Archivo de la categoría: madres centroameticanas

Central American mothers organize to find their missing migrant children

Waging Nonviolence

Mercedes Moreno holds a sign with a picture of her son, José Leonidas Moreno, who disappeared in 1991. (WNV/Mario Marlo)

“The things we have in common are that our sons or daughters are disappeared, and that we can organize from our pain, because it gives us courage,” said Mercedes Moreno, a migrant from El Salvador who has lived in Los Angeles since the 1970s. “We too will not rest until we find our children. Many of us also have to raise children while we search for our disappeared. We have a common pain, and we are all Mesoamericans. That’s why our home used to be called Mesoamerica.”

From 1978 into the 1980s, Mercedes organized with the Sandinistas and with the Salvadorans who fled from the civil war to the U.S. “We went to the churches and talked to the community priests, with the neighbors,” she explained, “so that they would listen and understand that we had something in common despite not being from the same country. Now, as mothers, we must do the same.”

Mercedes has not been able to get any information about her son, José Leonidas Moreno, since 1991. She just finished traveling with his photo on the Central American Mothers’ Caravan with 37 other mothers in search of their children, who disappeared in Mexico while traveling to the United States. Some were fleeing armed conflicts, while others found themselves homeless due to natural disasters that leveled all they owned.

Called “Freeing Hope,” this caravan of 38 mothers — which began on October 15 and ended on November 3 — traveled through El Salvador, Nicaragua, Honduras, Guatemala and across what is known as the “Migrant’s Route” in Mexico. This was the eighth such caravan organized by Central American mothers to arrive in Mexico. By the end, they had traveled nearly 3,000 miles, through 14 states and 23 towns, seeing with their own eyes the very landscapes that their children likely crossed while trying to reach the United States.

Although many of them have not been able to find their children, they drew attention from the media and authorities, spread awareness of migrants’ issues and put a face to the human rights’ violations that migrants are exposed to on their journeys.

María Teodora Ñaméndez, or “Teo,” was reunited with her son Francisco during the caravan. (WNV/Heriberto Paredes)

On October 28, María Teodora Ñaméndez,  or “Teo” as her companions in the caravan call her, excitedly told me about how after 30 years without seeing him, she would be reunited with her son Francisco the following day in Tierra Blanca, Veracuz.

“I’m going to scold him when I see him,” says Teo. She is 75 years old and just 15 days ago left her native Nicaragua for the first time, to search for her son. “My other sons said their brother was dead. No, son, he is alive, I would tell them. I felt it in my heart. That’s why I joined the Caravan.”

Rubén Figueroa, a human rights defender with the Mesoamerican Migrant Movement (MMM) and participant in the caravan was the one who, after following clue after clue, managed to find Francisco. He explained:

During this years’ Caravan, indications arose over a migrant who since 1985 had not communicated with his mother. I arrived in Veracruz and began following clues. Some neighbors didn’t want to say anything because they were afraid — because they were migrants too. They feel insecure. We followed a few false clues, but eventually we found him. “He might be the son-in-law of a woman I know,” some people told me. I went to visit that woman…  She put her hands to her chest, and I knew that Francisco was there. I also talked to his daughter, who said excitedly “my grandmother is looking for her son?”

Francisco arrived a bit later on his motorcycle. “Your mother has been looking for you,” I said. “I thought my mother was dead,” he said. “I thought this sort of thing only happened in telenovelas.”

Francisco Cordero had left Nicaragua at age 17. He had started out in a guerrilla movement. At 19 he went to El Salvador, and from there to Mexico. He had sent lots of cards to his home but his mother only received the first, and the rest were all returned to him. On the day Rubén found him, the people in his neighborhood came to hug him.

Now Francisco is 51 years old, he is married and has three children. Despite her age and having found her son, Teo will not leave the side of the 38 mothers she met on the Caravan. She plans to keep organizing with women who, like her, won’t rest until they find their children. “Now their children are also my children,” she said.

Rubén Figueroa was also a migrant. At 16 years old, he left for the United States and spent five years working in North Carolina. When he came back to Mexico, he and his mother began doing humanitarian work. They fed migrants, gave them shelter, heard the stories of raped women, of kidnappings, extortion and threats. Now he is a human rights defender.

Like him, many mothers of disappeared migrants have become organizers after participating in the caravan. Eméteria, for example, found her daughter on the first mothers’ Caravan two years ago, after not seeing her for 21 years. Despite having found her daughter, she has continued working with other mothers of the disappeared and accompanied them on the latest caravan. She has also created a radio program in her community that demands rights for migrants and encourages listeners to join them in asking for justice. The governments in the region “don’t do their job, and aren’t even interested in doing it, which is why we have to keep organizing,” she comments.

