Archivo mensual: noviembre 2019

Bolivia (IV): “El TIPNIS fue el punto de quiebre y desde el gobierno se dividió a las organizaciones indígenas”

@martamoli_RR / La Paz / 12 de noviembre de 2019

La Organización Nacional de Mujeres Indígenas Andinas y Amazónicas del Perú (ONAMIAP) han publicado esta madrugada un manifiesto que lleva por título “Quieren volver a callarnos con armas de fuego y «La Palabra de Dios»”. Afirman que “lo que ocurre en Bolivia no es un hecho aislado, es un fenómeno global. Es el mismo colonialismo, que se siente debilitado frente a la resistencia y defensa de nuestros territorios ancestrales y derechos. El colonialismo quiere volver a avasallarnos, quitándonos nuestra identidad colectiva y eliminando nuestros derechos”.

Captura de pantalla 2019-11-12 a les 2.29.58

Reconocen que en Bolivia lo que está en peligro no es un gobierno ni un líder, es el proceso de los pueblos indígenas por recuperar la autonomía y la dignidad que nos arrebataron. Este proceso nació como una esperanza de emancipación y reformas sociales, sobre todo de los pueblos indígenas, no solo de Bolivia sino de toda Latinoamérica. Un proceso en el que, reconocen, cometió muchos errores: “Centralizar el liderazgo en el caudillismo, no respetar los procesos de despatriarcalización de los movimientos de mujeres indígenas y feministas. Permitir el ingreso de miembros de la derecha en su gobierno. No romper con la economía extractivista. El TIPNIS fue el punto de quiebre y desde el gobierno se dividió a las organizaciones indígenas. (ver post: Bolivia (II) Los hitos del desencanto)

Las mujeres de la ONAMIAP afirman contundentemente que el caudillismo el principal error, que se repite en la historia de nuestro continente: centrar la mirada en un solo liderazgo, sin abrir paso a la renovación, a la alternancia, a las responsabilidades colectivas. Fue esto lo que le abrió las puertas a la ultraderecha.

Insisten que la tarea de las organizaciones indígenas de nuestro continente es “construir una Latinoamérica donde no exista el clasismo, el fascismo, el racismo, el machismo, el fundamentalismo religioso, y que nos permita decidir nuestro propio modo de vida, que respete a la Madre Naturaleza y se encamine a la reciprocidad y al buen vivir.  No un desarrollo impuesto por los poderosos que destruye a la Pachamama”.

Y llaman a los pueblos indígenas de Latinoamérica, “a todas y todos los explotados y marginados por este sistema” a unirse para resistir y promover la emancipación de América.

 

 

 

Bolivia (III): “Evo Morales no ha respetado nuestros principios indígenas”

Los pueblos indígenas reclaman a Evo Morales no haber cumplido

con el “Ama qhilla”, “Ama llulla”, “Ama suwa”

@martamoli_RR / La Paz / 11 de noviembre de 2019

Captura de pantalla 2019-11-12 a les 1.05.20.pngLa noche en que Evo Morales está ya rumbo a México, los pueblos indígenas Originarios Campesinos, aglutinados en la Coordinadora Nacional en Defensa de Territorios Indígenas Originarios Campesinos y áreas Protegidas (CONTIOCAP) publican un manifiesto dirigido a Evo Morales “y al Mundo” ante el mensaje de confusión causado por su renuncia .

Le reclaman respetar el “Ama llulla” (“no seas mentiroso”) e insisten que en Bolivia no hubo un golpe de estado “porque no hubo intervención militar. Fue por las contundentes pruebas del gran fraude electoral que demostró el informe de la Comisión Técnica de la OEA, que Usted no quiso reconocer y tendenciosamente aduce golpe de Estado. También le piden respetar los principios ético-morales del “Ama suwa” (“No seas ladrón”), al haber cometido irregularidades en el proceso electoral para proclamarse ganador de una cuarta reelección que califican de ilegal.

Le piden que busque “otro trabajo dignamente” respetando el principio del “Ama qhilla” (“No seas flojo”): “si verdaderamente es indígena, así como todos los indígenas trabajamos en cuanto sabemos hacer, no solo siendo presidente del país, o vivir de la ayuda del gobierno o de otros gobiernos.”

