Ayotzinapa en Barcelona (I): Europa ciega ante los asesinatos en vida en México

[Parte I de ​una crónica en compás ternario] (I, II, III)

@martamoli_RR .- El viernes pasado llegó a Barcelona la comitiva de la caravana de familiares de los 43 desaparecidos de la escuela normal rural Isidro Burgos de Ayotzinapa (Iguala, Guerrero, México). Son Omar, Román y Eleucadio. Son tres. Un estudiante normalista, un abogado defensor de derechos humanos y el papá de Mauricio, campesino e indígena Mepá de la Montaña alta de Guerrero. Una caravana de tres que ha logrado multiplicarse por cientos en cada una de las ciudades que ha pisado por Europa desde mediados de abril con el fin de mantener la observación internacional sobre México frente a la grave crisis de derechos humanos que vive el país.

El viernes por la tarde, pasaron por el Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona en donde ofrecieron una rueda de prensa para reivindicar la presentación con vida de los desaparecidos y exigir el fin de los actos de represión cometidos por el gobierno mexicano. Los medios independientes catalanes estaban presentes y les acompañaron hasta el ultimo día en todas las acciones que realizaron en la ciudad hasta este domingo. En la sala se encontraba también la cantnte Amparo Sánchez, quien hizo difusión en las redes de la llegada de la Euro Caravana 43. Algunos periodistas oían por primera vez un testimonio tan demoledor como el de Eleucadio Ortega, quien relató cómo es su hijo desaparecido de 18 años quien a finales de agosto de 2014, un mes antes de su desaparición, aprobó el examen para entrar a estudiar a la escuela normal de Ayotzinapa.

“Yo soy padre de familia, de Mauricio Ortega Valerio voy a relatar algo de cuando mi hijo estaba chiquito. Como yo soy campesino me mantengo en el campo tengo café y plátano. Tengo 6 hijos. Son 6 pero quedan 5.”

Para Eleucadio, era un orgullo que Mauricio siguiera estudiando “ponte a estudiar para que te prepares para el futuro”, le decía “porque en el campo es muy duro, en cambio si estudias pues los que se preparan andan bien, trabajan en la oficina. Esto le decía yo en la primaria. Y Mauricio terminó la primaria y decidió ir a la Normal en donde también les preparan para la agricultura, para trabajar en el campo.”

El relato de Eleucadio llegó hasta el día 26 de septiembre de 2014, cuando al llegar a casa después de estar trabajando en el campo su esposa le dijo que Mauricio estaba desaparecido y que asesinaron y desaparecieron a varios de sus compañeros que estaban recaudando dinero en la calle para ir a la Ciudad de México el 2 de octubre para la marcha en memoria de los estudiantes asesinados en Tlatelolco en 1968.

“¡Pues si mi hijo no es delincuente, es estudiante!”, dijo Eleucadio.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Habló de Mauricio en presente, aunque a veces se le escapó algún “era” que corrigió rápidamente por el tiempo verbal correcto añadiendo “porque está desaparecido pues”. Sacó la fuerza suficiente para seguir con el relato mientras en la sala de prensa algunos tuvieron que tomar aire y respirar profundamente. Pocos escribían, la mayoría escuchaba con atención mirando el rostro de Eleucadio.

El mismo día de la desaparición se encontraron los padres y madres de familia y empezaron a organizarse junto con los compañeros de sus hijos para exigir la presentación con vida de todos, los 43.

“Luego el gobierno dice que se quemaron, los 43. Que en ese momento se encontró una fosa con cuerpos. ¿Cómo vamos a creer que allá se encuentran cuerpos allí?”

Eleucadio se negó a creer que los cuerpos convertidos en cenizas en un basurero eran su hijo y sus compañeros de clase. ¿Cuántas veces se ha entregado un cuerpo que no corresponde a la persona que desapareció? Los familiares de los 43 no estaban dispuestos a creerlo y esperaron la llegada del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) sin aceptar ningún otro resultado que no emitieran los peritos forenses argentinos.

