Archivo mensual: junio 2014

[México] Subcomandante Marcos’ disappearing act


La_realidad-20

Marta Molina | Waging Non Violence

On a rainy day in late May in the middle of the Lacandon jungle of southeastern Mexico, thousands of people listened to the final speech of the figure known as Subcomandante Marcos, once the spokesperson for the Zapatista movement.

“My name is Galeano,” he said. “Subcomandante Insurgente Galeano. Is anyone else named Galeano?” he asked.

Suddenly, all members of the command of the Zapatista Army of National Liberation, known as the EZLN, responded: “I am named Galeano… We are all Galeano,” they answered.

“Ah, that’s why they told me that when I was re-born, I’d be born collectively,” Marcos replied.

This communiqué, which lasted nearly one hour, was both the last speech of the figure who has been the public face of the Zapatista movement since 1994 and a final act of commemoration for Galeano, a Zapatista compañero who was murdered in May in La Realidad, the jungle region of Chiapas, Mexico. It was also — at least as far as mainstream media is concerned — one of Marcos’ least understood poetic acts.

The Zapatistas refused to permit any mainstream or corporate media to attend the event, which left only a small number of independent, free and autonomous journalists at the commemoration. The result was that outlets such as BBC quicklyannounced that Marcos was “stepping down” due to “‘internal changes’ within the 20-year-old, far-left guerrilla group.”

Yet, as is often the case with the Zapatistas, the complexities of the movement and its vision are far removed from the way it appears in the corporate press. “If anyone else is interested in knowing what happened on this day, they’ll have to look to the free media,” said Subcomandante Marcos, before beginning to read the key points of the last communiqué.

Holograms

The main square of La Realidad, one of the five Zapatistas’ autonomous and self-governed regions known as caracoles, began filling up quickly on the morning of the May 24 as more than 2,000 people from the Zapatista grassroots communities arrived. These participants of the movement who live in the autonomous Zapatista municipalities are known as the bases de apoyo, which means “bases of support.” Another approximately one thousand people from across Mexico arrived in solidarity caravans to hug the family of Galeano, a Zaptista who was recently murdered by members of the Independent Center for Agricultural Workers and Historic Peasants, which is a group of paramilitary forces in this area of Chiapas.

The day was far from a traditional commemoration for a murdered comrade. Instead, the Zapatistas insisted that they did not come to bury Galeano, but rather to unearth and give life to him for all of the paramilitary attacks he received, for being a teacher in the zone, and for being a candidate to the Council of Good Government, known as the Junta de Buen Gobierno, for 2014 to 2018. He was also a guardian during theZapatista Little School.

Around midday, Subcomandante Insurgente Marcos arrived on a horse, wearing an eye patch on his right eye, like all the Zapatista insurgents and commanders that day. (This, I couldn’t help think, must be to see the world from the left.) As Marcos explained, his whole spokesperson character had been a performance, which he characterized as “a terrible and marvelous magic trick.” In Marcos mind, this character was an elaborate act of creative resistance. “Indigenous wisdom challenged modernity in one of its own bastions: in the media,” he explained.

Throughout the years, Marcos has been notorious for playing tricks on the mainstream media, in part to create distractions in order to give the movement time and space to grow. In one of his most recent stunts, Marcos faked terminal illness, which sent rumors through the media for years. But the trick wasn’t only on the corporate-owned media; it was also on many of the movement’s supporters. In Marcos’ words, “They had hated and loved a hologram. Their loves have then been useless, sterile, vacuous, empty.”

Justice, not vengeance

The day was also an opportunity for Subcomandante Insurgente Moisés, who became the group’s new spokesperson in 2013, to brief the community about the ongoing attacks by paramilitaries and the progress being made in the investigation of Galeano’s assassination. Moisés told the crowd that a woman “hit him with a machete across the mouth” and another woman “dragged the body” of the murdered Zapatista. Despite the violence, Moisés also reiterated the movement’s decision to respond to this violence by asking for justice, without vengeance or deaths. “As warriors, we understand that we will die either due to sickness or in this war,” said Moisés. “But they will never be able to destroy our autonomy or our struggle for freedom… We will use our anger against the capitalist system.”

Moisés warned the crowd that the Zapatistas anticipate further government-sponsored violence. “We have to prepare to defend ourselves because this will not be the last paramilitary attack,” said Moisés, who explained that the assaults would likely come from paramilitaries belonging to Manuel Velasco Coello, the conservative Green Party governor of the state of Chiapas, and “the ultimate paramilitary” President Enrique Peña Nieto. “In light of this plan,” Moisés warned, “we should resist provocations from organizations controlled by those bad governments … and those who sate their ambitions accepting large quantities of money.”

Despite the threat, Marcos’ final communiqué also spoke to the group’s decision to pour energy into creation, rather than destruction.