En el manifiesto observan su mandato como una perpetuación en el poder y le piden que respete el principio de gobierno de los Pueblos Indígenas, que mantienen un sistema rotativo de servicio por una gestión o máximo dos consecutivas. “Porque todos tenemos derecho y obligación de participar en la representatividad de nuestros pueblos”, declaran.

Por último, apelan a la comunidad internacional diciendo que están distorsionando la realidad del país Bolivia. “Para nosotros los Pueblos Indígenas Originario Campesino, no existen sistemas políticos de derecha o izquierda. Pero sabemos que todos estos sistemas violan nuestros derechos con el extractivismo; con carreteras, exploraciones petroleras, minería, hidroeléctricas, deforestación para transgénicos en nuestros territorios, todo por dinero. Y el Ex Presidente Evo Morales al apoyarse en estos sistemas coloniales ha dejado de lado nuestros principios indígenas del “Ama qhilla”, “Ama llulla” “Ama suwa”.

El pasado día 7 de noviembre la nación Qhara Qhara también hizo público su pronunciamiento sobre la situación que está atravesando Bolivia.

“Pensábamos que eras nuestro hermano y confiamos en ti. Olvidaste que somos de una cultura de agradecimiento y de paz. Pensamos que eras diferente. ¿Dónde te perdiste?”

“Desde el fondo de nuestros corazones y con gran pesar te decimos, donde te perdiste, por que ya no vives dentro d elos preceptos ancestrales que nos dices que debemos repetar el muyu y solo uan vez debemos goebrnar, por que has prostituido a nuetsra pachamama, por que mandaste quemar la Chiquitanía, por que maltrataste a nuestros hermanos indígenas en Chapaina, Tarquía, no es así que hemos sobrevivido más de mil años, ahora cómo nos veran nuestrios hermanos del resto del mundo, tu nos estás matando civilmente, tu nos estás haciendo odiar, tu nos estás haciendo desaparecer, recuerad que ahora eres tu el que no nos deja entrara la plaza Murillo, como en los tiemposd e la colonia, al parecer ya no reconoces a los verdaderos indígenas originario solo has usado nuestra identidad”

[Vídeo] https://www.facebook.com/110006847081613/videos/749257935600839/UzpfSTYxMDQ1NzE0NToxMDE1NzgyOTM5NjkzMjE0Ng

Captura de pantalla 2019-11-12 a les 1.12.06.png

 

Bolivia (II) Los hitos del desencanto

@martamoli_RR / La Paz

La situación que se da justo después del 20-O tiene unos antecedentes de más larga data. La noche del 20 de octubre de 2019 el órgano electoral detiene el conteo rápido de votos cuando estaban al 83% sin explicar o aclarar el por qué. En ese momento había una marcada tendencia hacia que este proceso electoral terminaría con la habilitación de una segunda vuelta por la escasa diferencia que había entre Evo Morales y Carlos Mesa.

Según la Ley del órgano electoral la diferencia tiene que ser de un poco más del 10% para habilitar esta segunda vuelta. Pero la tendencia en ese momento daba que había menos del 7% de diferencia, lo que hacia pensar que se iba a una segunda vuelta.

El hecho de que no se haya aclarado en el Tribunal Electoral el porqué se paró el conteo rápido de votos despertó susceptibilidades que venían de un proceso anterior de más larga data que tiene varios hitos importantes:

Un primer hito inmediato se da el 21 de febrero de 2016 en el que el gobierno somete a referéndum la posibilidad de abrir la Constitución para que ésta facilite un cuarto período de repostulación de Evo Morales y Álvaro García. Más del 60 % de la población dice “No” a la modificación del texto constitucional para una repostulación.

Dicho sea de paso, el texto constitucional no se modifica. Se acata el referéndum. Pero lo que si hace el gobierno de Evo es solicitar a un Tribunal Internacional la vigencia del artículo 141 de la Constitución que hace referencia al ejercicio de los derechos políticos.

Se ratifica la vigencia de este artículo que, no dice exactamente que un derecho político es “repostularse indefinidamente para ser presidente o vicepresidente” pero si garantiza el ejercicio de los derechos político de todas las personas sin distinción. Entonces el Tribunal Constitucional hace una interpretación de este artículo diciendo que si no se permite a Evo Morales y Alvaro Garcia Linera postular nuevamente se estarían violando sus derechos políticos.

No se modificó la Constitución política, se acató el referéndum pero se vio otra manera de habilitar sus postulaciones.

