbalance to the discourse of the powers that be, including the media duopoly.

As Iyalli, a 23-year old student from the Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) says, “it’s the first time in which many of our generation are going to vote. They should see that we, the youth are interested in our country, in changing it, in creating a better society starting with ourselves.”

“We are party-less. We are not favoring any political party or candidate and we want the media to open up, to stop lying,” said a student at Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

They are party-less but not apolitical. The supposed apathy and individualism and by which the Mexican youth have been characterized has been disproved on the streets and on the web. The budding movement intends to organize itself, to create ties between the different universities, to elaborate collective proposals and to develop a more concrete political organization. Only after this happens can we start talking about a Mexican Spring.

Pick-Ups: Truthout

Anuncios

La Primavera mexicana, ¿empieza a florecer?

Miles de universitarios se movilizan por la democratización de los medios de comunicación y la “no imposición” de candidatos por parte de los grupos mediáticos

Javier Sicilia, líder del Movimiento contrario a la guerra contra las drogas apoyó a los estudiantes y aseguró que ve a su hijo asesinado, Juanelo, en cada uno de ellos

En la vida cotidiana, en las tiendas, en los taxis, en el mercado, en los restaurantes, en los cafés y en las filas del metrobús se oían conversaciones entre ciudadanos de distintas edades que daban una victoria indiscutible a Enrique Peña Nieto para las presidenciales. “O algo grande pasa, o gana”. Y este “algo grande pasa” se refería más bien a un episodio de violencia, algo preocupante, una insostenible situación de tensión. Pero no fue así. Lejos de toda especulación, los protagonistas de este “o algo pasa” fueron los jóvenes mexicanos, los estudiantes, los universitarios. Han sido ellos los que se han puesto en la agenda política del país, los que reivindican que no hay nadie que gane antes de las elecciones.

El Mayo mexicano empezó en forma de movilización estudiantil acaparando la recta final de la campaña para las presidenciales en el país. A 40 días de las elecciones, el hartazgo de los universitarios provocado por la manipulación informativa y la imposición de un candidato por parte de las elites empresariales y mediáticas en plena campaña electoral ha sido el detonante para empezar a movilizarse.

La tarde del 23 de mayo en la que 20.000 estudiantes de distintas universidades, públicas y privadas marcharon durante más de 4 horas por las avenidas más transitadas de la Ciudad de México fue precedida por distintos episodios de protesta que fueron detonantes para que hoy hasta se hable de “La Primavera Mexicana” haciendo alusión al inicio de las revueltas en el norte de África a finales de 2010.

Javier Sicilia: “es la revuelta de la inteligencia frente a la barbarie”

A las 6 de la tarde era la hora de encuentro. El punto: el monumento de la Estela de Luz –que ya provocó polémica en su momento por los mil millones de pesos que invirtió el gobierno para su construcción- . Los estudiantes se apropiaron de este símbolo de la corrupción para iluminarlo con sus demandas democráticas marcando la agenda política del país en un momento preelectoral clave.

A esa hora habían llegado unos 500 estudiantes a la cita a la que también acudió el líder del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad (MPJD), el poeta y periodista Javier Sicilia. Llegó para darles su apoyo en la marcha y dirigirles unas palabras bien emotivas y inspiradoras durante las cuales también recordó a su hijo Juanelo asesinado el 28 de marzo de 2011 y que seguramente, de no estar muerto, marcharía con ellos: “Yo quisiera ver a mi hijo aquí. No lo puedo ver, pero lo veo en los miles de muchachos que están acá”

Sicilia inspiró un movimiento que empezó a sacudir el país hace un año pidiendo el fin de la guerra contra las drogas, de la violencia y justicia para las víctimas. En referencia a la protesta estudiantil añadió que “estamos en un parte aguas histórico, una crisis civilizatoria mundial. Están saliendo las fisuras del Estado y de la economía que se desmorona para empezar a construir lo nuevo”.