“Rather than dedicating ourselves to training guerrillas, soldiers and squadrons, we developed education and health promoters, who went about building the foundations of autonomy that today amaze the world,” he said. “Instead of constructing barracks, improving our weapons, and building walls and trenches, we built schools, hospitals and health centers; improving our living conditions. We chose to construct life. All this in the midst of a war that was no less lethal because it was silent.”

The final act

By the time night fell amidst the rain, Marcos executed his biggest trick of all: the disappearing act. For years, this figure who wears a disguise and a public face has been a useful “distraction” so that the organization could continue to be clandestine as the Zapatistas built their own schools, houses, autonomous hospitals and justice system, and as they cultivated their land and their liberty, which is to say, their autonomy.

“The EZLN will no longer speak through my voice,” Marcos said, explaining that Moisés will assume the role of spokesperson. “Cheers and until never,” he said. “Or until always — whoever understood will know that this no longer matters, and it never has.”

 

Anuncios
Vídeo

[Brasil] La entrada para ver el partido es gratis y el premio, la vivienda

El 12 de junio, comenzó la Copa Mundial de la FIFA en São Paulo, Brasil, en el estadio de Itaquerão, una inauguración marcada por las protestas y la represión policial en las calles. El mismo día empezó otra Copa, en el mismo barrio, Itaquera, el campeonato de “La Copa del pueblo”, en el solar de una ocupación de los trabajadores sin techo que cuenta con 4 mil familias. Jugaron barrenderos contra profesores, estudiantes contra trabajadores del metro y otros equipos con el nombre de categorías de trabajadores que siguen luchando por mejoras en sus áreas de empleo.

Fue un día de fiesta y lucha pacífica en el barrio de Itaquera en donde vimos la belleza que nace de la alegría de jugar porque sí. La entrada para ver este partido es gratis y el premio, la vivienda.

El Colectivo de cineastas independientes Revira-Lata produjeron este documental de 4:19 minutos junto al movimiento de los trabajadores sin techo (MTST) de São Paulo.

[Brasil] Una Copa del Mundo para las corporaciones

por Marta Molina

[Una versión de este artículo fue publicada originalmente en inglés por Waging Non Violence]

[Ler o artigo em português em Revista Diálogos do Sul]

naovaitercopa

Dibujo colectivo elaborado en uno de los talleres de Carlos Latuff en São Paulo, Brasil. Abril 2014

La FIFA juega sucio en Brasil mientras los brasileños se preguntan ¿Para quién es esta Copa?

Después de 64 años de la primera vez que organizaron una copa mundial de futbol, hoy empieza en São Paulo la Copa 2014 que concluirá el 13 de julio en Río de Janeiro. Un mes de fútbol para el que los ciudadanos brasileños han pagado ya un precio muy alto, nada que ver con los 10 billones de reales que se embolsarán los organizadores de la FIFA (Fédération Internationale de Football Association- con sede en Suiza), el mismo valor que las dos últimas copas del mundo juntas.

En Brasil, siempre hay lugar para el fútbol. Donde sea. En la calle, en la playa, en canchas improvisadas. A quien le gusta este deporte lo juega descalzo, con deportivas, en estadios, formando parte de un equipo o entre amigos como lo hiciera alguna vez Pelé, Ronaldo, Ronaldiño o Neymar. No es casual ver porterías en los lugares más inhóspitos, en el campo, en la ciudad, en la selva, en aldeas indígenas o en favelas. La mayoría de brasileños han jugado un partido o lo han visto en directo en grandes estadios, en la televisión o sentados en la plaza de su barrio. Pero a medida que el deporte se ha convertido en industria y se ha hecho de élites ha ido desapareciendo aquel juego lúdico y colectivo, la belleza que nace de la alegría de jugar porque sí.

Con el balón ya en centro de la cancha a día de hoy país conocido como el gigante latinoamericano celebrará el Mundial de fútbol 2014, un mega evento creado por la FIFA que será el privilegio de pocos y el dolor de cabeza de muchos. De hecho, la parte de los dolores de cabeza, ya ha comenzado y varios movimientos sociales históricos en el país se han unido en forma de Comités Populares – en 11 de las 12 ciudades brasileñas que albergarán alguno de los partidos- para identificar los legados que ya está dejando esta Copa, incluso antes de empezar. Exigen que no se continúen violando los derechos humanos de los ciudadanos a costa de un descomunal evento del que pocos podrán participar.

Entre los legados que ha dejado esta Copa murieron 8 personas durante la construcción de los nuevos estadios y 3 en otros estadios; 250 mil personas fueron desalojadas de sus casas, comerciantes y artistas independientes no podrán trabajar, aumentó la explotación sexual de mujeres, niños y adolescentes y la violencia contra los indigentes. Además, varios espacios públicos fueron cedidos sin concesiones a empresas privadas.

A todos estos legados se les suman la elitización del acceso a los estadios de fútbol, inversiones millonarias en armamento para la policía, leyes de excepción que sirven para criminalizar la protesta y una enorme y cuestionable deuda que deberán pagar  los ciudadanos brasileños.

