[Retales de memoria] “Bailando sobre las olas”

_MG_0741

por: Retales de Memoria. Marta Molina / Alessandro Bo

El vals “Sobre las Olas”, del compositor guanajuatense Juventino Rosas será la música que suene el año que viene cuando Angélica, La China, cumpla 15 años. Francisco espera que Jesús, su hijo, lo pueda bailar con su nieta y esa sea la banda sonora de su reencuentro.

Sobre las olas se escribe esta historia, las olas que llevan y traen recuerdos de Jesús, quien desapareció hace cinco años en Valle de Chalco, una de las regiones más pobres del  Estado de México y controlada por el crimen organizado.

“Le gusta mucho bailar, la buena música, la buena comida y llevar a sus siete hijos a la playa, a saltar olas”, comenta Francisco, quien, junto con su esposa María Teresa, pertenecen al Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad que inspiró el poeta mexicano Javier Sicilia en 2011 a raíz del asesinato de su hijo.

El 30 de abril del 2009 Jesús juntó a sus 7 hijos. Ese día se acostumbra a celebrar el Día del Niño. Organizó una comida, les compró un pastel y convivió con ellos. Nadie esperaba que 17 días después, se lo llevaran, delante de su hermano pequeño, a punta de pistola.

Tenía 41 años. Hoy día tiene 46. Por aquel entonces andaba en campaña con un candidato a Diputado Federal. “Siempre he dicho que el secuestro de mi hijo fue una desaparición forzada, simulando un secuestro común. Para nosotros fue un secuestro político, nuestras investigaciones así nos lo demuestran”, comenta Francisco indignado frente a lo que, según él, fue un plan del entonces presidente del municipio de Valle de Chalco.

María Teresa y Francisco se han convertido en investigadores de la desaparición de su hijo. Día tras día intentan navegar la marea alta y seguir adelante. Tienen problemas emocionales con sus hijas y sufren en carne propia la lejanía de su otro hijo Francisco, quien tuvo que desplazarse a vivir a un Estado del interior. Es uno de los miles de desplazados en México por recibir amenazas de muerte -en su caso, por parte de los secuestradores de su hermano.

Hoy, María Teresa y Francisco le escriben a Jesús con la esperanza de que la melodía de un vals y los recuerdos que navegan entre olas se conviertan en el abrazo tan deseado.

“¿Qué le diría yo ahorita a mi hijo? Le diría…”

Hijo, ¿dónde estás?. Sabes, tus hijos preguntan mucho por ti. Hijo, no hay un lugar de la casa que no tenga recuerdos tuyos.

Francisco, tu hermano, ya es todo un hombre es tan alto como tú e igual de parecido a ti. Hijo, cuando regreses, porque vas a regresar -me lo dice el corazón- vas a ver a todos tus hijos ya  muy crecidos  sobre todo a Miguel Ángel. Lo dejaste de 2 años, ¿sabes? ya va a la escuela, ya sabe leer, pregunta mucho por ti. Dice, “mamá, ¿cuándo viene mi papá? quiero conocerlo.”

Eso duele y duele mucho. La China, Angélica, es ya toda una mujercita. La dejaste de 9 años y ya tiene 14, falta un año para sus 15 años y tienes que bailar el vals  con ella. A mi me gustaría que bailaran “Sobre las olas”, de Juventino Rosas.

Mira hijo, a nosotros nos haces mucha falta, pero más falta les haces a tus hijos. Joel el primero de tus nietos, pregunta y dice: “a mi, mi papá Jesús me dice Mi Chuletita”.

Tu mamá y tus hermanas sufren por tu ausencia. Francisco, él es el que más sufre porque se siente culpable de no haber podido hacer nada por ti.

Jesús, déjame que te cuente que el pasado 27 de marzo, junto con otros integrantes del Movimiento por la Paz, colocamos unas placas en memoria de nuestras y nuestros desaparecidos a los pies de la Estela de Paz en la Ciudad de México, sobre el Paseo de la Reforma, a la altura de Chapultepec. En la tuya, escribimos en tu voz:

“Hola soy Jesús Horta Pérez. Soy muy alegre. Me gusta mucho el baile, convivo mucho con mis hijos, me gusta pasear con mi familia y mis papás. El 17 de mayo del 2009 fui secuestrado por sicarios de la Familia Michoacana en Valle de Chalco, Estado de México. Hasta hoy mi familia no sabe nada de mi. Que mi desaparición no quede impune. No más desaparecidos. No más dolor en las familias. Pido justicia para todos nosotros.”

Jesús, mi pequeño gran hombre, te amamos con todo nuestros corazones. Vaya mi bendición donde quiera que estés.

FOTOGALERÍA: http://retalesdememoria.wordpress.com/archivo/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s