(WNV/Marta Molina)

Carmen Lucia Cuaresma is from Nicaragua, but lives in Costa Rica. She is searching for her son Álvaro Enrique Guadamos Cuaresma. The last time she heard his voice was in March of last year over the phone. He was asking for $2,000 dollars.

“Where am I going to get that money if I’m poor? And I asked myself, could it be that he was kidnapped?” Carmen lamented. “We are no longer in the era of slavery; we are human beings with the right to live. As a mother and in the name of everyone, I say, enough with the extortion, enough with the assassinations and kidnappings!”

Friar Tomas González works every day to pull these human tragedies that take place south of Mexico out into the light. He directs a migrants’ shelter called “The 72” in Tenosique (Tabasco). On October 27, when the caravan passed through Mexico City, he commented that:

It is organized civil society that’s facing this monster, in the migrants’ homes, in the shelters, places where victims arrive daily. We are doing the work of the Mexican state. Some of us are there, negotiating with kidnappers so that they’ll free people — work that ultimately isn’t our job, but in the end we’re doing it. We can’t trust the state because they haven’t given us answers. Their answer has been that they’re creating more check-points and border patrols.

“They can’t just sic the police on the migrants,” comments José Jaques Medina, co-founder of the Mesoamerican Migrant Movement. It’s not a penal, criminal or national security issue. For Jaques Medina it is shameful that in Central America it is so common to have a family member disappear in Mexico. Although there are no official statistics, he said that nearly 70,000 migrants have disappeared since 2006, when President Felipe Calderón began the “war against organized crime.” Medina added that:

Mexico holds a huge responsibility for the wounds it has inflicted on these nations. It carries the weight of these dead, disappeared, kidnapped, extorted. This is about people, and it can’t even give the mothers of these disappeared a name, or a gender, or a nationality, or a corpse, and the bodies are moved from a clandestine grave to a communal grave, leaving them anonymous while families die looking for their family members.

Narcicia Socorro Gómez marches with a picture of her son, Eugenio Marcelino Juarez Gómez, around her neck. (WNV/Mario Marlo)

The caravan of mothers stopped many shelters that work to give refuge to migrants. They are situated along the railways called “The Beast,” on which the trains that migrants jump on in order to cross the country travel. Eugenio Marcelino Juarez Gómez, Narcicia Socorro Gómez’s son, might have ridden one of those trains 10 years ago, when he left Nicaragua. She hasn’t heard from him since.

“We have been going from shelter to shelter and we see the young men who are traveling, and I see my son in them. I think that my son passed through these same places. Knowing how the route is, it makes me feel heavy-hearted and very sad,” said Narcicia. When we ask her what she says to these young men she replies energetically: “I tell them to go back to their homes. But they insist on going, they don’t listen… They say ‘No, but we want the American Dream everyone else wants too.’”

“Now is the moment in which the Central American mothers should unite with the Mexican mothers,” María Herrera said. She is Mexican, and has four disappeared children. She became an organizer with the Movement for Peace with Justice and Dignity (MPJD) when the poet Javier Sicilia came through the Michoacán Stadium during the “Caravan of Consolation” on June 6, 2011. She climbed up on a platform before the Cathedral of Morelia and said that she was “a humble person, not educated to speak [before an audience], but that the pain and helplessness force me to speak.” Like the 38 Central American mothers who made up the “Freeing Hope” caravan, María is a mother with colossal strength who turned her pain into action and has grown in her capacity as an MPJD organizer. “We joined their pain and strength to fight. We admire them,” she said. “For us, there is no respite in this search for our children. We are moved by a pain that only we can understand. Today we say ‘you are not alone.’”

During the caravan, there were six reunions of mothers and their sons. They inspired more mothers to keep doing the work that their governments aren’t doing. In addition to looking for clues that would lead them to their sons, the caravan made the dangers and human rights violations that migrants face while crossing through Mexico more visible.

Anuncios

Madres centroamericanas se organizan para encontrar a sus hijos migrantes

Domingo 04 de noviembre de 2012 – Este sábado 3 de noviembre ha terminado Liberando la Esperanza, la Caravana de 38 madres centroamericanas que han recorrido México para denunciar la desaparición de miles de migrantes en el apocalíptico recorrido hacia el Norte. Hacemos balance con Marta Molina.