Danilo Cajazeira es corinthiano – hincha del Corinthians Paulista, el “Timão” (equipazo)- y apasionado por el fútbol. Juega en un equipo amateur, el Autonomus F.C y es parte del Comité Popular de la Copa en São Paulo. Nos cuenta de forma muy clara lo que está pasando en su país: “Si tu padre invita a alguien a tu casa y el invitado dice: voy a tu casa pero saca a tu hijo de su cuarto, construye una oficina para mí, en la nevera sólo puedes tener la bebida y la comida de la marca que yo quiera, tu abuela se tendrá que ir porque no me gusta, vas a tener que contratar seguridad para que pueda estar ahí, vas a tener que desalojar a tus vecinos para construir un estacionamiento para mis carros y tu hija de 14 años va a tener que danzar semidesnuda durante toda la visita. Esto es exactamente lo que está pasando aquí”, comenta Danilo indignado para hacernos entender que el gobierno brasileño invitó a la FIFA para realizar una Copa en Brasil imponiendo sus condiciones al país y a sus ciudadanos. Brasil aceptó y quien está pagando las consecuencias es el pueblo.

Según Danilo y los Comités Populares, las reglas del juego impuestas no son justas. ¿Copa para quién?, se preguntan. La respuesta: “la Copa no es para la gente. Es para las corporaciones, para las constructoras, para los turistas, pero no para el pueblo brasileño.

“Copa sem povo, to na rua de novo”

“Copa sin pueblo, salgo a la calle de nuevo”, este es uno de los lemas de los Comités Populares que llevan ya 3 años funcionando, organizando manifestaciones en la calle, “Copas Rebeldes” –partidos de fútbol entre movimientos sociales – y actividades de denuncia púbica como la que tendrá lugar el próximo día 10 paralelamente al Congreso de la FIFA en São Paulo que reunirá 209 federaciones afiliadas a la entidad. Para ese día el Comité se reunirá con todos los colectivos afectados por la realización de esta Copa y los movimientos sociales históricos que no han parado de movilizarse hasta hoy por demandas de vivienda, transporte digno y derecho a la ciudad.

En 2007, en el año en que Brasil estaba en pleno crecimiento económico, salió su nombre para recibir la Copa del Mundo 2014. Por ese entonces se estaban celebrando los juegos Panamericanos en Río de Janeiro. “Esta fue una de las primeras experiencias para ver qué tan excluyente es un mega evento como este y de los resquicios que dejan antes, durante y después en los territorios”, comenta Vanessa Santos, miembro del Coité Popular da Copa de São Paulo.

En efecto, los Panamericanos sirvieron como ensayo para ver lo que podría ocurrir con un mega evento como el Mundial: gente desalojada, trabajadores ambulantes fuera, mujeres traficadas explotadas sexualmente. Además, el complejo que se construyó especialmente para estos juegos, hoy día, está abandonado.

¿Quién pierde con la celebración de este mega evento?

“¿Qué diferencia hay si el Mundial se celebra en mi ciudad si yo no puedo ir a la cancha, ir a las fiestas que lo retransmitirán en directo y además, mi vida empeora?” se pregunta Danilo quien insiste en que las ciudades ya son excluyentes, represoras y están militarizadas, pero con esta Copa todo esto incrementa.

Desalojos, militarización de la policía y represión son 3 de los factores centrales de denuncia de este movimiento de movimientos aglutinados en los Comités.

“Por culpa de la Copa varias  personas están siendo desalojadas de forma violenta, con el uso de la fuerza y de forma indigna de la calle y llevadas para albergues que son verdaderos campos de concentración”, comenta Vanessa Santos, miembro del Comité Popular de la Copa en São Paulo.

Según Vanessa, hace 7 años, cuando Brasil fue “escogido” para tener esta Copa deberían haber empezado a crearse políticas públicas tanto por el tema de explotación sexual como por el tráfico de personas. Eso no pasó y ya tenemos denuncias sobre el augmento del número de prostíbulos alrededor de los estadios y de mujeres prostitutas siendo amenazadas por la policía que les dice que tendrán que salir de la calle para dejar el “espacio limpio” de cara a los turistas”.

La Copa no es el problema en sí, comenta Danilo, sino un momento en que todos los problemas de la ciudad están siendo agravados. “La lucha no empezó en 2013 y no va a terminar en 2014. Es un momento de visibilización y articulación para que cuando se vaya la Copa, la lucha, siga.”

