Archivo mensual: noviembre 2013

“Patishtan, te venimos a encontrar hoy que llegas a tu tierra como hombre libre”

Imagen

Juan Collazo (izq.) expreso y Solidario de La Voz del Amate con Alberto Patishtan el día que llega a Chiapas

Alberto Patishtan caminó por el andador Guadalupano acompañado del equipo tsotsil del Pueblo Creyente y de quienes estuvieron presos con él en el Penal número 5 rumbo a La Catedral de La Paz de San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, en donde visitó la tumba de JTatik Samuel y se ofició una misa en la que lo recibieron con estas palabras: “Patishtan, te venimos a encontrar hoy que llegas a tu tierra como hombre libre”.

Anuncios
Imagen

Llega Patishtan a Chiapas

Alberto Patishtan llegó esta mañana a Chiapas procedente de la Ciudad de México en donde fue liberado el pasado 31 de octubre. En el Aeropuerto de Tuxtla pudo abrazar a su abuelo, después de 13 años de injusto encarcelamiento. Mañana habrá una gran fiesta de recibimiento en su pueblo natal de El Bosque en Los Altos de Chiapas.

In Mexico, a victory for indigenous liberation

Marta Molina for WNV
patish_libre_marta_molinaAfter 13 years of unjust imprisonment, Mexican political prisoner Alberto Patishtan Gomez walked free on October 31.Over the course of his incarceration, the 42-year-old indigenous Tzotzil professor became one of Mexico’s leading voices protesting the unjust imprisonment of indigenous peoples, a widespread problem in a country where racism and violence against the indigenous communities is still rampant. From behind bars, he organized for the liberation of many of his indigenous companions. His final victory is his own freedom — although he often said that he has always felt free, even when imprisoned, because he knew he was innocent.

His first public appearance after gaining his freedom was not in his home state of Chiapas nor at the entrance of Prison Number Five in the city of San Cristóbal de las Casas, where he had been held. Instead, he was in Mexico City with his son Héctor, his daughter Gaby and his niece Génesis. While still imprisoned, he had been transferred to Mexico City to receive treatment for the brain tumor that has been causing him to lose his vision.

“Who is Patishtan?” he asked in front of dozens of cameras angling for the best photo. “I am Patishtan,” he said, “a person who not only hears, but listens. Patishtan is someone who is losing his vision because of his sickness, which doesn’t let him see very well with his eyes, but I can see much more clearly in my heart.”

No one pardoned Patishtan 

Supporters from across Mexico and from around the world have been organizing for Patishtan’s freedom ever since he was arrested and convicted of murdering Mexican police officers in a trial that was filled with flaws and corruption. Earlier this year, a Chiapas court denied his appeal, a significant setback in the case. His supporters then began to explore other possibilities, including a push for amnesty or for release on humanitarian grounds due to his illness. But neither of those two possibilities moved forward.

Finally, the path to his freedom came not through the judicial system but through the legislative branch. On October 23, the Mexican senate modified the pardon rules in the federal penal code. It became known as the “Patishtan Law,” and President Enrique Peña Nieto used it to grant him a “special pardon” — distinct from the standard “presidential pardon,” which would have left Patishtan free, but still guilty in the eyes of the law.

“No one pardoned Patishtan. The organized people achieved his freedom,” shouted activists upon seeing Patishtan finally free after 13 years of struggle.

In addition to achieving Patishtan’s freedom, the campaign represents a victory against the Mexican judicial system, which is now forced to admit its error. “What is now being recognized is that Patishtan suffered grave human rights violations, violations of due process, and that his innocence was not presumed,” said Sandino Rivero, Patishtan’s lawyer.

To many who have been working for Patishtan’s freedom, the passage of this law is evidence of the widespread injustices in the Mexican legal system.

“This is a victory that resulted from the sad failure of Mexican justice,” said Patishtan’s 17-year-old son, Hector, who has become a human rights activist during his father’s incarceration and has vowed to continue fighting for the freedom of other political prisoners still behind bars.

Victories from behind bars

Early in his incarceration, Patishtan saw many indigenous prisoners who did not know how to defend themselves, didn’t have money for lawyers, didn’t speak Spanish and didn’t have access to interpreters. He began organizing prisoners to fight for their basic rights and to prove their innocence.

