Archivo de la categoría: Presos

Imagen

“Acá estamos para sumar”

[FOTONOTA]

Patishtan acompaña la marcha de Las Abejas de Acteal el día de la commemoración de los 16 añis de la masacre

Patishtan llegó a la tijera de Majomut, desde donde inició la marcha de La Sociedad Civil “Las Abejas” el día de la conmemoración de los 16 años de la masacre perpetrada en 1997 por paramilitares y que acabó con la vida de 45 tsotsiles que se encontraban desplazados en Acteal.

@martamoli_RR

“El profe” se mostró muy contento por la liberación, el pasado día 19, de Miguel Demeza Jiménez adherente de la Sexta declaración de la selva Lacandona y procedente de la zona tzeltal San Sebastián Bachajón -en el municipio de Chilón, Chiapas-.

Liberaron a Demeza después de pasar más de tres años encarcelado en el penal El Amate, en Cintalapa de Figueroa, acusado de delitos que no cometió.

Patishtan llegó a la Tierra Sagrada de Acteal e intervino al final de la Ceremonia de Las Abejas asegurando que su libertad “es un triunfo de todos” y se sumó a la incansable demanda de Las Abejas de exigir justicia. “No es posible que quede todo en el olvido, la sangre de los 45 que mataron, no se puede olvidar”.

Su discurso, mucho más enérgico en su versión tsotsil que en español, terminó con un contundente “acá estamos, para sumar”.

Anuncios

[Retales] Aquellas pequeñas cosas

mmolina_patish_ent_1

Entrevista con el profesor Patishtan durante su primera mañana en libertad, en su casa de El Bosque, en Los Altos de Chiapas. 2 de diciembre de 2013

-Cuáles son aquellas pequeñas cosas que usted echaba de menos, Profe?
-Todas son importantes. Por ejemplo algo pequeño que me nutre y mucho, lo que desayunamos hoy aquí en la casa. Comer más despacio, el encontrarle más sabor a las tortillas, a la verdura, al cafecito… Si lo tomamos todo de un jalón y queremos meterlo todo dentro de la boca no vamos a encontrar ese sabor…
Yo hoy me comí como 6 tortillas en la mañana de esas que le gustaron a usted de maíz con tomate. Y pienso ahora en el proceso que llevó:  No se cuantos trocitos de leña quemaron, no se cuanto tiempo le costó a la muchachita el estar acurrucada para hacerlas, pienso que posiblemente la persona se quemó al ponerla en el comal, que se gastó agua… Un montón de cosas que a veces no llegamos a alcanzar,  el cómo vino a la mesa.

Desayunar. Esa fue otra libertad para mi. No te están diciendo que tienes que comer esto como todos los demás sino que aquí hay una libertad para decidir, expresas lo que sientes, respiras otro aire.

-Le puedo pedir un favor?

-Adelante.

-El día de la misa en San Cristóbal usted cantó una canción que cantaban dentro de la cárcel con el resto de presos. ¿Nos la puede cantar?

In Mexico, a victory for indigenous liberation

Marta Molina for WNV
patish_libre_marta_molinaAfter 13 years of unjust imprisonment, Mexican political prisoner Alberto Patishtan Gomez walked free on October 31.Over the course of his incarceration, the 42-year-old indigenous Tzotzil professor became one of Mexico’s leading voices protesting the unjust imprisonment of indigenous peoples, a widespread problem in a country where racism and violence against the indigenous communities is still rampant. From behind bars, he organized for the liberation of many of his indigenous companions. His final victory is his own freedom — although he often said that he has always felt free, even when imprisoned, because he knew he was innocent.

His first public appearance after gaining his freedom was not in his home state of Chiapas nor at the entrance of Prison Number Five in the city of San Cristóbal de las Casas, where he had been held. Instead, he was in Mexico City with his son Héctor, his daughter Gaby and his niece Génesis. While still imprisoned, he had been transferred to Mexico City to receive treatment for the brain tumor that has been causing him to lose his vision.