La gente no es tonta. Y vieron que esto fue una maniobra política ante la derrota del gobierno el año 2016. Ya venían de un sentimiento de fraude, de “no has hecho caso a mi voto” y de petición de respeto al voto. Estas fueron las demandas que empezaron a escucharse en las calles el 21 de octubre de 2019.

Captura de pantalla 2019-11-11 a les 11.40.37

¿Por qué se arma toda esta polarización? A los políticos de la oposición les es fácil cooptar este sentimiento de frustración, de que su voto no fue atendido o respetado.

En este sentido, otro antecedente que va configurar este desencanto es que la gente, más que votar por una alternativa diferente a la de Evo Morales votó un “No a Evo Morales”. Si miramos las propuestas de los partidos políticos que se presentaron para la elección 2019, empezando por el MAS y terminando por la ultraderecha (que sería el Partido Demócrata Cristiano), todas tienen exactamente el mismo planteamiento, el mismo modelo de desarrollo, neoliberal, extractivista, ultradesarrollista… Todos coinciden en que la inversión extranjera, sin mayor regulación, es la que va a generar este desarrollo. En términos del abordaje a cuestiones de los derechos de las mujeres, la igualdad de genero etc, tampoco hay mayores diferencias exceptuando que el MAS planteó como parte de su programa, la instalación de la economía del cuidado que, así dicho pareciera una muy buena propuesta. Pero… ¿cómo se puede hablar de economía del cuidado sin transformar las bases de la economía? En fin, parece que fue una pura consigna política.

Si no hay casi diferencias entre el planteamiento programático, qué se está votando? Parece que la mayoría de la gente votó por un No a Evo.

Pero no podemos despreciar el 46% de “voto cautivo” que tiene el gobierno de Evo Morales desde las primeras elecciones y que el sector que le ha permitido ganar en las anteriores elecciones no son necesariamente los sectores obreros, populares o indígenas. Si no, que la clase media es la que ha sumado siempre los porcentajes para ganar.

Y ahí viene el otro elemento de explicación de esta crisis post 20-O y de la sensación de desencanto del Gobierno de Evo: el ataque y la represión a los pueblos  indígenas expresada en la represión a los pueblos del Parque Nacional Isiboro-Sécure del TIPNIS  que viene a ser la expresión de este modelo neoextractivista: se impuso en 2010 la construcción de la carretera por el TIPNIS implementando el proyecto IIRSA (la Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana) que quiere partir la amazonia boliviana, peruana y brasileña para facilitar la explotación y el transporte de yacimientos hidrocarburos, minerales, recursos acuáticos y agropecuarios.

Es la batalla más significativa de todo el tema de las resistencias de los pueblos indígenas a la contra el modelo neoextractivista.

Bolívia (I): De la elección al golpe -de quién contra quién-

Captura de pantalla 2019-11-11 a les 3.12.04

FOTO: China Martínez / La Paz

(I) De la elección al golpe -de quién contra quién-

@martamoli_RR / La Paz / 10 de noviembre de 2019

Bolivia petó. En las calles, sirenas, disparos, gritos y gente corriendo sin saber quién es quién. Se ven focos de fuego a lo lejos y la recomendación para todo el mundo es la de no salir. Compañeras de El Alto dicen que les han cortado el agua y que están prendiendo fuego a casas de sindicalistas, lideres indígenas y partidarios del MAS de Evo (Movimiento Al Socialismo). Compañeras feministas perseguidas y amenazadas por expresar públicamente su opinión. Mientras, proliferan los audios y videos sobre enfrentamientos, tiros e incendios descontextualizados en grupos de whatsapp y otras redes sociales. Se queman las antenas de las televisoras bolivianas y algunas dejan de retransmitir. Y me revienta el corazón cuando veo imágenes de gente quemando whipalas, bandera que representa los pueblos indígenas de los andes y el Estado Plurinacional de Bolivia.

El país petó y todas pensábamos que no llegaríamos a estos extremos. Sobre todo cuando esta mañana, cerca de las 8, escuchábamos a Evo Morales convocar nuevas elecciones para que el país encontrara una rendija por donde respirar paz. Hoy, La Paz está en guerra y se instaló esta espiral de violencia y racismo que no dejó de incrementar desde la llegada de el Presidente del Comité Cívico de la ciudad de Santa Cruz, Luís Fernando Camacho a la capital Boliviana. Empresario, vinculado con el escándalo de evasión fiscal de los Papeles de Panamá, católico, aliado con sectores evangélicos fundamentalistas y que llegó prometiendo, textualmente, “haré que Dios vuelva a estar en Palacio Quemado”.