El poeta expresó su emoción en palabras: “Lo estábamos aguardando. Se hicieron esperar, pero nunca es tarde. Ellos son los que están luchando por el presente, es la revuelta de la inteligencia frente a la barbarie. No son menores de edad. Son nuestros mayores de edad y están peleando por lo que nosotros les hemos quitado, su presente. Es una lección maravillosa y aquí estamos para apoyarlos”.

La demanda principal de los estudiantes “Yo soy 132” coincide con el último punto del Pacto Nacional por la Paz que Javier Sicilia propuso en el Zócalo el 8 de mayo de 2011, cuando empezaba el MPJD: la reforma política, una democracia representativa, la democratización en los medios de comunicación y una política de Estado en materia de telecomunicaciones que rompa los monopolios y genere una amplia apertura no sólo a la competencia sino al fortalecimiento de los medios públicos.

En este sentido parece que el Movimiento que cumplió un año el pasado 28 de marzo encontró en los universitarios y los jóvenes los aliados perfectos para recuperar el tejido social mexicano, una alianza estratégica clara con la fuerza moral necesaria para la reconstrucción del país.

El “detonante” de la Ibero convertido en Trending Topic

La historia en hechos empezó hace dos semanas, el pasado 11 de mayo, durante un meeting del candidato Enrique Peña Nieto (EPN) del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en la Universidad Iberoamericana (Ibero), una de las privadas más prestigiosas del país. Los estudiantes increparon al galán que aspira a ser presidente de México y a devolver al PRI el poder hegemónico perdido hace 12 años. Le gritaron “¡Cobarde!”, “¡La Ibero no te quiere!” , “¡Asesino!”,  recordándole la brutal represión que ejerció contra los campesinos y floristas que se movilizaron en San Salvador Atenco en 2006, cuando era gobernador del Estado de México: uno de los episodios de violencia más fuertes durante su mandato que provocó el asesinato de dos jóvenes, la detención de 350 personas -entre ellas 10 menores de edad- y violaciones sexuales a 26 mujeres.

Con el objetivo de evitar escándalos mediáticos y proteger su figura como candidato electoral frente al descrédito que mostraron los estudiantes, el PRI les acusó de ser agitadores pagados por el candidato de izquierda a la presidencia mexicana Andrés Manuel López Obrador (AMLO) del Partido de la Revolución Democrática (PRD). Además, el duopolio mediático que domina el 95% de las concesiones televisivas en México, Televisa y TV Azteca les siguió el guión en su afán de divulgar un “no ha pasado nada” a la sociedad y no visibilizaron la protesta estudiantil en contra del candidato que ellas mismas se habían encargado de construir como “ganador” durante el proceso preelectoral.

Pero a los asesores de EPN y al duopolio mediático se les escapó un detalle: los videos sobre lo ocurrido grabado de forma casera por muchos de los estudiantes empezaron a circular de forma viral por internet y en las redes sociales evidenciando que las grandes cadenas televisivas seguían sin informar sobre lo realmente ocurrido y vendiéndolo como un “éxito de campaña”.

La primera respuesta de los estudiantes a este ejercicio de manipulación informativa no se hizo esperar. Al cabo de 3 días, el 14 de mayo, 131 de ellos colgaron un video en You Tube donde se identifican con su carnet de estudiantes, y aseguran que nadie les ha pagado por increpar a EPN. En el video insisten en que no responden a ningún partido político y expresan sus desprecio a la gestión del ex gobernador del Estado de México y a la evidente manipulación informativa. El video ya tiene más de un millón de visitas a día de hoy.

En ese punto, jóvenes de otras universidades decidieron apoyar la causa de los estudiantes de la Ibero quienes evidenciaron la relación de EPN con las élites del poder mediático y la falta de equidad en las campañas políticas. De ahí adoptaron el nombre de #YoSoy132, “ -porque se unían, como uno más “en conjunto”, a ellos-.

Ese día nació una movilización estudiantil bajo un nombre en forma de hashtag que se ha extendido por la red convirtiéndose en Trending Topic mundial durante más de seis días y llamó a movilizaciones masivas por la calles de la Ciudad de México como la del viernes 18 convocada por las cuatro principales universidades privadas: la Ibero, la Anáhuac, el Tecnológico de Monterrey y el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) que se manifestaron delante de varias sedes de Televisa pidiendo una “información transparente, plural e imparcial que fomente una conciencia y un pensamiento crítico” y que no se dedique a promocionar a solo uno de los candidatos.