“Who is Patishtan?” he asked in front of dozens of cameras angling for the best photo. “I am Patishtan,” he said, “a person who not only hears, but listens. Patishtan is someone who is losing his vision because of his sickness, which doesn’t let him see very well with his eyes, but I can see much more clearly in my heart.”

No one pardoned Patishtan 

Supporters from across Mexico and from around the world have been organizing for Patishtan’s freedom ever since he was arrested and convicted of murdering Mexican police officers in a trial that was filled with flaws and corruption. Earlier this year, a Chiapas court denied his appeal, a significant setback in the case. His supporters then began to explore other possibilities, including a push for amnesty or for release on humanitarian grounds due to his illness. But neither of those two possibilities moved forward.

Finally, the path to his freedom came not through the judicial system but through the legislative branch. On October 23, the Mexican senate modified the pardon rules in the federal penal code. It became known as the “Patishtan Law,” and President Enrique Peña Nieto used it to grant him a “special pardon” — distinct from the standard “presidential pardon,” which would have left Patishtan free, but still guilty in the eyes of the law.

“No one pardoned Patishtan. The organized people achieved his freedom,” shouted activists upon seeing Patishtan finally free after 13 years of struggle.

In addition to achieving Patishtan’s freedom, the campaign represents a victory against the Mexican judicial system, which is now forced to admit its error. “What is now being recognized is that Patishtan suffered grave human rights violations, violations of due process, and that his innocence was not presumed,” said Sandino Rivero, Patishtan’s lawyer.

To many who have been working for Patishtan’s freedom, the passage of this law is evidence of the widespread injustices in the Mexican legal system.

“This is a victory that resulted from the sad failure of Mexican justice,” said Patishtan’s 17-year-old son, Hector, who has become a human rights activist during his father’s incarceration and has vowed to continue fighting for the freedom of other political prisoners still behind bars.

Victories from behind bars

Early in his incarceration, Patishtan saw many indigenous prisoners who did not know how to defend themselves, didn’t have money for lawyers, didn’t speak Spanish and didn’t have access to interpreters. He began organizing prisoners to fight for their basic rights and to prove their innocence.

At the first prison where he was held, everyone he organized with was freed, expect for himself. Later, when he was transferred to another prison, he organized an action to burn the prisoners’ uniforms, since the imposition of this clothing meant the further loss of one’s individuality and personality. He also proposed camping in the prison’s patio, and over the years many prisoners stopped sleeping in their cells and organized a permanent occupation of the patio. These acts of resistance made them feel more free.

In 2006, when the Zapatistas launched the Other Campaign to unite with resistance movements across Mexico and in other regions, Patishtan and other prisoners decided to join the campaign. Through this broader network, the group was able to increase the visibility of the injustices faced by indigenous political prisoners in Chiapas. Over the years Patishtan also organized a series of hunger strikes, which, despite his current illness, strengthened him physically and mentally. These strikes won freedom for many of his fellow prisoners, but it only brought him increased punishment. He was sent to a maximum security prison in the state of Sinaloa, thousands of miles away from his home state of Chiapas. There, for the first time, they cut his hair, which represented a loss of his indigenous identity. One’s hair acts as protection when working in the milpa, the cornfield. Around that point, Patishtan also began to write letters to himself.

With the support of the People’s Movement in El Bosque for Patishtan’s Freedom and a number of human rights organizations, Patishtan was relocated to a prison in Chiapas after 10 months. There, after years of organizing, hunger strikes and outside campaigns, eight more of his companions were released. Once more, all of Patishtan’s companions were freed, except for himself and Alejandro Díaz Santís, who remains incarcerated.

Organizing for many

Patishtan’s release is heralded as a victory for the millions of indigenous people in Mexico, who continue to face discrimination in the media and the judicial system. It is also an example of how to use one person’s struggle to organize for many, such as Patishtan’s companions Pedro López and Juan Collazo who were freed earlier this summer.

Upon hearing about Patishtan’s release, they said that he taught them how to read, write, speak Spanish — and, most importantly, how to organize. “For me, it opened a door to living when I met Alberto,” said Collazo. “I learned to defend my rights and teach others to do the same.”

