Bolivia (II) Los hitos del desencanto

@martamoli_RR / La Paz

La situación que se da justo después del 20-O tiene unos antecedentes de más larga data. La noche del 20 de octubre de 2019 el órgano electoral detiene el conteo rápido de votos cuando estaban al 83% sin explicar o aclarar el por qué. En ese momento había una marcada tendencia hacia que este proceso electoral terminaría con la habilitación de una segunda vuelta por la escasa diferencia que había entre Evo Morales y Carlos Mesa.

Según la Ley del órgano electoral la diferencia tiene que ser de un poco más del 10% para habilitar esta segunda vuelta. Pero la tendencia en ese momento daba que había menos del 7% de diferencia, lo que hacia pensar que se iba a una segunda vuelta.

El hecho de que no se haya aclarado en el Tribunal Electoral el porqué se paró el conteo rápido de votos despertó susceptibilidades que venían de un proceso anterior de más larga data que tiene varios hitos importantes:

Un primer hito inmediato se da el 21 de febrero de 2016 en el que el gobierno somete a referéndum la posibilidad de abrir la Constitución para que ésta facilite un cuarto período de repostulación de Evo Morales y Álvaro García. Más del 60 % de la población dice “No” a la modificación del texto constitucional para una repostulación.

Dicho sea de paso, el texto constitucional no se modifica. Se acata el referéndum. Pero lo que si hace el gobierno de Evo es solicitar a un Tribunal Internacional la vigencia del artículo 141 de la Constitución que hace referencia al ejercicio de los derechos políticos.

Se ratifica la vigencia de este artículo que, no dice exactamente que un derecho político es “repostularse indefinidamente para ser presidente o vicepresidente” pero si garantiza el ejercicio de los derechos político de todas las personas sin distinción. Entonces el Tribunal Constitucional hace una interpretación de este artículo diciendo que si no se permite a Evo Morales y Alvaro Garcia Linera postular nuevamente se estarían violando sus derechos políticos.

No se modificó la Constitución política, se acató el referéndum pero se vio otra manera de habilitar sus postulaciones.

La gente no es tonta. Y vieron que esto fue una maniobra política ante la derrota del gobierno el año 2016. Ya venían de un sentimiento de fraude, de “no has hecho caso a mi voto” y de petición de respeto al voto. Estas fueron las demandas que empezaron a escucharse en las calles el 21 de octubre de 2019.

Captura de pantalla 2019-11-11 a les 11.40.37

¿Por qué se arma toda esta polarización? A los políticos de la oposición les es fácil cooptar este sentimiento de frustración, de que su voto no fue atendido o respetado.

En este sentido, otro antecedente que va configurar este desencanto es que la gente, más que votar por una alternativa diferente a la de Evo Morales votó un “No a Evo Morales”. Si miramos las propuestas de los partidos políticos que se presentaron para la elección 2019, empezando por el MAS y terminando por la ultraderecha (que sería el Partido Demócrata Cristiano), todas tienen exactamente el mismo planteamiento, el mismo modelo de desarrollo, neoliberal, extractivista, ultradesarrollista… Todos coinciden en que la inversión extranjera, sin mayor regulación, es la que va a generar este desarrollo. En términos del abordaje a cuestiones de los derechos de las mujeres, la igualdad de genero etc, tampoco hay mayores diferencias exceptuando que el MAS planteó como parte de su programa, la instalación de la economía del cuidado que, así dicho pareciera una muy buena propuesta. Pero… ¿cómo se puede hablar de economía del cuidado sin transformar las bases de la economía? En fin, parece que fue una pura consigna política.

Si no hay casi diferencias entre el planteamiento programático, qué se está votando? Parece que la mayoría de la gente votó por un No a Evo.

Pero no podemos despreciar el 46% de “voto cautivo” que tiene el gobierno de Evo Morales desde las primeras elecciones y que el sector que le ha permitido ganar en las anteriores elecciones no son necesariamente los sectores obreros, populares o indígenas. Si no, que la clase media es la que ha sumado siempre los porcentajes para ganar.

Y ahí viene el otro elemento de explicación de esta crisis post 20-O y de la sensación de desencanto del Gobierno de Evo: el ataque y la represión a los pueblos  indígenas expresada en la represión a los pueblos del Parque Nacional Isiboro-Sécure del TIPNIS  que viene a ser la expresión de este modelo neoextractivista: se impuso en 2010 la construcción de la carretera por el TIPNIS implementando el proyecto IIRSA (la Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana) que quiere partir la amazonia boliviana, peruana y brasileña para facilitar la explotación y el transporte de yacimientos hidrocarburos, minerales, recursos acuáticos y agropecuarios.

Es la batalla más significativa de todo el tema de las resistencias de los pueblos indígenas a la contra el modelo neoextractivista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s