Por Marta Molina para Otramérica

“Tenemos en común que nuestros hijos o hijas están desaparecidos. Tenemos en común que podemos organizarnos desde el dolor porque nos da valentía y coraje. Tenemos en común que no descansaremos hasta encontrar a nuestros hijos. Tenemos en común que a muchas nos toca ser padres y madres a la vez. Tenemos en común que el dolor nos une y que somos mesoamericanas. Por eso nuestra casa se llamaba Mesoamérica antes”

Son las palabras de Mercedes Moreno, migrante procedente de El Salvador y residente en Los Ángeles desde los años 70. Allí empezó a organizarse, con los sandinistas en 1978 y en los 80, con los salvadoreños que llegaban huyendo de la guerra civil. “Íbamos a las iglesias a hablar con los Padres de la comunidad, con los vecinos, para que nos escucharan y entendieran que teníamos algo en común a pesar de no ser del mismo país. Ahora, como madres, debemos hacer lo mismo”.

No sabe nada de su hijo José Leónidas Moreno desde 1991 y viaja con su foto –tomada en 1988- en la Caravana de Madres Centroamericanas. Salieron de El Ceibo – frontera Guatemala-México- para buscar a sus hijos que desaparecieron en México cuando iban rumbo a los Estados Unidos. Unos, buscando una vida mejor, otros, huyendo de conflictos armados, otros se quedaron sin casa por culpa de desastres naturales que arrasaron con todo lo que tenían.

Mercedes nos recuerda que fue “el hombre” quien inventó las fronteras, y mientras el dinero y las armas circulan libremente por el mundo, los migrantes se convierten en mercancía, en moneda de cambio, en el blanco perfecto para las extorsiones. Los derechos humanos también los inventó “el hombre”, pero para los migrantes no existen tales derechos.

“Liberando la Esperanza” es el nombre de esta Caravana de 38 madres procedentes de El Salvador, Nicaragua, Honduras y Guatemala que están recorriendo la llamada Ruta del Migrante por México.  Esta es la octava Caravana de madres de Centroamérica  que llega a este país. Durante 20 días -entre el 15 de octubre y el 3 de noviembre- pasaron por 14 estados y 23 localidades. 4.600  kilómetros durante los que las madres rehacen parte del camino que supuestamente recorrieron sus hijos con el objetivo de llegar a los EEUU. Aunque muchas de ellas no han encontrado a sus hijos, han conseguido llamar la atención de las autoridades y medios de comunicación para sensibilizar sobre el tema migratorio y evidenciar las violaciones de los derechos humanos a las que se exponen durante la ruta.

“En la organización está la fuerza”, dice Mercedes. Y quizás esto es lo que hace que la esperanza se convierta en realidad, como sucedió el pasado 28 de octubre, día en el que pudimos hablar con María Teodora Ñaméndez , “Teo” -así la llaman sus compañeras de la Caravana-. Nos contó emocionada que después de 30 años de no saber nada de su hijo Francisco se reuniría con él, al día siguiente, en Tierra Blanca, Veracruz.

Teodora es nicaraguense y encontró a su hijo francisco durante la Caravana de este año. Heriberto Paredes DR 2012

“Le voy a regañar cuando le vea”, dice Teo. Tiene 75 años y hace quince días salió por primera vez de su país, Nicaragua, para buscar a su hijo. “Mis otros hijos me decían que su hermano estaba muerto. Está vivo, les decía. Lo sentía en el corazón, por eso me sumé a la caravana. Las otras mamás no consiguieron a sus hijos y maridos pero continuaré con ellas buscándolos hasta que los hallen“.

Rubén Figueroa, defensor de los derechos humanos del Movimiento Migrante Mesoamericano (MMM) y parte de la organización de la Caravana, fue quién dio con Francisco, después de seguir pistas y más pistas.

“Durante la Caravana de este año,  surgieron indicios sobre un migrante que desde 1985 no se comunicaba con su mamá. Llegué a Veracruz y empecé a seguir pistas. Algunos vecinos no querían decir nada, por miedo, porque también son migrantes. Se sienten inseguros. Seguimos pistas falsas, hasta que dimos con él. Posiblemente es el yerno de una mujer que conozco, me dijeron. Fui a visitar a esta señora. “¿Su yerno se llama Francisco Cordero? Sí. Su mamá le anda buscando”. Ella se puso las manos en el pecho. Entonces supe que Francisco estaba ahí. Hablé también con su hija, quién dijo emocionada: “¿mi abuela anda buscando a su papá?”.

Francisco llegó al cabo de un rato en su motocicleta. “Su mamá le anda buscando”, dije. “Yo pensé que mi madre había muerto”, respondió. “Pensaba que esto sólo se ve en las novelas”.