Despite the freedom of their teacher, the two intend to continue organizing.

“For Alejandro Díaz Santís, Miguel Demeza Jimenez, Antonio Estrada Estrada, and for all of the political prisoners in this country, we will continue fighting,” said Pedro Lopez.

This weekend, after finishing his medical treatment, Patishtan turned to his hometown, El Bosque, where he plans to continue organizing for the rights of poor and indigenous communities. In his eyes, the reverberation of his campaign is the most inspiring part of his own freedom.

“They wanted to stop my struggle, but what happened is it multiplied. They wanted to hide it, but they made it glow.”

Gritos de Libertad por Patishtán

 

Marta Molina.- San Cristóbal de Las Casas, Chiapas

PATISHTAN190613MZS14

Foto: Moysés Zúñiga Santiago

Desde el interior del penal número 5 de San Cristóbal de las Casas, Chiapas los presos pudieron oír hoy los gritos de “libertad” y “justicia” entonados por centenares de indígenas de El Bosque y voces solidarias a favor de la liberación de Alberto Patishtán Gómez a 13 años de su encarcelamiento.

Mientras tanto, afuera, indígenas tzotziles de El Bosque, miembros de Las Abejas de Acteal e integrantes de El Pueblo Creyente se congregaron desde la mañana para realizar una misa católica en la entrada del CERESS -Centro Estatal para la Reinserción Social de Sentenciados- y rezar por la liberación del profesor tzotzil condenado a 60 años por un crimen que no cometió.

A la intemperie y en frente de una sencilla mesa improvisada en donde descansaba una tosca Biblia, dos recipientes con ostias sagradas y dos botellas de agua bendita el párroco de Simojovel, Marcelo Pérez dio inicio a la eucaristía: “No ser solidarios es ser cómplices de estas injusticias de los gobiernos injustos”, dijo.

Durante la misa, de alto contenido político y reivindicativo, se insistió en que la negación de la libertad de Alberto Patishtán es también la expresión de que los pueblos indígenas están todos encarcelados: “Es un mensaje del estado, quien tiene en sus manos las leyes para encarcelar a inocentes y liberar a asesinos como los autores materiales de la Masacre de Acteal”, señaló el párroco de Simojovel quién imploró la libertad de Patishtán y los pueblos indígenas “en nombre de Dios”.

Después del culto, celebrado en tzotzil y en español y durante el cual se entonaron cantos religiosos al unísono, los presentes marcharon alrededor de los muros de la cárcel encabezados por el padre Magdaleno Sánchez Ruiz, Párroco de El Bosque, quien portaba un estandarte de la Virgen de Guadalupe.

A pesar de las condiciones de dejadez en las que se encuentra el terreno contiguo a los muros del penal lograron dar la vuelta completa en una especie de abrazo colectivo de apoyo al profesor tzotzil y a sus compañeros presos injustamente.

“Hacemos como los peregrinos que dieron vueltas a Jericó para destruir a su enemigo”, comenta el padre Marcelo Pérez durante la marcha. “Nuestro caminar es una ofrenda a Dios y un apoyo solidario a Patishtán”, añadió.

Los integrantes de El Movimiento del Pueblo de El Bosque por la Liberación de Patishtán celebraron hoy 13 años de su necesario surgimiento, motivado por el encarcelamiento del profesor tzotzil y comentaron que no pararán de luchar hasta que su compañero salga libre “porque él es inocente, lo único que hizo fue querer ayudar al pueblo, le fabricaron un delito por querer destituir a un presidente municipal autoritario y corrupto, Manuel Gómez Ruiz”, recuerda Martín Ramírez, profesor y compañero de juventud de Alberto, entre gritos de “justicia, justicia”.