De hecho, el origen de los Comités Populares son los movimientos que desde hace años luchan por una vivienda digna. Ellos fueron los que empezaron a aglutinarlos en 2010 y 2011. Luego, se fueron agregando otros movimientos de trabajadores ambulantes, por el derecho de las mujeres, estudiantes, colectivos autónomos, anarquistas, movimientos de catadores de material reciclable, movimientos de calle. Para todos ellos, lo que hace la Copa es empeorar, incrementar y colocar de forma más agresiva un proyecto de ciudad segregador, excluyente, privado, un balcón de negocios donde las corporaciones vienen para comprar y vender el espacio y la gente se queda cada vez más fuera de todo, les arrebatan el derecho a la ciudad.

A todo esto le tendríamos que sumar que por lo menos 242 familias brasileñas no tienen acceso a electricidad –960 mil personas según el Ministerio de Energía entendemos que toda esta parte de la población repartida por el país difícilmente participará de la Copa del Mundo más cara de la historia con un costo oficial previsto de 25’7 billones de reales según el Portal da Transparencia.

Un balón millonario

Cuando un país recibe un mega evento como este, junto viene un paquete de cosas que hay que aceptar sí o sí.  Entre ellas las leyes de excepción que están dentro de la llamada “Ley general de la Copa” aprobada hace 2 semanas por la ultima instancia en el Tribunal Superior de Brasil. Sin esta Ley, no hay Copa. Una ley que permite la creación de zonas de exclusión de 2 km alrededor de los estadios en espacios públicos (un cerco militar) y la excepción de impuestos (alrededor de 10 billones de reales) para garantizar que FIFA y las corporaciones patrocinadoras gocen sus lucros.

Además, según nos cuenta Danilo, desde 2013 el Estado está intimando a activistas y organizadores de movimientos históricos. “La policía va directamente a las casas de personas que están organizando protestas, a casa de sus madres, de parientes para detenerlos preventivamente y así para evitar que hagan  algo durante la Copa”.

El discurso oficial, comenta, es que van a detener sólo a vándalos pero en la práctica van a casa de gente que está involucrada con movimientos sociales desde hace mucho tiempo. “Parece que hemos vuelto a la época de la dictadura.”

La Ley General de la Copa crea nuevos tribunales que están alrededor de las canchas y si cometes un crimen que va en contra de esta Ley puedes ser juzgado en este “tribunal de excepción” con penas altas y sin el derecho a una defensa amplia -buscar testimonios y derecho a defensa-.

La inversión de un billón y medio de reales en seguridad es uno de los gastos de la Copa que más impresiona y es la FIFA quien está creando las reglas del juego con la “Lei Geral da Copa”. de 2012

Durante un mes Brasil será un territorio donde sus leyes propias dejan de existir y todo el mundo debe obedecer las reglas de la FIFA. “Estamos donando, ni siquiera alquilando nuestro territorio para la FIFA durante un mes”, asegura Danilo.

Pero en realidad será más de un mes, pues la Ley general de la Copa, que entró en vigor en 2012 estará vigente no sólo durante el mes de la Copa sino hasta el 31 de diciembre de 2014, curiosamente hasta después las elecciones brasileñas que se celebrarán en octubre del presente año.

“Además, van a aprovechar este período de la Copa para decidir y votar muchas cosas, por ejemplo la PEC 215 ley que modifica el modo de demarcación de tierra indígena cuya aprobación los perjudicaría aún más”, comenta Vanessa.

Usurpación del territorio y de la cultura popular

Los Comités Populares denuncian la forma como la FIFA, las corporaciones y los patrocinadores de la Copa se están apropiando de la cultura popular y del territorio brasileño para generar lucro a sus corporaciones.

Las grandes constructoras ganan cada vez más dinero mientras las poblaciones más vulnerables queden cada vez más en situación de miseria. Y exclusión bajo el mito de querer hacer “ciudades seguras”.

Cuando se impone un Mundial en un país se mueve mucho dinero entre las élites empresariales y políticas, de partidos. No olvidemos que  las constructoras civiles, financian todas las campañas políticas de todos los partidos, por lo tanto, todos los partidos políticos ganan con eso en pleno año electoral.

Se trata de un evento perfecto para que los grupos económicos del país puedan ganar dinero explotando una ocasión popular y es “el país del fútbol” el que está mostrando al mundo que lo que era una pasión popular es cada vez una mafia de menos personas “que utilizan la pasión de verdad de la gente para ganar mucho dinero.”, comenta Danilo.

Gastos públicos en negocios privados

Por un lado, Brasil invirtió, como dijimos, un billón y medio de reales en seguridad pública. Los gastos privados para la construcción de los estadios representan menos del 1% de todas las obras. El resto, aun cuando se trata de empresas privadas que están construyendo los estadios, lo están haciendo con préstamos del Banco Nacional de Desarrollo (BNDES).

Por ejemplo, todo el estadio de Corinthians fue construido con dinero del poder público, del BNDS o a través de inyecciones fiscales. “Lo que dicen es que se va a pagar de vuelta”, comenta Danilo, hincha de este equipo desde niño, “pero, el estadio de Corinthians tiene que funcionar a toda capacidad durante 7 años para pagarlo de vuelta con entradas a un precio alto”. Los que hicieron la cuenta dicen que son necesarios 1.146 años para pagar el préstamo sólo con la entrada.