At the first prison where he was held, everyone he organized with was freed, expect for himself. Later, when he was transferred to another prison, he organized an action to burn the prisoners’ uniforms, since the imposition of this clothing meant the further loss of one’s individuality and personality. He also proposed camping in the prison’s patio, and over the years many prisoners stopped sleeping in their cells and organized a permanent occupation of the patio. These acts of resistance made them feel more free.

In 2006, when the Zapatistas launched the Other Campaign to unite with resistance movements across Mexico and in other regions, Patishtan and other prisoners decided to join the campaign. Through this broader network, the group was able to increase the visibility of the injustices faced by indigenous political prisoners in Chiapas. Over the years Patishtan also organized a series of hunger strikes, which, despite his current illness, strengthened him physically and mentally. These strikes won freedom for many of his fellow prisoners, but it only brought him increased punishment. He was sent to a maximum security prison in the state of Sinaloa, thousands of miles away from his home state of Chiapas. There, for the first time, they cut his hair, which represented a loss of his indigenous identity. One’s hair acts as protection when working in the milpa, the cornfield. Around that point, Patishtan also began to write letters to himself.

With the support of the People’s Movement in El Bosque for Patishtan’s Freedom and a number of human rights organizations, Patishtan was relocated to a prison in Chiapas after 10 months. There, after years of organizing, hunger strikes and outside campaigns, eight more of his companions were released. Once more, all of Patishtan’s companions were freed, except for himself and Alejandro Díaz Santís, who remains incarcerated.

Organizing for many

Patishtan’s release is heralded as a victory for the millions of indigenous people in Mexico, who continue to face discrimination in the media and the judicial system. It is also an example of how to use one person’s struggle to organize for many, such as Patishtan’s companions Pedro López and Juan Collazo who were freed earlier this summer.

Upon hearing about Patishtan’s release, they said that he taught them how to read, write, speak Spanish — and, most importantly, how to organize. “For me, it opened a door to living when I met Alberto,” said Collazo. “I learned to defend my rights and teach others to do the same.”

Despite the freedom of their teacher, the two intend to continue organizing.

“For Alejandro Díaz Santís, Miguel Demeza Jimenez, Antonio Estrada Estrada, and for all of the political prisoners in this country, we will continue fighting,” said Pedro Lopez.

This weekend, after finishing his medical treatment, Patishtan turned to his hometown, El Bosque, where he plans to continue organizing for the rights of poor and indigenous communities. In his eyes, the reverberation of his campaign is the most inspiring part of his own freedom.

“They wanted to stop my struggle, but what happened is it multiplied. They wanted to hide it, but they made it glow.”

“La violencia es como una tela de araña, no deja de tejerse”

Rebelión / [Reporting On Resistances]

Marta Molina.- San Cristóbal de Las Casas, Chiapas

Las mujeres mayas de Chiapas luchan cada día en contra de la violencia en sus comunidades y en sus casas. Como una tela de araña entreteje los distintos ámbitos de sus vidas, desde lo más íntimo en el hogar, pasando por la salud, la tierra, la educación o la comida. Para muchas, el simple hecho de salir de sus casas puede llegar a ser un riesgo para su integridad física.

Hoy, día Internacional de la no violencia contra las mujeres, las representantes de  la Madre Tierra de los pueblos mayas de Chilón, Xitalha’, Ocosingo, Yajalón, Cancuc, Oxchuc, Tenejapa, Huixtán, Tila y Tumbala salieron desde temprano a marchar a la ciudad de San Cristóbal de Las Casas para hacer memoria y condenar el olvido de las víctimas de feminicidio. Contaron sus historias de violencia y agresiones hacia su dignidad como mujeres, indígenas y campesinas.

Resonó en la plaza de la Resistencia el nombre de Ernestina Asensio, mujer indígena violada y asesinada por militares entre otros miles de nombres de mujeres víctimas de feminicidio o desaparecidas. Se denunció el alto índice de violencia política mencionando los asesinatos de lideresas, activistas, periodistas y defensoras de derechos humanos como Josefina Reyes, Bety Cariño, Marisela Escobedo, Regina Martínez y Digna Ochoa así como la detención arbitraria e ilegal de Nestora Salgado, coordinadora de la policía comunitaria en Olinalá -estado de Guerrero-.