De forma paralela y sin estar relacionado con los jóvenes “Yo Soy 132”, al día siguiente, sábado 19 de mayo , 45.000 personas según la cifra oficial, marcharon en el centro de la Ciudad de México contra el candidato príista EPN. Ningún movimiento se atribuyó la convocatoria. Todo se gestó por medio de las redes sociales. La única consigna era marchar contra EPN con la condición de no llevar consignas de otro partido.

#Yo Soy 132: Pueblo informado, Pueblo no manipulado

Después de un primer momento detonante con los estudiante de la Ibero protestando contra Peña Nieto, el caso omiso de las principales televisoras del país, una marcha convocada por estudiantes de universidades privadas hacia las sedes de Televisa y una manifestación multitudinaria cuyo convocante tuvo 45.000 cabezas vino la gran movilización liderada por los #Yo Soy 132: 20.000 personas en la calle manifestándose por la democratización de los medios, la exigencia de un proceso electoral transparente y claro y la “no imposición” de candidatos por parte de los grupos mediáticos.

La tarde del pasado día 23, quienes se dieron a conocer con ese hashtag en Twitter, crearon un dominio en internet horas antes de la manifestación. En la página (http://yosoy132.mx) dejan claras las principales peticiones: “no favoritismo en los medios de comunicación”, “manejo de información de manera honesta”, “ información real y no manipulada”, “pueblo informado, pueblo no manipulado”, “informar y educación, nuestra misión”.

Eran 20.000 personas, quizás el Trending Topic real, de carne y hueso, marchando con sus libros en las manos y gritando consignas de lucha por un cambio en su país. Los estudiantes hicieron públicas algunas de sus demandas que a día de hoy se recogen ya en un pliegue petitorio, demandas que van desde un cambio de lógica económica y política al empoderamiento ciudadano a través de la información para que “los ciudadanos puedan exigir y criticar de manera fundamentada a su gobierno, a los actores políticos, a los empresarios y a la sociedad misma. Por eso, “Yo Soy 132″ hace del derecho a la información y del derecho a la libertad de expresión sus principales demandas”.

También declararon que son un movimiento ajeno a cualquier postura partidista y constituido por ciudadanos, y por eso no expresamos muestras de apoyo o rechazo hacia ningún candidato político. Otra de las demandas de “Yo Soy 132” es garantizar el acceso a Internet como derecho constitucional.

A medida que se iba añadiendo gente a la concentración de protesta contra la manipulación informativa de los duopolios televisivos y el intento de imposición de un candidato casi por “mandato mediático”, los estudiantes decidieron marchar por todo el Paseo de la Reforma (una de las mayores y más transitadas avenidas de la Ciudad de México) hasta llegar al monumento del Ángel de la Independencia. Una vez allí, espontáneamente, una parte de la marcha decidió continuar la marcha primero hasta las instalaciones de la televisora (Televisa) para pedir la transmisión en cadena nacional del segundo debate entre candidatos (a realizarse el 10 de junio) y acabar con lo que denominaron “contenidos basura” y “telenovelas idiotizantes”. Otro grupo de manifestantes se dirigió al Zócalo capitalino.

Durante la marcha no faltaron las consignas reivindicativas y creativas apelando a las demandas de los “Yo Soy 132” como la de “No queremos una democracia de telenovela”. Pero también se escuchó “el 2 de octubre no se olvida” en referencia al día en que el gobierno mexicano quiso dispersar el movimiento estudiantil de 1968 provocando el terrible desenlace conocido como la Matanza de Tlatelolco asesinando a centenas de estudiantes según las investigaciones independientes actuales. También se oyó “Atenco vive, la lucha sigue”, y es que se unieron a la marcha Nacho del Valle y otros líderes del movimiento que fue brutalmente reprimido en 2006 en Atenco bajo el gobierno del PRI y Peña Nieto en 2006.