El expediente del Caso de Alberto Patishtán llegó hace dos semanas al Tribunal Colegiado de Chiapas remitido por la Suprema Corte y a día de hoy se sigue esperando que se designe un Magistrado Ponente para que elabore el proyecto. Posterior a eso tendría que ser listado o discutido en un término no mayor de 10 días -como establece el Código Federal de Procedimientos Penales. Sin embargo, los abogados de Patishtán consideran que por la complejidad del Caso el asunto puede demorar hasta agosto -por el período vacacional- aunque no descartan que se de una resolución ajustada al Código y se resuelva en dos semanas.

Leonel Rivero, el actual abogado de Patishtán, acompañó el acto simbólico en frente del CERESS 5 y comentó que, como parte del apoyo internacional a la liberación de Alberto, el día 4 de julio, Baldemar Velázquez -organizador y líder defensor de los derechos de los campesinos en los Estados Unidos, compañero del luchador social Cesar Chávez y discípulo de Martin Luther King- visitará a Alberto Patishtán.

El mismo Profesor habló desde las entrañas de la cárcel a través de una Carta que fue leída de la voz de Román a escasos metros de las rejas del penal. Patishtán externó su agradecimiento a todos los que, el día que cumple 13 años entre rejas, dedicaron su esfuerzo y creatividad a pedir su libertad: “No me arrepiento de haber ayudado a mis hermanos pobres, sino al contrario me siento feliz de haber cumplido un poquito de mi deber y no como una obligación”.

A su vez expresó que con la ayuda de los que le apoyan –como los que apoyaron a Jesús y le ayudaron a cargar la Cruz- se siente con fuerzas “y mi cruz que llevo la siento liviano y sé que llegaré al triunfo en unión de todos ustedes”. Su carta, terminó con un llamado a la esperanza y un grito de “la Verdad nos hará libres”

Al finalizar la marcha, Carmen Gómez Gómez, coordinadora del Movimiento del Pueblo de El Bosque se acercó a las puertas del penal y organizó una comitiva de 10 personas para que entraran a visitar a Patishtán insistiendo en que  pasaran los que aún no le conocen. Compañeras y vecinas del profesor, emocionadas, no dudaron en entrar a visitarle y traspasar los muros del penal para abrazarle en persona y darle la fuerza necesaria mientras sigue la eterna espera que decidirá su libertad.

San Cristobal de Las Casas, Chiapas. 19 de junio de 2013. Carmen Gomez Gomez (derecha), a la entrada del penal donde se encuentra recluido hace 13 anos su sobrino Alberto Patishtan Gomez  Foto: Moyses Zuniga Santiago.

Carmen Gomez Gomez (derecha), a la entrada del penal donde se encuentra recluido hace 13 anos su sobrino Alberto Patishtán Gómez
Foto: Moysés Zúñiga Santiago.

RR [AUDIO Sample] RR

Palabras de Martín Ramírez López, Coordinador del Movimiento del Pueblo de El Bosque por la Libertad del profesor tzotzil Alberto Patishtán durante la marcha realizada el 19 de junio alrededor del penal en donde lleva 13 años encarcelado injustamente.

El compañero de profesión y de infancia del preso político asegura que no pararán de luchar hasta que su compañero salga libre.

“Alberto Patishtán viene de la raíz de nuestro pueblo noble”

Marta Molina.- San Cristóbal de Las Casas, Chiapas

Don Raúl Vera, Presidente del Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas y Obispo de la Diócesis de Saltillo -Coahuila- no ha dejado de estar al pendiente del proceso jurídico y de la solidaridad que se ha volcado en torno al caso de Alberto Patishtán. A ocho días de que se cumplan ya 13 años del encarcelamiento injusto del profesor tsotsil pronunció estas palabras al respecto iniciando con una frase que viene del Evangelio: “ Por los frutos se conoce el árbol”

San Cristobal de Las Casas, Chiapas. 11 de junio de 2013. Carmen Gomez Gomez, tia de Alberto Patisthan, Leonel Rivero, abogado del caso y Raul Vera Lopez, obispo de Saltillo hoy en rueda de prensa. Foto: Moyses Zuniga Santiago.