Ni los cuerpos recuperados en seis fosas en Pueblo Viejo, Iguala, ni los restos humanos encontrados en La Parota, en el basurero y en el río San Juan, en Cocula corresponden a los 43. ¿Y quiénes son?, ¿Algunos de los 25mil desaparecidos en el país desde 2006? El subsuelo de México, sigue siendo una enorme fosa común, desde Juárez hasta Chiapas, y todavía no se reconoce a nivel internacional que el Estado mexicano esta incurriendo en responsabilidades internacionales en materia de derechos humanos.

En realidad, el relato de dolor de este papá indignado completa el retrato de familia en México porque Ayotzinapa, infelizmente no es una excepción sino la regla actual en donde los que están en el poder siguen asesinando en vida a miles de personas.

Esta caravana de tres ha llegado a Europa para insistir en que la presentación con vida de los 43 estudiantes victimas de la violencia de estado es vigente. A pesar de que el gobierno mexicano insiste, desde el pasado 27 de enero, en que los estudiantes están muertos.
“Nosotros seguimos exigiendo que el Estado los presente”, comentó Román Hernández, integrante del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan.

“Después del 26 de septiembre salió a la luz a nivel internacional que en México no existen garantías para que accedamos de manera plena a las garantías de derechos humanos y que el gobierno mexicano no tiene la capacidad para realizar investigaciones científicas y profesionales para garantizar verdad y justicia a los que son victimas de violaciones de derechos humanos.”, añadió Román.

Esta caravana está diseminando en la vieja Europa un mensaje claro y contundente para que no hagan oídos sordos a lo que ocurre en México y confían en la sociedad civil europea para presionar.

“Que los países europeos cancelen cualquier tratado económico hasta que no haya garantías de respeto pleno a los derechos humanos en México. De lo contrario estarían siendo cómplices de la violaciones de derechos humanos que se comenten allí cada día.”

También resaltaron la responsabilidad de los convenios de colaboración con México en materia de seguridad y comercio firmados con algunos gobiernos europeos. En especial la venta continuada de armas y la capacitación a las fuerzas de seguridad del Estado mexicano.

Hasta la fecha, un grupo de expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha hecho algunas recomendaciones al gobierno mexicano: que continúe la búsqueda en vida de los 43 desaparecidos; que se abran nuevas líneas de investigación hacia el ejército mexicano por su probable responsabilidad en la desaparición de los 43; y que se tipifique el delito como Desaparición forzada. Tipificarlo sería reconocer que en México se cometen crímenes de lesa humanidad y que, por lo tanto, el estado mexicano estaría incurriendo en responsabilidades internacionales en materia de derechos humanos.

“¿Aceptarías que un familiar tuyo fue asesinado sin tener pruebas de ello?” Preguntó Omar García a la sala de prensa. Él es estudiante normalista y sobreviviente de los hechos del 26 de septiembre, uno de los 90 jóvenes que participaban de la colecta para ir a la Ciudad de México y que terminó en 3 asesinados, 2 heridos (uno sigue en coma) y los 43 detenidos-desaparecidos.
García subrayó que el movimiento de familiares de Ayotzinapa entiende estas movilizaciones como una contienda que va más allá de la aparición con vida de los 43 “más que marchas y plantones estamos construyendo plataformas de solidaridad a nivel internacional”.

Y a la pregunta de una periodista de si “se ha olvidado el caso en México” le respondió que el gobierno ha sabido jugar bien las cartas mediáticas pero que continúan diseminando su mensaje ahora también a nivel internacional. Omar terminó su intervención señalando: “como decía Don Quijote, “Tranquilo Sancho… y ya saben lo que viene”.

Es señal de que estamos cabalgando. Ahora le toca a Europa acompañarles.

2 Respuestas a “Ayotzinapa en Barcelona (I): Europa ciega ante los asesinatos en vida en México

  1. Pingback: #‎Ayotzinapa en Barcelona (II): Globalizar la resistencia cuando la violencia es sistémica | [RR] Reporting on Resistances

  2. Pingback: #‎Ayotzinapa en Barcelona (III): Quien deja huella no desaparece | [RR] Reporting on Resistances

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s