Hablamos con Micaela Bautista, procedente de San Andrés Puerto Rico municipio de Huixtán, quien comenta que “la violencia es como una tela de araña, no deja de tejerse y reproducirse entre los hombres de la familia y la hay de muchas formas, también la violencia hacia nuestro cuerpo, hacia nuestras tierras, de las que nos están despojando y de nuestros alimentos. Es muy triste. Me da mucho coraje ver que siempre hay violencia, en todas partes y más por causa del alcoholismo y las drogas en nuestras comunidades”. Micaela señala al gobierno como cómplice de todo esto “porque le va bien que todos estén adictos para desorganizarnos y confrontarnos” y se entristece cuando cuenta las historias de sus vecinas que, “se enamoran, en 2, 3 días y ya son esposas, estrenan sus cuerpos, se embarazan y luego, son abandonadas otras golpeadas, y luego los jóvenes repiten este comportamiento”.

Herminia López Zúñiga, de la comunidad de Santa Anita, del municipio de  Venustiano Carranza, no sabe leer ni escribir, pero desde hace 12 años está organizando a su comunidad para parar la violencia en contra de las mujeres. Comenta que la discriminación hacia las mujeres en las comunidades indígenas es aún peor y que “a muchas les cuesta denunciar abusos, les da temor su esposo”. También señala al gobierno como responsable de no resolver los feminicidios que hay en los pueblos. “Hace 12 años, en las comunidades veíamos que las niñas se iban al mercado y ya no regresaban o las encontrábamos en pedacitos en las calles o en un terreno baldío. Era muy doloroso. Empezamos a luchar y a buscar aliadas en organizaciones de derechos humanos”. Ahora, son unas 60 mujeres de municipios cercanos al suyo que se reúnen periódicamente para informarse y formarse como luchadoras contra la violencia de género. “La mayoría de mujeres hablan tseltal o tsotsil y no saben leer ni escribir pero son defensoras de sus derechos”, comenta. Junto con ellas organizan talleres sobre violencia de género y de capacitación como defensoras de derechos humanos.

Herminia comenta que algunos hombres se unen a la lucha pero que les cuesta “ellos piensan que si nos organizamos ya no van a poder mandar. Les explicamos pero es muy lento con ellos. A veces hasta a las mismas mujeres les cuesta aceptar que es necesario que nos organicemos”. También nos habla de la cantidad de mujeres que llegan a Chiapas y son obligadas a prostituirse. “Son explotadas sexualmente y obligadas a vender su cuerpo y el que gana dinero es el que las obliga”. Al final de la plática asegura que “lo que nos queda es hacer nuestra propia justicia pues ¿si el gobierno no nos la da? ¿Qué hacemos?”.

Hasta mediodía continuamos escuchando historias de mujeres que se quedan solas en sus casas por la migración de sus maridos e hijos, mujeres asesinadas por los maltratos de su esposo, de su novio, repetidas denuncias de los feminicidios que quedan impunes, y la violencia relacionada con el despojo de tierras a las mujeres campesinas. “Las tierras son nuestras y el gobierno y las empresas transnacionales quieren arrebatárnoslas. Exigimos justicia y respeto a nuestra dignidad. No queremos violencia. Muchas no sabemos hablar ni escribir y por eso el gobierno discrimina. Ahora defendemos madre tierra como debemos cuidarla como campesinas y trabajadoras”, declama un grupo de mujeres que se acerca a conversar mientras en el templete de la plaza de la resistencia siguen las denuncias y las demandas a las autoridades municipales estatales y federales.

Imagen

Marchan contra la violencia hacia las mujeres en Chiapas

Mujeres contra la violencia

Mujeres marchan en San Cristóbal de Las Casas, Chiapas en el Día Internacional Contra la Violencia hacia las Mujeres. Foto: Marta Molina

@martamoli_RR / Rebelión

El 25 de noviembre de 1960, Patricia, Minerva y María Teresa Mirabal fueron asesinadas por orden del entonces dictador dominicano Rafael Leónidas Trujillo. En memoria de las 3 hermanas dominicanas luchadoras y opositoras a la dictadura se conmemora cada 25 de noviembre el Día Internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer .

Solamente en el Estado de Chiapas (México) fueron asesinadas más de 80 mujeres en lo que va de año. A raíz del incremento de los feminicidios se empezó en el mes de agosto una Campaña popular en contra de la violencia contra las mujeres formada por organizaciones independientes y grupos de mujeres que hoy marcharon en San Cristóbal de Las Casas en memoria de las 80 asesinadas.

Caminaron desde la sede de la procuración de justicia hasta la Plaza de la Resistencia en donde realizaron un mitin informativo y colocaron las fichas de cada mujer asesinada en el Estado reivindicando que las 80 tienen nombre, origen y familia.

De estos 80 casos de feminicidio son pocos que se han castigado y la mayoría siguen en la impunidad.

Paralelamente, una comitiva de mujeres viajó hasta Tuxtla Gutiérrez -capital del Estado de Chiapas- para presentar a las instituciones la petición de Alerta de Violencia de Género (AVG). Al mismo tiempo, el Observatorio de Género presentó la Alerta en el Instituto de las Mujeres en la Ciudad de México.

Dicha Alerta es un procedimiento por el cual los organismos de la sociedad civil o de derechos humanos, nacionales o internacionales, solicitan que sean investigados hechos que “perturben la paz social por la comisión de delitos contra la vida, la libertad, la integridad y la seguridad de las mujeres en un territorio determinado”. La primera solicitud de Alerta fue para Guanajuato, en 2009. La segunda, para el Estado de México en diciembre de 2010, pero fue rechazada. La tercera, para Nuevo León en enero de 2012, luego en el Estado de Hidalgo, en marzo 2013 y en Guanajuato se presentó otra el 15 de abril de 2013.

La campaña contra la violencia y los feminicidios en Chiapas terminó hoy la primera fase de lanzamiento, información, reivindicación y denuncia y se prepara para la segunda fase: la formación de mujeres como agentes contra la violencia.

[Estación Sur] Alberto Patishtan, libre

Reportaje de Marta Molina para Estación Sur en la WDR (Deutsche Welle Westdeutscher Rundfunk-Radio)

http://www.funkhauseuropa.de/sendungen/estacionsur/

Imagen

Más de 3000 tsotsiles piden justicia para los desplazados del ejido Puebla

“No descansaremos ni callaremos hasta alcanzar la justicia”

Puebla_1_Marta_Molina

@martamoli_RR

Marta Molina.- Acteal, Chenaló, Chiapas

Hace ya casi tres meses que se desplazaron de manera forzada a Acteal 98 personas de 17 familias católicas y bautistas de la Colonia Puebla. Hoy, ya son 99, pues ayer nació el primer desplazado en las Tierras Sagradas de los Mártires de Acteal.

Convocados por 11 Parroquias del Equipo Pastoral de la Zona Tsotsil de los Altos de Chiapas, llegaron esta mañana más de 3000 tsotsiles al pueblo de Yabteclum y caminaron durante más de 3 horas hasta llegar a Acteal para exigir la inmediata solución de la problemática que está viviendo la comunidad Puebla.

Ya en Acteal, una representante del Pueblo Creyente del Equipo Tsotsil leyó un comunicado en el que se hizo memoria del origen del conflicto y de los ataques violentos de los partidarios del comisariado ejidal del municipio y pastor evangélico Agustín Cruz Gómez, incluyendo robo, amenazas de muerte y el secuestro del párroco Manuel Pérez Gómez, a quien tuvieron encerrado más de cinco horas en una letrina. En el comunicado exigen el derecho al retorno de los desplazados de Puebla y el derecho a reconstruir su ermita. “No descansaremos ni callaremos hasta alcanzar la justicia”, sentenciaron.

El motivo del desplazamiento fue el despojo del predio de la Iglesia católica del pueblo y la amenaza de un ataque dirigido por partidarios del comisariado ejidal del municipio y pastor evangélico Agustín Cruz Gómez. Acteal no recibía desplazados desde 2001, cuando centenares de sobrevivientes de la matanza perpetrada en 1997 –en la que asesinaron a 45 tsotsiles- regresaron a sus tierras.

Enlaces relacionados:

“No queremos otro Acteal”

Tsotsiles oran para que se haga justicia

Inician plantón por la libertad de Patishtan y el retorno de los desplazados de Puebla