Bolivia (VIII): “No queremos ser escaleras de ustedes“

@martamoli_RR

F5EA040E-F74C-4FD0-AB0F-78101DE4F896.jpeg

Doña Rosita es aymara y vive en El Alto pero baja cada día a La Paz para abrir su tiendecita de remedios y hierbas curativas en la llamada “calle de las brujas”. Se ha convertido en mi ”asesora de salud” durante Estos días en La Paz. La voy a visitar y le cuento que estoy acabando de atar algunos hilos para entregar un artículo prometidísssssssimo a Catarsi Magazin en Cataluña. Siempre me cuenta algún secreto sobre las plantitas que vende y me da recetas para preparar brebajes curativos (para lo que necesite). Es una sabia. Me encanta escucharla. Nunca hablamos de la situación que vive el país, las hierbas son nuestro tema. Pero hoy, mientras le confesaba que no sabía bien Cómo terminar mi artículo lanzó una pregunta, indignada:  “¡¿Cómo hemos llegado hasta aquí!?”

Doña Rosita está dolida. Está enojada con la situación y hace un ejercicio precioso de reconexión con sus raíces indígenas más antiguas. Vuelve al lugar de donde viene para tratar de entender el momento de crisis que atraviesa su país.

“Deberíamos haber escupido a la cara de “nuestros” supuestos dirigentes “¡no queremos ser escaleras de ustedes!”. Se aprovecharon de nuestra fuerza colectiva bajo la bandera de la unidad y ahora aquí estamos, divididos entre vecinos, entre iguales. Y me duele profundamente cuando escucho a mis hermanos gritar “ahora sí, guerra civil”.

Doña Rosita dice que se olvidaron de sus orígenes y que por eso las arrastraron a la polarización y a una forma de hacer política que no era la suya.

“Les ser vimos de escalera al poder y dejaron de pensar en colectivo. Y así estamos hoy”.

Me pregunta Por qué pienso que resistieron a tantos años de conquistas.“¿Por qué crees que todavía estamos aquí como pueblos originarios?  Porque nunca enfrentamos al invasor. Nos “dejamos” conquistar y eso nos permitió volver siendo millones, como dijo Túpac Katari en 1871 cuando esperaba la muerte a manos de los españoles”.

Doña Rosita propone volver a las formas tradicionales de hacer política y parar ya de venerar la tradición de enfrentar y luchar del Guerrero, figura patriarcal que estamos reviendo estos días en las calles.

Se refiere a volver a esta sabiduría de las y los amerindios (yachaks) que antes de enfrentar al invasor prefirieron trazar un plan que les permitiera pervivir en el tiempo y en el espacio.

Doña Rosita propone volver al yachak para descolonizar y despatriarcalizar nuestras mentes para caminar (y sobrevivir) durante esta transición que vive su amada Bolivia.

Referencias:
Artículo publicado en El Salto Diario

https://www.elsaltodiario.com/bolivia/cronicas-desde-la-paz-cercada-golpe-dictadura-que-ha-pasado-en-bolivia-desde-20-octubre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s