Después de cuatro horas de marcha, los estudiantes llegaron al Zócalo, donde se improvisó una asamblea entre un grupo de al menos 700 de los que marcharon que finalmente acordaron reunirse el sábado 26 de mayo en la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco (lugar de la Matanza de 1968) para crear un documento conjunto y firmado por todas las universidades con propuestas de cambio que reflejen lo que los jóvenes quieren para su país.

Las manifestaciones se han replicado en otros estados del país: Oaxaca, Jalisco Morelos, Querétaro, Yucatán, Michoacán Hidalgo, Chiapas, Baja California, Puebla, y Estado México.

¿Llega la primavera mexicana?

Independientemente de si llega la primavera o no, los estudiantes quisieron demostrar con sus demandas que no hay nadie que gane antes de una elección. Piden que se diga la verdad. Además, se demuestra de nuevo que el sector joven no está despolitizado en el país. Son los jóvenes mexicanos de lo que ya se llama en Twitter “Primavera 132”. Vengan de universidades públicas con una larga tradición organizativa y de lucha o de universidades privadas.

Se trata de la expresión de una generación que a 40 días de las elecciones está poniendo en duda la victoria de un candidato que ya se daba por hecha, estudiantes que asumen su rol de revolucionarios, de agentes de cambio, su fuerza moral, estudiantes que saben que las redes pueden ser espacios para la articulación de ciudadanía y convertirse en un contrapeso del discurso y del poder tradicional, incluido el de los medios.

Octavio Solís, académico del Colegio de Ciencias y Humanidades Vallejo, del departamento de historia de la UNAM comenta que “a partir del 23 el movimiento se definió como una movilización de mayor alcance, ahí fue donde echó raíces en términos de identidad, los chavos se quedaron a realizar asambleas y eso fue un indicador importante, no sólo querían ya gritar sino organizarse”. Además, el pasado día 26 se realizó una asamblea de estudiantes en Las Islas (Ciudad Universitaria- UNAM) y, según Solís, “fue un primer paso hacia la voluntad organizativa en la que se constituyeron representaciones por escuelas y facultades, profesores y ex alumnos”.

El miércoles 30 se celebrará otra asamblea en “Las Islas” de la UNAM en las que se pretende definir con más claridad la parte organizativa. “Si se logra concretar algo importante, entonces se pasará a un mejor y más amplio contenido político, mientras no. Este último paso es decisivo para trascender lo electoral, pues la movilización requiere un diálogo con la sociedad en general”, dice Solís.

Además, hay que tener en cuenta que, como comentó Iyalli, de 23 años y estudiante de Ciencias de la Comunicación de la UAM, “es la primera vez que muchos de nuestra generación vamos a votar. Que vean que los jóvenes están interesados en su país, en que cambie y se convierta en una mejor sociedad empezando con nosotros”.

“Somos apartidistas, no estamos a favor de ningún partido o candidato y queremos apertura en los medios, que no mientan”, manifestó Abril Torres de 19 años y estudiante de Humanidades en la UNAM.

Apartidistas, pero no apolíticos. La supuesta apatía, el individualismo y la observación pasiva con los que se acostumbraba a etiquetar a gran parte de la juventud mexicana se desmintió en las calles y en la red en forma de ejercicio político y de acción ciudadana. La movilización pretende organizarse, crear lazos entre las distintas universidades, públicas o privadas y elaborar propuestas conjuntas, pasar de la espontaneidad de las movilizaciones a una mejor organización política. De eso dependerá que podamos hablar de Primavera Mexicana o no.

* Una versión de este artículo se publicó originalmente en inglés por: Waging Nonviolence http://wagingnonviolence.org/2012/05/a-mexican-spring-begins-to-blossom/#more-

Alejandro Solalinde: “No me salgo por miedo, pero tampoco quiero ser mártir”

Una crónica de la periodista Marta Molina sobre la “retirada táctica”de Alejandro Solalinde, o el exilio de un cura que defendió a los migrantes desde su albergue oaxaqueño hasta que la impunidad y las amenazas lo obligaron a rendirse. Otra historia de valientes activistas llevados al límite por un estado que no puede garantizar la seguridad de nadie: Retrato cruel de este México 2012.