Los Comités populares se quejan de que se gaste en esto y no se invierta en tener mejor transporte público o viviendas dignas sino para crear ciudades mucho más excluyentes. Las obras de movilidad planeadas para la Copa van a quedar a medias. Sólo un 20% fueron completadas y 1/3 fueron canceladas. Además, un 20% son obras destinadas a reformas de los aeropuertos que no es transporte público.

La elitización del deporte nacional

 Hubo un momento en Brasil en que en el fútbol también tenía lugar la política. Durante la dictadura, por ejemplo, las hinchadas en las tribunas de los estadios desplegaban las primeras pancartas en contra del régimen. El fútbol era popular, participativo, para todos. A mediados de los 90 esto fue cambiando y el fútbol se fue haciendo elitista en todas sus esferas tanto en las hinchadas como en el juego. Cada vez había menos jugadores que tenían una condición social de origen pobre. La Copa viene para terminar de completar este proceso, es una disculpa institucional perfecta para terminar de hacer lo que se hace desde los 90 que es sacar a los pobres de los estadios y poner a los ricos.

“La Copa de la FIFA no es una copa para todos, es una copa para los ricos y las corporaciones”, cometa Danilo. “Y lo mismo pasa en China, en Yemen, Arabia Saudita o Brasil, siempre van a hacer un circo en donde habrá entradas muy caras y los hinchas no tendrán nada que ver con los hinchas de toda la vida…”

Además, la FIFA, detrás de una estructura de fundación sin fines lucrativos, hay un montón de pequeña empresas –ligadas a los dirigentes de FIFA- que son usadas para lavar dinero y que están dando mucho dinero a todos los dirigentes de la FIFA. Es un golpe muy viejo del capitalismo este tipo de estrategia para lavar dinero.

maradona-latuff

La jugada está en la calle

La rabia y la indignación de no participar en esta Copa y las cantidades astronómicas de dinero que va a ir a los bolsillos de las corporaciones hizo que la gente se organizara en las calles aprovechando el auge de movimientos populares que luchan históricamente por un transporte público o por una vivienda digna y que en junio del año pasado tuvieron un apogeo también histórico.

Es un momento nuevo el que se vive en Brasil en el que por primera vez la gente se junta en la calle con una demanda única: el derecho a la ciudad, con espacio para la gente y no para las corporaciones.

En el ambiente de las movilizaciones contra la Copa en Brasil se respira la desesperanza en los partidos políticos –en año electoral- y en los sindicatos y se percibe un gran esfuerzo en la auto organización y en la creación de otras maneras de hacer política.

“Exigimos que el gobierno pare de violar derechos y que hagan una reparación de daños para la gente que tuvo sus derechos violados. Para muchos de ellos es tarde. Por ejemplo, los 9 operarios que murieron en la construcción de los estadios.”, comenta Danilo.

La lucha contra esta copa es una lucha contra la privatización del espacio público, contra la violación de derechos, una lucha por recuperar la  autonomía sobre un territorio que se está vendiendo a costa de vidas. Es una lucha para recuperar la belleza que nace de la alegría de jugar porque sí.

Una versión de este artículo fue publicada originalmente en inglés por Waging Non Violence

[Retales de memoria: Resiliencia] “Tercera carta a mi hijo”  

Marta Molina (texto) y Alessandro Bo (fotos)

Ciudad de México, 11 de Junio de 2014

_MG_0093

Hace más de cinco años que Toño no ocupa su cuarto, pero está todo intacto. Su ropa en el armario, sus muñecos de jugadores de hockey sobre hielo,  y su colección de coches de metal repartida en tres estanterías encima de su cama. En la pared, una reproducción del cuadro de “El dormitorio en Arlés” de Van Gogh y una enorme bandera de Canadá, país en el que estudió durante un año.

María Guadalupe respira profundo antes de empezar a escribir la tercera carta a su hijo aún a sabiendas de que no podrá enviarla a ningún lugar.

Le tiembla la voz, sus ojos claros se llenan de agua pero no salen lágrimas. Ya no le quedan. A veces habla de Toño en presente, a veces en pasado y a veces usa ambos tiempos verbales seguidos. “Era, es, no sé”, dice.

Resiliencia es la palabra que mejor define a esta mujer de 64 años que desde el 25 de enero de 2009 cuenta los días que hace que su hijo no está con ella.

Toño, a los 32 años empezó a trabajar con ICA Fluor Daniel, filial de Ingenieros Civiles Asociados (ICA), la mayor constructora de México, en Monclova, Coahuila, estado limítrofe con Estados Unidos. “Siempre quiso ser constructor y luchó por trabajar de lo suyo y lo consiguió. Era bueno en lo que hacía. Nos visitaba cada dos meses hasta el 25 de enero de 2009”.