Francisco Cordero salió de Nicaragua a los 17 años. Estuvo primero en la guerrilla. Y a los 19 años se fue a El  Salvador y de ahí llegó a México. Envió varias cartas a su casa pero su mamá sólo recibió la primera y el resto las regresaban. El día en que Rubén le encontró, la gente de su vecindario llegó a abrazarlo. Ahora, tiene 51, está casado y tiene 3 hijos.

Teo, a pesar de su edad y de haber encontrado a su hijo, no se va a despegar de las 38 madres que conoció en la Caravana y va a seguir organizándose con las mujeres que, como ella, no descansarán hasta encontrar a sus hijos. “Ahora también son los míos. Si el otro año vuelven, voy a venir con ellas, a acompañarlas”.

Rubén Figueroa comentó en entrevista : “Hoy día siguen desapareciendo migrantes. Todo, por culpa de la criminalidad, la persecución, y los crímenes cometidos en su contra. No sólo hay desaparecidos de hace 30 años. Los hay de un año, dos, tres y menos, y todo tiene que ver con la complicidad de las autoridades con el crimen organizado”, comenta Rubén Figueroa. Además, los gobiernos no hacen su trabajo, por lo tanto no nos queda más que organizarnos nosotros para buscar a los desaparecidos y exigir los derechos de los migrantes. Somos realistas, no todos los que buscamos están vivos, pero es nuestra responsabilidad el buscarles entre los vivos porque vivos vinieron, vivos los queremos.”

Rubén también fue migrante. A sus 16 años se fue a Estados Unidos y trabajó 5 años en Carolina del Norte. Al regresar a México, junto con su madre, empezaron a hacer un trabajo humanitario y de organización: alimentar a los migrantes, darles cobijo,  escuchar historias de mujeres violadas, secuestros, extorsiones, amenazas… Ahora es un defensor de los derechos humanos.

Como él, muchas madres de migrantes desaparecidos, después de participar en las caravanas, se convierten en organizadoras. Eméteria, por ejemplo, que encontró a su hija durante la Caravana de hace 2 años, después de 21 años sin saber nada de ella. Aún así, no dejó de acompañar a las demás mamás. Desde entonces siguió organizando a las madres de los desaparecidos y creó un programa de radio en su comunidad. De esta forma extiende el mensaje de exigencia de derechos para los migrantes y concientiza a más gente para que se una y reclame justicia a los gobiernos que “no hacen su trabajo, ni les interesa, por lo tanto, hay que seguir organizándose”, comenta.

Carmen Lucía Cuaresma es de Nicaragua pero vive en Costa Rica. Viene buscando a su hijo Álvaro Enrique Guadamos Cuaresma. La última vez que escuchó su voz fue el mes de marzo del año pasado. Le llamó pidiéndole 2000 dólares.  “¿Dé donde los voy a sacar si soy pobre?, ¿será que me lo secuestraron?. Ya no estamos épocas de esclavitud, somos seres humanos y tenemos derecho a vivir. Como madre y en nombre de todas reclamo ¡basta de extorsión, basta de asesinatos, basta de secuestros!”.

Fray Tomás González trabaja cada día para sacar de la invisibilidad las tragedias humanas en la frontera sur del país. Es el director  del albergue de migrantes  “La 72” en Tenosique (Tabasco). El pasado sábado 27 de octubre, al paso de la Caravana por la Ciudad de México, comentó que “la sociedad civil organizada somos los que estamos enfrentando este monstruo, en las casas del migrante, en los albergues, allí donde llegan las victimas diariamente. Le estamos haciendo el trabajo al estado Mexicano hasta mediando con los secuestradores para que liberen a las personas, trabajo que no nos corresponde pero que finalmente lo estamos haciendo. No podemos confiar en los estados porque no han dado respuestas. Eso si, ya han declarado que van a multiplicar las estaciones migratorias y a crear policías fronterizas”.

“No pueden echarle policía a los migrantes”, comenta José Jaques Medina, cofundador del Movimiento Migrante Mesoamericano. No es un problema penal, no es un problema criminal, no es un problema de Seguridad Nacional, es un problema de Seguridad Humana. Para Jaques Medina es una vergüenza que en Centroamérica sea demasiado común tener un familiar desaparecido en México. Los especialistas y académicos cuentan ya 70.000. “México tiene una responsabilidad enorme por la herida que causó a estas naciones, carga con estas muertes, desapariciones, secuestros, extorsiones y trata de personas y no puede dar a las madres de los desaparecidos ni un nombre, ni un sexo, ni una nacionalidad, ni un cadáver y los cuerpos pasan de una tumba clandestina a una fosa común dejándoles en el anonimato mientras las familias se mueren buscando a sus familiares”.