Por Marta Molina para Pulso Ciudadano

Solalinde y la hermana Letícia Gutierrez durante la Conferencia de prensa del 15 de mayo del 2012 en CENCOS (Foto: Marta Molina)

A día de hoy, el Padre Alejandro Solalinde, defensor de los migrantes, y fundador del albergue Hermanos en el Camino de Ixtepec (Oaxaca) confirmó su retiro temporal del país y del mismo albergue a causa de las últimas amenazas de muerte recibidas.

“Me voy por obediencia”, comentó. Solalinde tomó la decisión a raíz de las recomendaciones de Amnistía Internacional (AI) y de Brigadas Inernacionales de Paz (PBI) que le avisaron de que “la situación estaba complicada y delicada y que es necesario hacer un “retirito” táctico solamente mientras se enfrían las cosas y puedan investigar cómo esta la situación”. Pues en las últimas semanas, el también coordinador de la Pastoral Social de Movilidad Humana de la Diócesis de Tehuantepec recibió dos amenazas de muerte, concretamente los pasados días 31 de marzo y 15 de abril.

“¡De vacaciones no voy a irme!”. El Padre recordó que en pasadas ocasiones AI le ofreció estar un año en Europa también por cuestiones de seguridad, pero se negó: “Yo soy misionero y no turista”. A pesar del contexto de las amenazas de muerte, Solalinde reconoce que necesita descansar : “Soy un ser humano no soy de plástico . No me había dado cuenta de que necesitaba este cambio”. Además, que durante el tiempo que esté fuera va a hacer lo que deseaba desde hace tiempo: ordenar los escritos que plasma día tras día en las libretas que siempre le acompañan. Ahora tiene ya 50 llenas y va a aprovechar para sistematizarlas.

“Siempre me van a ver con una libreta “hasta en la cárcel”. Es mi compañera y mi pluma. Tengo buena memoria pero falla a veces… prefiero ir anotando todo eso. En estos días voy a retomar los escritos para explicar algo de lo que está pasando”

Aún así, sigo firme y no quiero ser mártir”

Este retiro que durará en principio tres semanas, coincide con una gira internacional coordinada por AI, PBI y otras organizaciones que iniciará el próximo 21 de mayo tres países europeos: España, Italia y Suiza, en Estados Unidos y en Canadá donde presentará temas como las vulnerabilidades y riesgos de las personas defensoras de derechos humanos en México y su labor como defensor de los derechos de los migrantes.

Solalinde dejó claro que va a regresar y que sigue firme, tanto “si se mejoran las condiciones o no en el albergue, en Ixtepec o en Oaxaca, lo siento mucho, yo voy a volver. No me salgo por miedo, pero tampoco quiero ser mártir”.

Dejó en claro que no quiere “estar encerrado en un refugio o guarida” y que después de los compromisos en Europa, Chicago y Canadá va a volver.

“Tengo una gran preocupación y gran dolor por México. Me duele mucho y me preocupan no sólo os migrantes y la situación de violencia e impunidad que vivimos y el sistema podrido que tenemos. Me duele ver una clase política tan insensible lejana parcial y tan corrompida”

Preguntado sobre las condiciones necesarias e óptimas para que vuelva sin ser amenazado Solalinde respondió que “las condiciones que se esperan revertir son la xenofobia que este grupo de políticos corruptos y coludidos con narcotráfico han logrado inocular en una parte de la sociedad local del Ismo de Tehuantepec”

Dios es antidepresivo”

El Padre insistió a su vez en que “nadie es indispensable” y que el Albergue Hermanos en el Camino no se queda sólo, que tiene un equipo excelente de voluntarios y gente muy valiente, la mayoría jóvenes y mujeres que “tampoco tienen miedo”. Además, Solalinde ya dejó notarial y legalmente la Asociación Civil del albergue para que nadie necesite una firma suya por si “llegaran a eliminarme”

