Archivo de la categoría: Imposición

2 de octubre ¡no se olvida!

2_oct_2013_1 (11 de 1)

2 de octubre de 2013, San Cristóbal de Las Casas, Chiapas

@martamoli_RR

Cada 2 de octubre México hace memoria de lo que ocurrió ese día de 1968 en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco -en el Distrito Federal- en el que centenares de estudiantes fueron asesinados por el mismo gobierno de Gustavo Díaz Ordaz. En 10 días, en la misma ciudad, empezarían los Juegos Olímpicos paradójicamente bautizados como “La Olimpiada de la Paz”.

La matanza, ejecutada por un grupo paramilitar denominado Batallón Olimpia y el Ejército Mexicano fue la respuesta represiva y salvaje del gobierno en contra de una manifestación convocada por el Consejo Nacional de Huelga, órgano directriz del movimiento estudiantil mexicano que empezó a organizarse años antes y en el que no solo participaron estudiantes universitarios, sino también profesores, intelectuales, amas de casa, obreros, gente común y corriente. Pedían la libertad a los presos políticos, la destitución de los generales Luis Cueto Ramírez y Raúl Mendiolea, la extinción del cuerpo de granaderos, la derogación de los artículos 145 del código penal -delito de disolución social-, la indemnización a las familias de los muertos y a los heridos victimas de las agresiones en los actos represivos iniciados el día 26 de Julio y el deslinde de responsabilidades de los actos de represión y vandalismo realizados por las autoridades a través de la policía y los granaderos.

Fue el mismo año del Mayo Francés, de las protestas en contra de la Guerra de Vietnam, del Movimiento por los Derechos Civiles en los Estados Unidos, de La Primavera de Praga, de la lucha contra el franquismo en el Estado Español, del Otoño caliente en Italia y de otros movimientos sociales que, a partir de aquel 68 revolucionarían para siempre los valores establecidos que nos impiden vivir una vida fuera del espectáculo y la apariencia de la sociedad de consumo.

En México, maestras, maestros, estudiantes, madres, padres, hijos, siguen ocupando el futuro y luchando por una educación de calidad, pública, no mercantilizada y en contra de una reforma laboral impuesta por el actual gobierno priista, un gobierno que sigue recortando derechos y actuando de forma represiva contra la ciudadanía que se manifiesta y organiza situandose, no tan lejos de aquel 68.

2_oct_2013_4 (11 de 1)

Anuncios

¿Y qué crónica querría escribir? #MéxicoNoTienePresidente

por Marta Molina [RR] @martamoli_RR

Peña Nieto anunció hoy como uno de “sus” ejes primordiales para el nuevo gobierno, -el eje uno de cinco- un México en Paz y con Justicia. ¿Qué Paz? ¿Qué Justicia?

También  hoy, desde las 4 de la madrugada ciudadanos mexicanos transitaron por el Eje Uno del DF repletos de rabia e indignación. Su destino, San Lázaro.

DAKOTA WIFI

DAKOTA WIFI

¿Y qué crónica querría escribir?

No quiero que los gases lacrimógenos, pimienta y demás que respiramos den inicio al relato.  No quiero que los heridos gravísimos que vimos en San Lázaro se conviertan en muertos. No quiero que el camión de la basura en su forma épica de “Caballo de Troya” que vimos avanzando y finalmente colisionando con el cerco de seguridad del Palacio Legislativo sea el “fin” o el “inicio” de algo.

DAKOTA WIFI

Quizás empiece con algún que otro comentario al comunicado lanzado ayer por un nuevo Ejercito Popular llamado “Magonista de Liberación Nacional” y el “derecho a rebelión”. ¿O tal vez recupere el objetivo de la iniciativa #OcupaSanLázaro que publicaron los #Yosoy132? Las platicas con los maestros de la Sección XXII que vinieron de Oaxaca a mostrar su repudio a Peña Nieto, las declaraciones y acciones de muchos jóvenes que no quieren vivir en un país gobernado por un presidente impuesto, la conversación con Jaime en un banco de la Alameda en plena represión diciéndome “en México no pasa nada”…

Las pancartas, los mensajes, los gritos, las paredes hablando, los llantos de los más chiquitos…

Entonces, ¿Qué crónica escribo? ¿La de un México en luto y adolorido?

DAKOTA WIFI

Sigo avanzando en una crónica que empieza a las 3 de la madrugada de hoy y que no termina –ni terminará pronto…-. La crónica de un México que no tiene presidente, de un Palacio de Bellas Artes atónito frente a una Alameda convertida en campo de batalla, de la vocecita de un tal Peña Nieto saliendo de la televisión de una cafetería de la calle 5 de mayo. “2.191 días son suficientes para sentar las bases para hacer de México un país próspero”, dijo. Y de pronto, en pantalla, el Príncipe de Asturias, mi “querido” Felipe, dándome da la bienvenida a éste México encapsulado dentro de un Palacio Nacional ficticio que deja a sus espaldas Bellas Artes, el Zócalo, San Lázaro, la represión, las balas de goma, los detenidos, los heridos, los desaparecidos. Todo, a escasos metros de esta burbuja inflada de imposición.

Palacio de Bellas Artes

Entonces, ¿Qué crónica quiero escribir?

Quiero escribir la crónica de un México surrealista porque aquí –insisto, sólo aquí- lo surrealista es real. Quiero escribir la crónica de un México en paz, libre de imposiciones; de un México que recupera el derecho a decidir, de un México con justicia y dignidad, de un México que opta por el mandar obedeciendo y que consigue ser pionero en crear este mundo en donde quepan muchos mundos.

Digan, ¿qué crónica?

Mañana la empiezo, porque va a ser larga. No va a ser una crónica de 18 horas. Va a durar años. Pero se escribirá. Créanme que se escribirá. Hoy se compuso el primer verso, el primer párrafo, el primer compás de una melodía hacia la liberación.

DAKOTA WIFI