 Los albergues de sus hijos

Narcicia Socorro Gómez busca a su hijo Eugenio. Hace 10 años que no sabe nada de él.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Caravana de madres paró en muchos de los albergues que se encargan de dar cobijo a los migrantes. Están situados al lado de las vías del tren llamado “La Bestia” al que se suben para atravesar el país. A los hombros de esta Bestia pudo viajar Eugenio Marcelino Juares Gómez,  hijo de Narcicia Socorro Gómez. Hace 10 años que se fue de Nicaragua y desde entonces su madre no sabe nada de él. “Ahorita hemos venido de albergue en albergue  y vemos a los chavales que van y se me refleja mi hijo en ellos y pienso que mi hijo pasó por esta mismos lugares. A saber como pasaría. Me da un gran pesar y me pongo muy triste”. Cuando le preguntamos sobre qué les dice a estos “chavales” nos responde enérgicamente: “Yo les digo que se regresen para sus cases. Pero ellos insisten en ir, no hacen caso. Yo les digo no hijitos, regrésense para atrás, les van a hacer mucha falta a sus mamitas. No, pero es que nosotros queremos el sueño americano que todos deseamos”.

“Si no despertamos, nadie lo va a hacer por nosotras”, comenta Virginia Orcot. Viene de Guatemala, de Patzún, en el Departamento de Chimaltenango. Carlos es su esposo y vino a buscarle. “Se vino para acá porque en Guatemala no hay trabajo y quería emigrar a los Estados Unidos. Vino el 20 de agosto de 2009 y me llamó cuando llegó a México el 26 de agosto. Llegó bien. Después me llamó el 5 de septiembre diciéndome que estaba esperando a algunos compañeros para cruzar y ya no supe nada de él. Esperé un mes, dos meses, tres meses, cuatro meses, cinco meses y a los seis meses me llamaron pidiendo un rescate por él: 40.000 quetzales . Envié 24.000 después de pedir ayuda a mi comunidad. Nunca más supe de él”.  Carlos Enrique tiene 40 años y 5 hijos en Chilmaltenango. Tres de sus vecinos fueron víctimas de la masacre de San Fernando en Tamaulipas en 2010 en la que fueron asesinados 72 migrantes.

María Herrera, organizadora del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad (MPJD) con 4 hijos desaparecidos en su primera intervención en público durante la Caravana del Consuelo del MPJD –junio 2011- en Morelia, Michoacán.

“Ahora es el momento en que las madres centroamericanas y las madres mexicanas deben unirse”, comenta María Herrera. Es mexicana y tiene 4 hijos desaparecidos. Se convirtió en organizadora del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad (MPJD) cuando el poeta Javier Sicilia pasó por el estado de Michoacán durante la llamada “Caravana del Consuelo” el 6 de Junio de 2011. Por aquel entonces se subió a un templete delante de la Catedral de Morelia y dijo textualmente que ella era “una persona humilde que no tiene preparación, pero el dolor y la impotencia me hacen hablar”. María es una madre con una fuerza colosal que, como las 38 madres centroamericanas que acompañan la Caravana “Liberando la Esperanza” convirtió su dolor en acción y ha ido creciendo como organizadora con el MPJD. “Nos unimos a su dolor a su esfuerzo en la lucha. Las admiramos. Para nosotras no existe el cansancio en la búsqueda y el reencuentro de nuestros hijos y nos mueve un dolor que sólo nosotras podemos entender. Hoy gritamos juntas “no están solas”.

Durante esta edición de la Caravana se dieron cinco encuentros -uno en Tabasco,Nuevo León, Distrito Federal y dos en Chiapas- que se fueron forjando a través de las pistas encontradas durante la segunda Caravana en 2011. A estos encuentros se les sumó  uno no planeado en Veracruz y se logró organizar a más madres para continuar haciendo el trabajo que los gobiernos de sus países y el mexicano no hacen. Además de buscar pistas de los migrantes se logró visibilizar las precarias condiciones y las violaciones de los derechos humanos a las que se enfrentan los migrantes durante su paso obligado por México. También se consiguió coordinar a las organizaciones sociales y los albergues de migrantes para exigir a los gobiernos que atiendan el llamado de las madres de buscar a sus desaparecidos.

Mercedes, María Herrera, Carmen Lucía , Virginia, Narcicia, Teo y Emetéria tienen en común ahora que los hijos desaparecidos en Mesoamérica, migrantes o no, son sus hijos y no descansaran hasta encontrarlos o saber qué pasó con ellos.

Una versión de este artículo fue publicada originalmente en inglés por Waging Non Violence