El sentimiento del Padre después de estas últimas amenazas y de la decisión de aceptar este “retiro táctico” es de gran esperanza, porque “una persona que tiene fe no puede desanimarse y porque dios es antidepresivo. Nos podrá fallar el sistema pero no Jesús, un Jesús que da la vida por los migrantes y cree en el ser humano. Volveré con mas fuerza porque Jesús también hacia sus retiros tácticos para llegar con mas fuerza brío y valor”

Solalinde aprovechó para hacer unllamado a México para que “de veras se ponga las pilas: no es tiempo de tener miedo, es tiempo de tener creatividad. Los jóvenes nos están sorprendiendo, son muy capaces. Este año es la oportunidad de dar un vuelco a México.

Migrantes centroamericanos viajan sobre el Tren en su paso por México a Estados Unidos (Foto: pulsociudadano.com)

No soy policía ni soy de la DEA. Soy pastor”

El Padre declaró que aunque no tiene una revelación exacta de dónde provienen las amenazas (porque es trabajo de la PGR) tiene claro que son personas unidas a políticos influyentes pero también a narcotraficantes. En este sentido añadió que “nosotros, como dimensión pastoral de la movilidad humana, No estamos para perseguir el narcotráfico. No soy policía ni soy de la DEA (Administración Federal Antidrogas)! Eso les toca a ellos. Soy pastor”.

A pesar de su declaración, insistió en que “la delincuencia organizada llámese

funcionarios públicos llámense corporaciones policiacas se meten con los migrantes ahí si tenemos que meternos también y no

nos vamos a callar”.

La PGR debe asumir su papel e investigar

La Hermana Leticia Gutiérrez, directora ejecutiva de la Dimensión Pastoral de la Movilidad Humana dejó en claro que instan a la Procuraduría General de la República y a la Procuraduría General del Estado a que asuma su responsabilidad de investigación: “Tenemos desde 2006 2007 con una serie de denuncias hechas por la violencia que el Padre, los migrantes y defensores han vivido y hasta ahora no han procedido. Muchas de ellas están en el archivo muerto. Exigimos a la procuraduría que haga

lo que esta obligada a hacer: procurarnos justicia”.

Gutiérrez insistió en que no es sólo la situación del Padre Solalinde que les preocupa sino también lo que está ocurriendo en el medio periodístico y con defensoras y defensores de los Derechos Humanos están en esta situación.

A pesar de agradecer al estado por la seguridad que le han puesto al Padre y al albergue, Gutiérrez añadió que no es suficiente y que hay que insistir “para llegar

a quitar esta impunidad y corrupción y corruptela en la que muchos funcionarios y funcionarias se encuentran”

El Padre Solalinde en Juchitán (Oaxaca) el 13 de septiembre de 2011, durante la Caravana al Sur organizada por el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad (MPJD). Marta Molina DR 2012

Isabel en la Marcha de la Dignidad: retrato de madre con hija desaparecida

Antes que Peña Nieto huyera de la Ibero en su día de la vergüenza, dijo en Aristegui que todas las víctimas de la guerra contra el narco son delincuentes. Una crónica del pasado 9 de mayo sobre una mujer que llegó al DF para participar en la marcha de la Dignidad Nacional nos recuerda que muchos de los muertos son consecuencia de la impunidad del estado y sus fuerzas armadas. Un texto de Marta Molina.

“El primer Día de la Madre sin mi hija. Ahora todos los desaparecidos son también mis hijos”

por Marta Molina para Pulso Ciudadano

Isabela_1

Isabel: madre de una desaparecida (Foto: Marta Molina)

Son más de las siete de la tarde. Isabel está esperando que lleguen más madres como ella. Madres que tienen hijas e hijos desaparecidos, madres que no tienen a nadie para que les canten “Las Mañanitas” en un día tan especial como hoy: “El Día de las Madres”. Son mujeres que ya sólo tienen un a razón para vivir: encontrar a sus hijas e hijos desaparecidos.