Querido Toño,

Han pasado tantos meses, tantos años, cinco años y casi cinco meses. Se aproxima tu cumpleaños  y esas fechas le marcan a uno. 38 cumplirás.

Estamos bien. Seguimos buscándote. Donde quiera que estés, que estés bien, no te preocupes por nosotros, porque Dios nos ha dado mucha fortaleza. Estamos de pié que es lo importante. Si en algún momento, la adversidad que te tocó vivir, las personas que te hicieron tal adversidad, nos tumbaron, nos derribaron, nos hemos ido levantando poco a poco y estamos en la lucha.

Confiamos en que un día Dios nos va a hacer el milagro de que sepamos de ti, como sea su voluntad. Porque no queremos quedarnos sin saber en donde quedaste, sin saber… qué pasó. Por qué y para qué. Y sobre todo que haya justicia, que las personas malas paguen con cárcel lo que hicieron porque se llevaron a mucha gente inocente que no tenía nada que ver con la delincuencia.

Donde estés que sepas que te seguimos amando y que te recordamos todos los días, que no dejamos de nombrarte y yo en especial le agradezco a Dios haber sido tu mamá, que me haya dado un hijo tan maravilloso. Porque eras el pegado a mí.

Qué lástima que te gocé tan poco tiempo pero todos los “te quiero”, todos los abrazos que nos pudimos dar, nos los dimos. Es una de las cosas que me ayudan a sobrevivir.

No se si ya lo presentías pero cuando te fuiste a trabajar a Coahuila cada llamada era un “te quiero mucho mami, no lo olvides, te quiero mucho”. Que sepas que esto me ayuda a seguir sobreviviendo porque siempre nos dimos ese cariño.

Hijo mío donde quiera que estés no te olvides de nosotros y con interdicción de Dios cuídanos y protégenos y que logremos el objetivo que es encontrarte. Como sea pero encontrarte.

Al salir del cuarto, a la derecha, hay un pequeño altar en el que María Guadalupe se hincaba a rezar cada día a las seis de la tarde, la hora en que su hijo desapareció, hasta que se lastimó las rodillas. Hay una foto familiar en la que está Toño, su hermana y sus papás, los cuatro sonrientes en lo que parece la escena de un cumpleaños a juzgar por el pedazo de pastel que se cuela en la parte inferior del marco. Una vela, apagada, varios santos y una gran estampa de la Virgen de Guadalupe. “Me la regaló una amiga”, dice la mamá de Toño. “Ella tenía una hija desaparecida y la encontraron a los siete meses. Cuando me la dio me dijo que cuando apareciera Toño, la pasara y se la diera a otra persona, pero hasta día de hoy, no pude hacerlo”.

Resiliencia es María. Quien convirtió su dolor y su enojo en la fuerza necesaria para recorrer el país con la foto de su hijo organizando caravanas de paz con movimientos de víctimas que luchan en contra de la guerra contra las drogas en México. Se juntó con organizaciones de derechos humanos que exigen justicia por los desaparecidos y asesinados y convirtió su vida en un periplo de investigación y lucha para encontrar a su hijo.

Para José Antonio Robledo Fernández, Toño. Desaparecido en Monclova, Coahuila el 25 de enero de 2009.

 

Imagen

[Brasil] Entierro simbólico de los muertos de la Copa 2014

Entierro simbólico en de los muertos de la Copa 2014

@martamoli_RR

Este viernes (06), el Comité Popular de la Copa de la ciudad de São Paulo realizó un “escrache” popular en la casa de José Maria Marin, presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) y del Comité Organizador Local de la Copa Mundial (COL), que representa a la FIFA en Brasil. Acto seguido se teatralizó un en entierro simbólico de los diez trabajadores murieron en la construcción de estadios de fútbol para el Mundial 2014.

De acuerdo con los movimientos sociales, colectivos y militantes presentes el objetivo del escrache fue exponer la figura de Marin, la FIFA, la CBF y las constructoras, como responsables de la muerte de los trabajadores debido a las malas condiciones laborales y de seguridad que se les ofrecen.

El barrio de Jardins en la ciudad dee São Paulo -dónde está la casa de Marin- amaneció cubierto de pancartas y posters denunciando “La Copa de la muerte”. Los papeles pegados en farolas y papeleras llevan escritos los nombres de los trabajadores y “la exigencia de una pensión vitalicia para las familias de los que murieron o fueron incapacitados en accidentes laborales.” Los manifestantes caminaron hasta la casa del presidente de la FIFA y el COL cargando una corona de flores, velas y carteles con los rostros de las víctimas.

Tuvo lugar también una intervención teatral llamada “Inauguración de la Copa de las Muertes “, en la que se representó la muerte de trabajadores de la construcción, legitimadas por figuras como el “Tío Sam”, los empresarios de la FIFA y de la constructora brasileña Odebrecht. Los personajes cortaron una cinta “inaugurando” las muertes y las violaciones de los derechos humanos cometidos en nombre de megaeventos como la Copa 2014 y su lógica.