San Cristóbal de Las Casas, Chiapas. 11 de junio de 2013.
Carmen Gómez Gómez, tía de Alberto Patisthán, Leonel Rivero, abogado del caso y Raúl Vera Lopez, Obispo de Saltillo hoy en rueda de prensa.
Foto: Moysés Zúniga Santiago

“La presencia de Alberto Patishtán en las cárceles donde ha estado ha sido una experiencia de ayuda espiritual a los demás compañeros que, con él, sufren las prisiones y que entre ellos se encuentran muchos que injustamente son prisioneros.

No sólo Alberto ha ayudado a la gente que está en las cárceles. Alberto, continuamente ha emitido mensajes a las persones que estamos luchando por los Derechos Humanos, luchando por las causas de justicia, en las calles y fuera. Hemos recibido constantemente la palabra de Alberto de esperanza y ánimo.

Alberto es un hombre de un valor humano que ya lo quisieran tener tantas personas que lo han juzgado, y que lo han juzgado fabricando el delito.

Alberto ha dado prueba de ser un hombre que entiende lo que debe ser este país y precisamente por eso, porque como a los intereses de muchos afecta el que en este país haya justicia y se restablezca el derecho, como a tantos otros luchadores sociales, se les quiere cerrar la boca, se les quiere impedir el trabajo por la verdadera paz que México merece: el trabajo por el restablecimiento de un México en el que todos tengan respetados sus derechos y su dignidad.

Alberto viene de una raíz que es la raíz de nuestro pueblo noble. Cuando Bartolomé de las Casas le escribió al rey le dijo: en este pueblo en donde los esbirros –asesinos que hicieron barbaridad y media contra los pueblos indígenas- se convierten en príncipes los príncipes son convertidos en vasallos y sometidos. Si una persona noble, con un orden justo en su mente y en su corazón ha sido sometida por un país en donde la impunidad es la característica, en donde hay criminales de todo tipo, criminales de cuello blanco, criminales que presiden carteles, criminales que están incrustados en el servicio público y en los puestos políticos y que han generado la violencia y la muerte en este país. Estos viven como príncipes protegidos por este Estado que ha convertido nuestro país en un desastre. Y en cambio, las personas que defienden los derechos humanos, las personas que tienen principios, esas personas que sí entienden lo que debe ser la dirección de un país son a los que llamaba príncipes Bartolomé de Las Casas porque él siempre defendió la grande nobleza, la grande calidad, la hospitalidad, el orden con que estos hermanos vivían y que vinieron a ser sometidos por unos esbirros a quienes incluso en sus propios países les perdonaron la vida porque subieron a las carabelas, porque subieron a la aventura y vinieron aquí, a cargarse de oro y regresarse como príncipes.

Se sigue dando esta paradoja en nuestro país, en donde los esbirros son príncipes, en donde la gente noble, la gente que tiene la calidad humana para darle un verdadero sentido a la vida del país como es Alberto Patishtán, están sometidos, allí, queriendo callar sus voces, en las cárceles. Y otros, amenazados, y otros que constantemente están exponiendo su vida y que incluso llegan a la muerte.

Le pedimos al Señor que Alberto esté libre, que en México al final veamos una luz, una luz de que todavía hay esperanza, para la justicia y para la lucha para el bienestar de todos los mexicanos como la que ha sostenido Alberto.

La injusticia en este país está a tal grado que ya lo están llevando a una situación de una gran indignación y de una grande incomodidad y de una desazón y un incremento de la impunidad que genera una situación más violenta todavía.

Si Alberto no sale, sería una violencia más, porque no es contra Alberto Patishtán, es contra todas las personas que hemos decidido unir nuestras voces a pedir justicia y a pedir el respeto del derecho. No es nada más contra Alberto, Todos Somos Alberto Patishtán, todos los que peleamos por la justicia

CONVOCATORIAS para el próximo 19 de Junio, día en que Alberto cumple 13 años preso injustamente.