Isabel llega sola a la Plaza de la Revolución de la Ciudad de México. No conoce a nadie. Lleva consigo la fotografía de su hija impresa a color en un papel de carta con una pequeña leyenda al lado bajo el título entrecomillado “¿La has visto?”: nombre, descripción física, fecha en la que desapareció, descripción de la ropa que llevaba ese día, un teléfono de contacto y el número de expediente de la CAPEA (Centro de Atención a Personas Extraviadas o Ausentes). La acompaña su sobrina de 5 años. “Es el primer Día de la Madre sin mi hija”, dice.

llegada_marcha_1

La Marcha de la Dignidad Nacional llegando al DF la noche del 9 de mayo. (Foto: Marta Molina)

Expectante, observando, mirando a su alrededor a ver si alguien llega. Se le acerca un grupo de mujeres y se ponen a platicar. Es la primera vez que Isabel comparte su historia con otras madres de desaparecidos. Es la primera vez que va a participar de una marcha. Y es que hace solamente 60 días que desapareció su hija Georgina de 19 años. “Salió con sus amigas y nunca más volvió”, cuenta Isabel.

Su mirada es triste, pero su rostro transmite fuerza. Las mujeres y madres que la rodean, le comparten también sus casos. Algunas ya encontraron a sus hijos. Muertos. Pero siguen ahí, apoyando a las mujeres que llegan pidiendo encontrar a sus desaparecidos. De repente se convierten en madres de hijos o hijas que no son los suyos biológicos, pero como si lo fueran. Son madres luchadoras que llevan años sin celebrar un “Día de la Madre”. Ese día sirve para arropar a otras madres y ayudarlas a seguir buscando.

“Ahora todos los desaparecidos son también mis hijos”, dice Isabel después de anotar su teléfono e email de contacto a algunas de las mujeres que se acercaron a ella. Entiende que no está sola y con sus conversaciones, abrazos, palabras de apoyo y solidaridad le dan la fuerza suficiente para seguir adelante y empezar a organizarse junto con ellas para encontrar a su hija y a todos los desaparecidos.

llegada_marcha_5

Los rostros que se llevó la guerra contra el narco (Foto: Marta Molina)

Ya llega la marcha “Madres Buscando a sus Hijas e Hijos y Buscando Justicia” que salió el pasado día 7 de mayo desde Chihuahua. Isabel escucha atenta las palabras de una de las madres que llegó desde el norte del país:

“Gemimos por el dolor de la ausencia de nuestros hijos. Porque nos quedó mucho amor en el corazón y no podemos dárselo a nadie más porque es de ellos y de ellas. Porque aquí hay un hueco, porque el alma duele. No hay nada que nos calme ese dolor de ausencia. Es por eso que decidimos dejar nuestros hogares, para estar convocadas esta noche aquí. Para recordarlos y recordarlas. Vamos a recordar el día que llegaron a nuestros brazos, cuando los tuvimos por primera vez y vimos sus sonrisas, cuando nos tomaron con sus manitas nuestras manos, cuando los amamantamos, los abrazamos, los tuvimos en nuestro regazo.

Hoy madres de México les pido que desde nuestro corazón les demos un aplauso a nuestros hijos e hijas, los que están ausentes, porque aquí están sus madres , gritándoles que les amamos, que las amamos y que cueste lo que cueste lucharemos hasta el final, que no luchamos por otra cosa más que por un día volverlas y volverlos a ver. O por un día, terminar nuestra misión en esta tierra y tenerlos en nuestro regazo en la otra vida.  Y decirles, que lo que nos quedó de vida lo luchamos por ellos y por ellas un día. Aplauso fuerte  porque se lo merecen. No es una lucha de odio. Es una lucha de amor mezclada con dolor. La química perfecta para seguir luchando cueste lo que cueste.

No estamos solas y lucharemos hasta que la vida se nos acabe, por ellos y por ellas”

Isabel se une a sus llantos, pero también a su lucha: encontrar a sus desaparecidos. A partir de ahora, el dolor que siente por la ausencia de su hija Georgina, es un dolor compartido con otras madres y también en una fuerza motriz para convertir la angustia y la desesperación en organización y lucha.  Isabel no está sola.