En São Paulo, la empresa Odebrecht es responsable de tres de las muertes que ocurrieron durante la construcción del estadio de Itaquerão: Fábio Luiz Pereira y Ronaldo Oliveira dos Santos Oliveira, quienes murieron en noviembre de 2013, cuando una grúa cayó sobre una parte del estadio. En marzo de este año, Fabio Hamilton da Cruz no superó las lesiones causadas por la caída de parte de una obra durante la construcción de las gradas para el estadio.

10338617_786696061360797_847166043575141079_o

“Los malos gobiernos piensan y quieren que nos matemos entre indígenas”

La_realidad_moises

Subcomandante Insurgente Moisés en La Realidad, Chiapas el 24 de mayo de 2014. Foto: Marta Molina. Medios libres, alternativos, autónomos o como se digan.

“Los malos gobiernos piensan y quieren que nos matemos entre indígenas”

SCI Moisés, CCRI-CG EZLN.

30 de mayo de 2014, San Cristóbal de las Casas.

Por Eureka Guerrero CML (Centro de Medios Libres) ¿Qué es el paramilitarismo?

El paramilitarismo es una estrategia del Estado para fragmentar los procesos organizativos de lucha creando mercenarios entrenados por el ejército y/o la policía para que ataquen comunidades indígenas organizadas.

El pasado 24 de mayo, en el homenaje al compañero Galeano -asesinado por paramilitares el 2 de mayo de 2014 en La Realidad, Chiapas-, en voz del Subcomandante Insurgente Moisés, se leyó un comunicado de parte de la Comandancia General del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (CCRI-CG EZLN) que citaba algunos de continuos ataques paramilitares que han sufrido en los últimos meses por parte de la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos – Histórica (CIOAC-H), organización campesina que fue contratada por el mal gobierno y por las y los poderosos para atacar a las comunidades zapatistas.

– Ataque a la comunidad “10 de Abril” del Caracol de Morelia, en enero del presente año.

– Ataque a una comunidad que colinda con La Realidad, hace un año.

– Balacera a gente de Guadalupe Los Altos por el Río Euseba, hace un mes.

– Balacera a gente de San José Las Palmas, por Las Margaritas, hace un mes.

– Enfrentamiento con el ejido Miguel Hidalgo, Las Margaritas, hace quince días.

– Enfrentamiento con la misma gente de su municipio “Rayón”, por el norte de Chiapas, hubo muertos.

– El pasado 2 de mayo, atacaron con emboscadas a las y los compañeros de La Realidad y asesinan cruelmente al compañero Galeano.

Junto con esta enumeración de ataques se hicieron varias denuncias más y se dieron algunas informaciones referentes al avance de las investigaciones sobre el homicidio de José Luis Solís López, Galeano. Se informó que Florinda Santis de La Realidad, anti-zapatista y regidora del Partido Acción Nacional (PAN) en Las Margaritas, es la que pagó a las y los paramilitares asesinos para que emboscaran y atacaran a la comunidad. “Santís, junto con Luis H. Álvarez“El Carmelino” y demás (ex-gobernadores, presidentes municipales, gobiernos estatales, diputados, senadores y el gobierno federal) se reunían para poder planear y lograr el trabajo paramilitar.”

El paramilitarismo es un plan contrainsurgente que en Chiapas se ha caracterizado por simular conflictos entre comunidades indígenas cuando en realidad se trata de ataques planeados a comunidades que están en lucha, en éste caso, las zapatistas.

La CIOAC-H en La Realidad, está dirigida por líderes paramilitares conocidos como “Los Luises”, quienes a su vez son dirigidos por Manuel Velasco Coello, gobernador de Chiapas (Partido Verde Ecologista), que está a las órdenes del actual presidente de México Enrique Peña Nieto (PRI).

“Y para poder limpiar el nombre del gobierno, tienen que nombrar a los culpables. Entonces los medios de paga, comienzan a lanzar las notas periodísticas donde afirman que no es un ataque dirigido hacia estas comunidades, sino que los denominan como “conflictos internos” entre comunidades, con un sesgo racista y clasista: “(…)de por sí los indios son violentos”, comenta el Subcomandante Insurgente Moisés en el comunicado.

El paramilitarismo es la implementación de políticas para la división de pueblos indígenas. Desde las típicas promesas del político en campaña sobre el mejoramiento de los servicios públicos hasta el ofrecimiento de proyectos tales como “Oportunidades”, con la condición del alejamiento y rechazo total al zapatismo – en el caso de Chiapas.

Las discusiones que por lo general se tienen entre los líderes del pueblo y sus habitantes por el uso de la tierra, del agua, de la arena y grava. Temas sobre religión y sobre familia, sus usos y costumbres y tradiciones. Programas como “La Cruzada Contra El Hambre” son pruebas de la contrainsurgencia y el plan del gobierno de desarticular y hacer desaparecer todo tipo de organización interna de los pueblos originarios.