Durante toda la tarde, los miembros del gobierno han ido renunciando, uno tras otro, y de forma muy rápida hasta que Evo Morales ha vuelto a comparecer ante los medios para anunciar su renuncia al cargo de presidente. También renuncia el vicepresidente Álvaro García Linera y ambos hacen un repaso de todas las conquistas sociales conseguidas hasta hoy después de 13 años, 9 meses y 18 días de mandato. Morales denuncia un “golpe cívico, político y policial” instigado por “grupos oligárquicos que conspiran contra de democracia”. Ya todo huele a golpe orquestado por la derecha empresarial, fundamentalista y racista en Bolivia contra la gente y organizaciones sociales que han sido parte del proceso de cambio en el país. Ya todo huele a contrarrevolución fascista.

Después de las elecciones el país se convirtió en una olla a presión llena de frustraciones hirviendo provenientes de todos lados, de los que siempre apoyaron a Evo y al MAS y de los que se sentían traicionados de nuevo por la sospecha de un fraude electoral. Los antecedentes del descontento de algunos masistas vienen de lejos y debemos tenerlos en cuenta en este momento en que la ultraderecha se aprovechó al máximo del escenario postelectoral: no acatar los resultados del referéndum del 21 de febrero de 2016 en el que salió el “no” a la repostulación de Evo; no se trabajó por la postulación de otro candidato o candidata del MAS; el ataque y la represión a los indígenas del Parque Nacional Isiboro-Sécure (TIPNIS), la coptacion de varias organizaciones sociales sindicales por parte del gobierno o las consecuencias del reciente incendio de la Chiquitanía.

Dentro de este descontento fueron los jóvenes los que empezaron a salir a la calle con una demanda única: “Democracia” y “Evo no”. Los masistas no salían. Ni los incondicionales a Evo ni los descontentos con él. Parecía que líder opositor Carlos Mesa aglutinaría las demandas de estos jóvenes que han crecido en el Proceso de Cambio, durante estos 14 años de Evo y ahora veían el globo desinflado. No hay mejor caldo de cultivo para la ultra derecha que un proceso de despolitización y hacer creer que la “democracia” lo es todo. A estos jóvenes se les sumaron personas que encontraron en ellos y en sus marchas una forma de canalizar su hartazgo y su forma de denunciar un fraude electoral que estaba siendo analizado por la OEA. Pero no había más demandas. Y tampoco veíamos su apoyo directo y masivo a Carlos Mesa.

Muchos, salían por primera vez, con la bandera tricolor con el objetivo de “salvar su patria de otro ciclo de Evo”. Pero también estaban los que no querían ni a Evo, ni a Mesa. Tenían claro lo que no querían pero sin plantear opciones políticas claras ni demandas concretas. Y entonces, aparece Camacho, postulándose como el mesías salvador de los “sin rumbo” y decide instalarse en La Paz. Empezaron a proliferar los cortes en las calles, y las protestas, diarias en el centro de la ciudad y los actos racistas violentos y misóginos en otros estados (el caso del brutal ataque a la alcaldesa del municipio de Vinto -Cochabamba- Patricia Arce, perteneciente al (MAS), la muerte de Limbert Guzmán, de 20 años, también en Cochabamba durante los enfrentamientos que se desataron entre opositores y partidarios del presidente boliviano, o la violación de dos mujeres que venían en una caravana que salió de Sucre y Potosí rumbo a La Paz.

Bolivia petó entre policias amotinados y frustraciones de todos lados metidas en esta olla a presión. Y mañana nos despertaremos con un país que enfrenta una terrible contrarrevolución fascista. Ojalá podamos encontrar un rumbo después de este golpe que, de momento, solo está teniendo consecuencias para la población civil entre asaltos, ataques y enfrentamientos.

Captura de pantalla 2019-11-11 a les 3.08.11
FOTO: China Martínez / LaPaz. Enfrentamientos violentos en el centro de la ciudad entre ciudadanos no simpatizantes del gobierno, ciudadanos simpatizantes del gobierno y la policia.