A new kind of May Day in Antigua

by | for WNV  May 1, 2012, 10:45 am

Guatemalan women marching in Antigua. Photo by the author.

May Day events in the city of Antigua Guatemala — the regional capital of Sacatepéquez — are traditionally lighthearted and festive. People from Guatemala City, especially the mestizo population, travel to the colonial city to enjoy its historical atmosphere, eat delicious food and enjoy the landscape at the base of the Hunahpú volcano. But on May 1 this year, visitors encountered a very different scene: a march of both commemoration and protest for International Workers’ Day. Never before in recent memory have Antigua’s workers, peasants and unions organized a May Day march like this to demand economic rights and an end to the increasing militarization of the country’s security policy.

Many of the 300 participants were indigenous peasant women, wearing traditional dress. These women marched through the streets of Antigua with posters demanding better work conditions and shouting out worker and campesina slogans: “Only united can women defend their rights!” and “The working woman of Santa María de Jesús is here!“ The Union of Education Workers of Guatemala (STEG), the Council to Protect the City of Antigua, the Municipal Market Workers and the recently-organized Photographers’ Union all participated.

The protesters arrived at Antigua’s Central Plaza and stopped in front of El Palacio de los Capitanes Generales. There, they made public denouncements against the governor of the municipality — as a representative of the Guatemalan president, Otto Pérez Molina — and against two legislators to whom they also presented a document outlining their goals: justice for the assassinations of activists, sufficient budget allocations for the school year, an increase in budget destined to protect Antigua’s historical monuments, and better government control over the consumer baskey, fuel prices and electricity prices in light of unprecedented increases.

Upon presenting their demands, the marchers lamented that the regional governor, Teresa de Jesús Chocoyo Chile, and Congressman Rolando Pérez were not present. In their place, Congresswoman Regina Guzmán, of President Otto Pérez Molina’s right-wing Patriotic Party, received the document. She asked for “patience” given that “when we took power we encountered a difficult situation which we have had to work on fixing, and that takes time.” Also receiving the demands was Congressman Sergio Leonel Celis Navas from the Renewed Democratic Liberty Party (LIDER), who said that the workers’ demands were just and that efforts should be made to address them. Celis also lamented Chocoyo Chile’s absence.

The unions, in particular, called attention to the militarization that the country has been undergoing as a means of improving security. According to Professor Rodrigo Hernández Boche, secretary general of STEG:

A key part of Otto Pérez Molina’s platform was security. In fact, one of the mottos of the current government is that of a “heavy hand against violence.” Ever since his government began, insecurity has increased and our colleagues have been assassinated. Up until now, we haven’t received any clarification of the events, but we don’t doubt that these could be repressive tactics that the military government was accustomed to perpetrating in its day.

The new “heavy hand” remilitarization security policies are already affecting the country, especially in areas like Santa Cruz Barillas, Huehuetenango, where the government declared a state of emergency in April. Hernández expressed fears that the war-torn country might be remilitarized. “The opposition will do everything necessary to avoid this,” he said. “The [1996] peace accords, even though they were never properly implemented, are a reference for international law and a touchstone that will help us to avoid the remilitarization of the country.”

Currently, Otto Pérez Molina’s government is following through with its promise to respond to the often drug-related criminality now sweeping Guatemala with a “heavy hand,” as well as legal reforms that threaten respect for human rights. STEG has declared that it is

a shame on an international stage that Guatemala has chosen a military man as president, bearing in mind the massacres that even he is implicated in, and that have never been investigated. But organized civil society will persist in its opposition. We did so in our call for people not to vote for military officers, because we should not lose our historical memory, just as other countries should not lose theirs.

According to Rodrigo Hernández, “This is about the beginning of strengthening the workers of Sacatepéquez. As we have always said, the teachers also teach by fighting, and today we are teaching that only through organizing ourselves can our labor rights be respected and, above all, only through organizing ourselves can we breathe life into the struggle that we must now undertake out of necessity.”