Los malos gobiernos no nos respetan como indígenas que somos, nos ven como perros y piensan que somos perros, porque los perros se muerden entre ellos y se matan entre ellos, según quien gane. Nosotros decimos claro que no somos perros.

Somos una organización, que luchamos por la Liberación Nacional, anticapitalistas. Luchamos por la Libertad, Justicia y Democracia. Luchamos por un mundo mejor, un mundo donde quepan todos los mundos.” sentencia el Subcomandante Insurgente Moisés a voz de la CCRI-CG EZLN.

El mismo día, pero pasada la medianoche, en el último comunicado del Subcomandante Insurgente Marcos se denuncian varios ataques de paramilitares y contrainsurgentes; éste, hace una cronología explícita desde 1995 hasta hoy día:

(…)columnas blindadas de tropas federales, como ocurrió en la Zona de Los Altos de Chiapas.”

Tanquetas frenadas por las mujeres zapatistas y a falta de parque fue con mentadas de madre y piedras que la serpiente de acero tuvo que echarse para atrás.”

Y en la Zona Norte de Chiapas, padecer el nacimiento y desarrollo de las guardias blancas, recicladas entonces como paramilitares; y en la zona Tzotz Choj las agresiones continuas de organizaciones campesinas que de “independientes” a veces ni el nombre tienen; y en la zona de la Selva Tzeltal la combinación de paramilitares y contras.”

Persecución con toda la maquinaria de guerra, la invasión de poblados, el “peinado” de montañas, el uso de perros adiestrados, las aspas de los helicópteros artillados alborotando los copetes de las ceibas, el “vivo o muerto” que nació en los primeros días de enero de 1994 y alcanzó su nivel más histérico en 1995 y el resto del sexenio del ahora empleado de una trasnacional y que esta zona de Selva Fronteriza padeció desde 1995 y a la que se suma después la misma secuencia de agresiones de organizaciones campesinas, uso de paramilitares, militarización y hostigamiento.”

La masacre de Acteal, ocurrida hace 17 años es también un ejemplo claro para entender lo que es el paramilitarismo. Cuando el EZLN en enero de 1994 se levanta en armas, hubo comunidades no-gobiernistas. Una de éstas fue la de Acteal, ubicada en Los Altos de Chiapas. Un 22 de diciembre de 1997, mientras que las y los habitantes estaban en la explanada haciendo una oración colectiva por la paz en el mundo, fueron emboscados y atacados por paramilitares del PRI en el gobierno de Ernesto Zedillo, masacrando a 45 personas, hombres, mujeres, ancianos y ancianas, niños y niñas y 3 nonatos.

También, las y los compañeros del EZLN y de las Bases de Apoyo Zapatistas (BAZ) afirman que el asesinato, del compañero Galeano, “fue tan despiadado y ejecutado de esta manera porque a quien pretendían aniquilar era al ezeta: Por eso la gente se mueve, porque cree en esta lucha y se da cuenta que es anticapitalista. (…)por eso tanta crueldad en la forma de cómo lo asesinaron al compa Galeano, porque así les ordenó, así les dijo el mal gobierno de Peña y Velazco, y tienen que cumplir, para eso están pagados.”

Además, se comunicó que una de las tantas amenazas por parte de los paramilitares a las Bases de Apoyo Zapatistas (BAZ) fue que planeaban tomar el caracol de La Realidad. Las y los compañeros nos dijeron que como el EZLN tiene el compromiso de proteger a los pueblos debían cancelarse los eventos planeados para el mes de Mayo y Junio “hasta nuevo aviso”. El cinturón de milicianos que rodeaba a las BAZ el día del homenaje a Galeano, fue un acto simbólico para dar un mensaje: las y los compañeros Bases de Apoyo, están en peligro y al mismo tiempo protegidos por el EZLN.

A partir de éstas amenazas, en el último comunicado del 27 de mayo del SCI Moisés, se anota que habrá un campamento de paz y observación en La Realidad. La primer salida será el próximo miércoles 4 de junio y la convocatoria la lanzará “el Frayba en los próximos días.”

Ante las agresiones a las comunidades zapatistas, como sociedad civil adherente a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona y como medios libres, alternativos, independientes, autónomos o como nos digamos todas y todos: tenemos la responsabilidad de romper el cerco informativo y de llevar a donde sea posible y se nos permita la información que se nos está dando y apoyar, dentro de nuestras posibilidades y desde nuestra trinchera, a los movimientos autónomos en lucha y resistencia por un mundo mejor, un mundo nuevo, un mundo muy otro, donde quepan muchos más.

Todos somos los medios libres.

Rompamos el cerco informativo desde abajo y la izquierda.

Todos somos Galeano.

Zapata vive, la lucha sigue.