Convocamos a la toda humanidad de todo el mundo a que se unan con nosotros-as el 19 de Junio del 2013  a una Celebración Eucarística (Santa Misa)  se llevará a cabo a las 9:00  horas de la mañana  (hora normal) en la entrada del cereso número 5 de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, México.

Alberto Patishtán convoca a realizar un Acto Político Cultural frente a Bellas Artes el 19 de junio.

Piden la Libertad para Patishtan el día de su cumpleaños

Hoy viernes 19 de abril, el profesor tzotzil Alberto Patishtán Gómez, sentenciado injustamente a 60 años de prisión, cumple 42 años de edad y en esta fecha también cumple 4 mil 686 días entre rejas como preso político.

En el marco de la campaña internacional “Luchando por la #LibertadPatishtan, festejemos su cumpleaños” se realizó una acción espejo delante del Consejo de la Judicatura Federal (CJF) en la Ciudad de México mientras miles marchaban por las calles de Tuxtla Gutiérrez y en otras regiones del Estado de Chiapas y del mundo se organizaban acciones de denuncia para exigir la libertad de Alberto Patishtán.

El Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad (MPJD), la Coordinadora Nacional Plan de Ayala (CNPA), el ex preso político Ignacio del Valle y miembros del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra de San Salvador Atenco (FPDT), la Red contra la Represión y Mujeres y La Sexta participaron en la concentración junto con Héctor Patishtán, hijo de 17 años del profesor tzotzil.

Gerardo Gómez, de la Comisión de Pueblos Originarios del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad (MPJD) leyó un comunicado después de mantener una interlocución con el ministro presidente en el Consejo de la Judicatura del Distrito Federal sobre el Caso Patishtán. En dicho comunicado reiteró la solidaridad del Movimiento hacia el preso político tzotzil definiéndolo como “un merecedor ejemplo de quiénes encarnan la dignidad del ser humano”  Añadió que el MPJD se compromete a acompañarlo hasta lograr su libertad “así como la reparación del daño del que ha sido objeto por ser víctima del sistema político del país”.

Héctor Patishtán durante 12 años ya se acostumbró a vivir sólo, dice. “Me quedé huérfano de mi mamá, que murió y 12 años sin papá cerca. Yo sigo viviendo en mi comunidad, en El Bosque y seguiré luchando para que salga, junto con mi pueblo y mi hermana Gaby que se quedó en Chiapas porque allí también organizan movilizaciones hoy para la libertad de mi papá”. Héctor pidió hoy a los magistrados encargados del caso “que actúen de forma legal y transparente y dijo que la campaña por la liberación de su padre -iniciada el 10 de abril- ya recaudó más de 4 mil firmas de apoyo en 15 países, que le serán entregadas a los magistrados del Primer Tribunal Colegiado y al Ministro Juan Silva Meza, presidente del Consejo de la Judicatura Federal.

Héctor se unió a una acción simbólica pintando mensajes con gis para su padre en el suelo de la entrada de la Judicatura. Uno de sus mensajes, en lengua tzotzil, exigía “Libertad Ya para Alberto” (Locuk sha lij Alberto)

Mientras escribía las palabras “Libertad Patishtán” comentó que hoy, en el día de su cumpleaños quiere felicitar a su papá “y agradecerle el padre que es. Estoy agradecido con Dios y con la vida por darme un padre como es él. Claramente hay una injusticia porque el es inocente y parece que hay justicia sólo para unos cuantos pero no para los inocentes. Seguimos esperando su libertad. Lucharemos por ella”.

Doña Fili, de 70 años, quien se presentó como adherente al EZLN -Ejército Zapatista de Liberación Nacional- participó de la movilización y comentó que “es absurdo que los gobiernos del mundo lo estén globalizando todo, menos la Libertad. Patishtán somos todos, porque ni una prueba hay en contra de él y sin embargo sigue preso después de 12 años. Somos todos porque en cualquier momento nos puede tocar a los que nada hicimos más que luchar por nuestro pueblo”, dijo. “Queremos la libertad para los que luchan en todos los pueblos del mundo porque sólo así levantaremos la bandera de la dignidad”.